El Plan de Turismo 2020 considera urgente revisar el sistema de categorización de los hoteles

El equipo de trabajo sobre el producto turístico del Plan del Turismo Español Horizonte 2020 propone entre sus estrategias la revisión del sistema actual de categorización hotelera, una actuación considerada urgente, según ha explicado Eulogio Bordas, presidente de la consultora turística THR y coordinador de dicho grupo.

Esta petición es una de las estrategias destinadas a cumplir con uno de los objetivos propuestos por el grupo, la puesta en marcha de programas de apoyo claves para revalorizar los productos turísticos españoles. La revisión lleva siendo solicitada desde hace tiempo por los profesionales hoteleros, que consideran que se trata de un sistema obsoleto, debido a que califica esencialmente los elementos estructurales de los establecimientos, dejando de lado otros aspectos tan importantes como el servicio. Desde hace más de un año la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT) está trabajando en un proyecto para marcar unos estándares que permitan una clasificación más acorde con la realidad, según explicaron en su momento a HOSTELTUR fuentes de la confederación. En estos momentos, para alcanzar ciertas categorías es necesario tener una serie de elementos estructurales como pueden ser ascensor, un cierto número de plazas de aparcamiento cubiertas, salones de reuniones, elementos que no siempre tienen porqué suponer necesariamente una mejora de la calidad del hotel. Carlos Álvarez (hoteles@hosteltur.com) 
bordas dentro.JPGbordas dentro.JPG

bordas dentro.JPGbordas dentro.JPG

Bordas fuera.JPGBordas fuera.JPG

Comentarios 3

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Victor Garcia4/10/2007 6:10:00

Efectivamente, está revisión es algo muy urgente. Trabajo en hoteles y aveces te preguntas de dónde sacan las estrellas algunos hoteles, que dan unos servicios muy pobres, cuando los comparas con los de otros países. Pienso que deberíamos de empezar a plantearnos ser más competitivos a través de un servicio excelente. El producto sol y playa ya no es lo único que busca el consumidor. Busquemos la calidad, tenemos infraestructuras para hacerlo y competir fuertemente.

00 Más comentarios del lector Responder

Susana4/10/2007 14:10:00

En realidad, se debería garantizar que la categoría de un establecimiento es acorde a la calidad de sus servicios y de sus instalaciones. Es necesario que no se de más importancia a uno que a otro, ya que ambos son determinantes del confort que un cliente pueda sentir en el establecimiento de alojamiento elegido.
Con ello quiero decir que no por tener un buen camarero, se pueda prescindir de un determinado nº de metros cuadrados en el comedor. El esfuerzo hay que hacerlo sumándole calidad en la prestación de los servicios a una serie de requisitos técnicos, de instalaciones, mobiliario....
Por ejemplo, algo muy molesto y que hacen en la mayoría de los hoteles de 3*, 4*, o cualquier otra categoría, es que las camareras de pisos son ruidosísimas, y no se puede disfrutar del servicio de alojamiento contratado porque a las 8 de la mañana ya están arrastrando muebles, charlando en voz alta en los pasillos...., y evidentemente, no sirve de nada el que dispongan de unas magníficas camas, baños, vistas del hotel, unos recepcionistas estupendos. ¿Por qué no garantiza el descanso la normativa? ¿ Es que no entra eso en la compra de la habitación ?
Mientras que no se forme al personal en algo tan simple y fácil de hacer como valorar el descanso de sus clientes, todos los esfuerzos de clasificaciones de establecimientos de alojamiento serán un puro trámite normativo. E igualmente en cualquier departamento.

00 Más comentarios del lector Responder

Joan Gou i Campamar5/10/2007 17:10:00

Con este titulo se abre un debate a raíz de un post de Edu William http://www.eduwilliam.com/?p=59 en su blog, en el que deje mi opinión y me alienta a que desarrolle un poco más mi respuesta.

En este país las clasificaciones aun las otorgan las administraciones, que raramente concuerda con la expectativa del cliente, es de psiquiatra, lo advierto de entrada.

El modelo de clasificación por estrellas, llaves etc. actual obedece a una forma de clasificación en origen de la reglamentación turística de los años sesenta, (siglo XX) para orientar al cliente de la oferta disponible (sobraban clientes y faltaba oferta en toda Europa).

Con el paso del tiempo sumándole el conocimiento del cliente este modelo ha quedado obsoleto (sobra oferta y faltan clientes) la clasificación los encasilla a todos por igual, siendo diferentes, no ajustándose a la realidad, con lo que propicia la picaresca (Tipical Spanish) y conlleva a la decepción del usuario (expectativas versus realidad percibida).

Se esta debatiendo desde la administración el futuro turístico del país en el programa 2020, al que ya en su día critique abiertamente y jamás recibí respuesta ni por la critica ni por las personas a las que critique, se sigue haciendo énfasis en la comercialización y conocimiento del cliente, pero del producto mas allá de describirlo, tipificarlo, y hacer recomendaciones de tendencias, sigue encasillado por turismo mas el adjetivo clasificador añadido, (sol y playa, urbano, segunda residencia, rural, etc.) pero de clasificaciones nadie ha hablado de una revisión por obsoleto, del estado de la planta hotelera aun menos, el lobby es muy potente, en su momento afirme y me reitero que hoy el sol y playa no aguanta un entorno 2.0.

El cliente, nuestra razón de ser, sigue siendo la asignatura pendiente, ¿de que nos vale saber lo que desea, si no se le podemos ofrecer lo que demanda?

¿Creéis que aguantara mucho la política de bajos precios, como viene sucediendo?

Hoy ya debemos esperar que la oferta atractiva este completa para que la nuestra sea contemplada por el usuario, atraídos por el bajo precio.

La planta ofertante, sigue ofreciendo lo que tiene, con orientación a costes versus beneficios.

Las administraciones se siguen gastando sumas astronómicas en promoción, para promocionar enmascaradamente supuestos productos innovadores cuando no dejan de ser "mas de lo mismo".

Oigo voces de liderazgo, en cifras absolutas de visitantes, mientras el ranking de gasto medio por turista confirma que esta bajando en picado.

Si los costes no paran de aumentar, mientras baja la renta disponible por ingresos decrecientes, ¿Cuánto tiempo le queda a este modelo?

¿Estamos dispuestos a subvencionar con los impuestos la mala calidad de algunos empresarios, para su beneficio exclusivo?

El turismo es una actividad de alto rendimiento a pesar de que algunos defiendan la precariedad económica, no es de extrañar pues que recientemente acudan como moscas empresarios de otros sectores, cuando ven, salarios bajos, bajos costes, amortización rápida, alta ocupación, y disponibilidad de cash flor, en según que zonas ocupación permanente.

Son datos y detalles que deberían llevar a reflexionar a más de uno, de nosotros mismos depende desde aquí hacer que las cosas sucedan se necesita un giro de 180 grados orientado la industria al cliente, de no ser así, siempre nos quedara este espacio para las lamentaciones.

Como catalán que soy, apelando a la literatura fantástica del "Timbaler del Bruch"
Si en lugar de tocar el tambor se hubiera tocado los…… Hoy, seriamos franceses, y en lugar de Costa Brava tendríamos "La côte Sauvage". Anda que seria lo mismo estando en manos de los maestros de la distribución y la autoestima.

Saludos cordiales

http://receptivocostabrava.blogspot.com

00 Más comentarios del lector Responder

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.