Diario 5408 23.10.2018 | 05:45
Hosteltur: Noticias de turismo

Por qué y cómo crear un blog corporativo

5 marzo, 2009

Aunque algunas cadenas han decidido cerrar sus blogs corporativos, como es el caso de NH, otras como Nuñez i Navarro apuestan firmemente por ellos renovando su imagen y sus funcionalidades.

Nando Llorella analiza esta última página en la Comunidad Hosteltur.

Los blogs son hoy por hoy una de las herramientas más interesantes para gestionar nuestra presencia en la Web. ETC, el blog de Territorio Creativo, recoge una presentación muy interesante de Chris Carrett donde da algunas de las claves para desarrollar una estrategia de blog con éxito.

La primera pregunta que nos viene a la cabeza cunado tratamos de decidir qué herramientas va a utilizar nuestra empresa para posicionarse en la Red es ¿por qué un blog? Por lo pronto un blog es una herramienta barata y muy flexible. Herramientas como Wordpress permiten crear auténticas páginas Web con gran facilidad de gestión. A eso hemos de añadir su potencialidad, siempre que esté bien gestionado, para atraer visitantes y por tanto potenciales clientes. Es una herramienta magnífica para ofrecer valor al cliente y generar un adecuado feedback con la empresa.

Evidentemente un blog no es una página Web inerte, que nace y existe por sí misma, ha de ser renovada con una cierta frecuencia. Ya hablamos ayer de la importancia de los contenidos y del valor que pueden generar en el cliente. La creación de un contenido adecuado aumenta el tráfico en el blog y crea fidelidad en el visitante, que repetirá si considera que lo que lee o ve es interesante. Se trata de ser exclusivo, de ofrecer lo que no ofrecen otros. Por eso es fundamental saber a quién vamos dirigidos, cual es nuestro target y ver qué está haciendo la competencia para ser distintos y diferenciarnos.

No vale hablar de todo

Sin embargo no vale hablar de todo, es fundamental tener en cuenta dos variables: qué conozco y de lo que puedo hablar, y qué quiere oír mi target. De nada vale inundar el blog de un discurso vacío y de poco interés, y tampoco vale de nada lanzar profundas reflexiones filosóficas cuando mi cliente quiere saber qué eventos se van a producir en mi destino mientras él esté.

De todos modos crear un blog corporativo y gestionarlo es una tarea que produce efectos a medio y largo plazo. No podemos esperar resultados inmediatos porque lo que hemos de buscar es la fidelización y la repetición de las visitas. Para ello es fundamental que el blog tenga buena visibilidad en la Red. Aparte de las estrategias SEO, es interesante crear "rutas" que lleven al blog, así conviene utilizar herramientas que pueden ser consideradas "satélites" del blog, como por ejemplo Twitter, Flickr o Youtube.

Sea como fuere hemos de ser conscientes de por qué queremos abrir un blog, a quién lo vamos a dirigir y qué tengo que contar que pueda resultar interesante. Evidentemente la finalidad principal ha de ser la promoción de mi empresa, hotel o destino, pero no es una buena estrategia ser muy evidente en este punto. Lo que buscamos es fidelidad a la marca, no ventas instantáneas. Es interesante recordar que una de las características del nuevo turista es que es poco fiel, por lo que en ocasiones le cuesta repetir un destino o un hotel, le gusta experimentar. Sin embargo ello no ha de ser impedimento para ver en la fidelización un arma poderosa. Esto es así porque aparte de la fidelidad directa (la del propio turista) podemos hablar de la fidelidad diferida (aquella que tiene como efecto la recomendación de nuestro hotel a otros). En este último caso el cliente no repite, pero facilita que otros nos visiten gracias a sus buenos comentarios y recomendaciones.

El cliente es el primer objetivo

Finalmente, hay una serie de acciones que hemos de evitar en nuestro blog. Nuestro objetivo final es la venta y la publicidad de nuestra marca, pero hemos de evitar hablar de nosotros más de lo necesario. El primer objetivo ha de ser el cliente. Ya sabemos que tenemos el mejor hotel del mundo, pero el cliente que entra en nuestro blog no quiere oír eso.

Entremos en la conversación con el cliente y no tratemos de controlarla por dos razones: es imposible y genera el efecto contrario al deseado. Por eso hemos de utilizar un lenguaje alejado de la formalidad de los negocios, buscando más a un enfoque cercano. Esto nos permitirá evitar uno de los mayores errores que se pueden cometer: ignorar la audiencia. El cliente es nuestro objetivo y él ha de ser el que determine nuestra estrategia.

Juan Sobejano (juan.sobejano@hosteltur.com)

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 1
Gracias Juan, Solo añadir este enlace al Manual de uso del blog en la empresa Â"Cómo prosperar en la sociedad de la conversaciónÂ" de Alberto Ortiz de Zárate Tercero http://www.infonomia.com/img/libros/pdf/BlogsEmpresa.pdf Muy interesante!

Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.