El horizonte de una crisis complicada, a partir de 2009

Las principales entidades bancarias españolas consideran que la actual crisis crediticia, generada por las hipotecas subprime estadounidenses, se extenderá, posiblemente, hasta 2010. Mientras, las Cajas de Ahorro perciben este período como un desafío y se muestran optimistas. El presidente del Banco Central Europeo prevé, por su parte, que la inflación continúe hasta 2009.

Como en cualquier período de crisis económica, el ambiente se imprime de incertidumbre. Y el presente período recesivo no es menos. Una vez aceptada la crisis, y de conocer sus porqués –la consabida crisis hipotecaria provocada por los créditos basura estadounidenses o la subida de la inflación provocada por la elevación del crudo y otras materias primas-, es tiempo de prever su finalización y de dar, así, un plazo a inversores y ciudadanos para que ponga en el horizonte el fin de las vacas flacas y la esperanza en una pronta época de bonanza. El Gobierno español habla de una recuperación a partir de 2009, si bien el PIB previsto para ese año se acercará al 1%, por debajo del pronosticado para el presente ejercicio que estará entorno al 1,6%. La inflación, uno de los mayores problemas para el consumo, es la que ha provocado el alza de los tipos de interés –en julio el Banco Central Europeo (BCE) los elevaba un 0,25%, hasta el 4,25%, en perjuicio de los hipotecados- y tampoco parece que vaya a remitir en este año. Así lo considera el presidente del BCE, Jean Claude Trichet, quien afirmó, tras el último Consejo de Gobierno de la entidad, que "los riesgos se mantienen al alza en el medio y largo plazo" y que la tasa de inflación "sólo se moderará gradualmente en 2009". También las principales entidades bancarias españolas advierten de que las dificultades no serán resueltas antes de 2009 y que puede que continúen hasta 2010. "Un año complicado" El Banco Santander, presidido por Emilio Botín, afirma que 2008 "será un año complicado" y prevé que las turbulencias financieras internacionales se prolongarán, incluso, hasta 2010. El BBVA considera que la duración de la crisis se determinará por la capacidad de las entidades de afrontar procesos de desapalancamiento, es decir, en reducir el porcentaje de endeudamiento en relación con sus activos. Con un talante algo menos pesimista, el Banco Popular cree que hay que adaptarse al cambio de ciclo económico, mientras Caja Madrid aconseja que se tomen políticas prudentes para aumentar la solidez patrimonial y fortalecer a las entidades encargadas de financiar la inversión. Otras, como la Caixa, apuntan a que "lejos de encarrilarse, la situación de la economía internacional se ha complicado todavía más", pues no se había contado con el efecto inflacionista que ha generado la subida de los precios del petróleo. De forma parecida se ha manifestado la Asociación Española de Banca (AEB), desde la que afirman que las tensiones internacionales no se resolverán, al menos, "hasta bien entrado 2009", ya que "han vuelto a recrudecerse y su normalización se retrasa cada vez más". Las cajas se sienten fuertes Mientras, la Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA) asegura que las entidades financieras están "mucho mejor" preparadas en estos momentos que lo que estuvieron en otras ocasiones de crisis. La agrupación no sólo afirma que las cajas pueden afrontar la actual coyuntura "con garantías" sino también que ésta puede considerarse como una "oportunidad" de mejora. La CECA recuerda que durante la crisis inmobiliaria de los 90, la morosidad era casi cuatro veces superior a la actual y su cobertura tres veces menos; además, el crecimiento económico era "mucho más débil" y contaban con una capacidad de diversificación y gestión del riesgo menor que en las actuales circunstancias. Quizás la banca española saliera fortalecida tras sobrevivir a esos momentos dificultosos del pasado, y también gracias al control ejercido desde el Banco de España que ha vigilado la solvencia de las entidades. El caso es que, según la CECA, el sistema financiero español ha sido gestionado de una manera "sana y prudente" en el período expansivo y por ello ahora cuenta con unos recursos suficientes para afrontar las necesidades de crédito, que esperan que crezca entre un 8 y un 10% en 2008. Carolina Sánchez Velasco (economia@hosteltur.com) 
banca_dentro.jpgbanca_dentro.jpg

banca_dentro.jpgbanca_dentro.jpg

banca_fuera.jpgbanca_fuera.jpg

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.