Diario 5326 18.07.2018 | 09:10
Hosteltur: Noticias de turismo

En entredicho el Palacio de Congresos de Palma por el cambio de mayoría en el Ayuntamiento

20 junio, 2007
El nuevo consistorio formado en Palma de Mallorca tras las elecciones municipales ha acordado "revisar" el proyecto del Palacio de Congresos y paralizar la reurbanización de la Fachada Marítima que lo incluye, lo que provocará como mínimo retrasos en el que fue proyecto estrella del Partido Popular, y que debería inaugurarse en 2010.
El "Acuerdo para la gobernabilidad y el futuro sostenible de la ciudad de Palma" que han suscrito los socialistas del PSIB-PSOE, los nacionalistas de Unió Mallorquina y las fuerzas de la izquierda ecologista y nacionalista integradas en el Bloc, prevé expresamente "la revisión" del proyecto del Palacio de Congresos, aunque también "su impulso", sin comprometerse en respetar ni la ubicación del proyecto existente ni sus características. El conjunto arquitectónico está vinculado de modo inevitable a los trabajos de remodelación de la Fachada Marítima, que serán paralizados por el nuevo Gobierno municipal, que prevé suspender "las licencias de la urbanización" de la zona e "iniciar las negociaciones de un nuevo proyecto de un gran parque público". Con independencia de que se respete o no el diseño de Patxi Mangado, que deberá ser analizado en los próximos meses por el nuevo Ayuntamiento, la primera fase de la reurbanización de la Fachada Marítima se centra en el enclave que ocuparía el Palacio, en primera línea de mar, y ha sido adjudicada ya a una UTE formada por Acciona y Obras y Serveis Roig S.A. El proyecto global de la Fachada Marítima presentado por el anterior equipo de gobierno del Ayuntamiento de Palma de acuerdo con el Govern Balear, ambos del Partido Popular hasta el 27 de mayo, actuaría sobre una superficie total de 403.554 metros cuadrados, incluyendo un 24 % de zonas verdes y espacios públicos, y un 34% de viales, con calzadas, paseos y bulevares. Sin embargo, los partidos del nuevo Consistorio abogan por un porcentaje de espacios verdes aún mayor y, en el caso de Unió Mallorquina, por una defensa a ultranza del edificio de Gesa, de 12 plantas de altura, cuyo derribo está previsto en el proyecto existente. El nuevo color político del Ayuntamiento de Palma puede afectar también al futuro recinto Ferial. El acuerdo de gobernabilidad dice textualmente que "se valorará la propuesta de ubicación en el Polígono de Levante", cuando el Partido Popular, tanto en el Ayuntamiento como en el Govern encabezado por Jaume Matas, preveía situarlo dentro de los terrenos del Aeropuerto de Son Sant Joan. Pocos cambios concretos para el área de Turismo Aparte de la intención de modificar estos grandes proyectos, el acuerdo no concreta aún cambios específicos en el funcionamiento del Instituto Municipal de Turismo (IMTUR), al que se pretende potenciar con un Plan Municipal de Promoción y Fomento del Turismo, junto a la creación de un Forum de Turismo como espacio de reflexión en el que participarán "todos los sectores". También contempla la colaboración con la Universidad de las Islas Baleares (UIB) para realizar investigaciones que permitan diversificar mercados. En el caso de la Playa de Palma, en cuya modernización ya estaban implicados PSOE y Unió Mallorquina por su presencia en el Gobierno central y el Consell de Mallorca, el acuerdo municipal dice que "dinamizará la oferta de ocio", favoreciendo las iniciativas empresariales que sean compatibles con el respeto de la "calidad de vida de los vecinos". Ángeles Vargas (actualidad@hosteltur.com)

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios

Esta noticia no tiene comentarios.