Barceló se cansa de las irregularidades y suspende las obras del Palacio de Congresos de Palma

El Grupo Barceló ha tomado la decisión de abandonar temporalmente el proyecto del Palacio de Congresos de Palma, por "diversas irregularidades jurídicas y económicas". En principio la suspensión de las obras es cautelar, por un periodo de dos meses. La hotelera también tenía prevista la construcción de un hotel adyacente al recinto congresual.

El problema viene de lejos. En un primer momento el palacio iba a levantarse en una superficie que ocupa tres solares, sin embargo se descubrió que uno de ellos no era de propiedad pública, lo que obligó a la modificación de todo el proyecto y debería haber supuesto también modificar el plan urbanístico de la ciudad de Palma en esa zona.

También el proyecto tuvo que modificarse, algo que acarreó consecuencias económicas que han elevado el presupuesto en 30 millones de euros más de lo previsto -150 millones de euros-, algo con lo que el Grupo Barceló no está de acuerdo y que para el Ayuntamiento tiene que asumir la hotelera. Barceló es propietario del complejo en un 95%, ya que decidió comprar las partes correspondientes a los grupos Globalia, Iberostar y a la constructora mallorquina Sampol, que decidieron, en su momento, salirse del proyecto. El 5% restante es propiedad de Acciona mientras duren las obras.

Disposición a acometer las obras

El Grupo Barceló ha explicado en un comunicado que a raíz de este problema con los solares, “durante varios meses, la Sociedad Concesionaria manifestó su plena disposición a  acometer el inicio de las obras objeto de la concesión, una vez que el órgano de contratación -el Ayuntamiento de Palma- resolviera el problema urbanístico existente y entregase los terrenos objeto de la concesión”, un problema urbanístico que aún no se ha resuelto, y según ha podido saber este diario, el futuro palacio aún no tiene licencia de obra.

Sin embargo, y tal como se expone en el comunicado de la hotelera, ésta accedió a firmar “el Acta de Replanteamiento el 17 de abril de 2008”, lo que marcaba el inicio de ejecución de las obras, "a pesar de existir una situación clara de irregularidad urbanística”, atendiendo a dos temas fundamentales: el interés público manifestado por la Administración para iniciar cuanto antes la ejecución de las obras de una infraestructura de tanta relevancia para Mallorca, y "la voluntad manifestada de manera expresa por la Administración de resolver la irregularidad urbanística existente”, con lo que se suponía que las autoridades públicas respondían ante esta situación de irregularidad.

En el comunicado, el grupo hotelero especifica también que la sociedad adjudicataria del proyecto, formada al 50% por el Ayuntamiento de Palma y el Govern Balear, les instó a iniciar las obras a pesar de las irregularidades argumentando que "primaba el interés público de iniciar las obras cuanto antes". Además, entre otras cosas, asegura que el órgano de contratación de esa sociedad adjudicataria "no ha cumplido en plazo su obligación de abono de los importes establecidos en la subvención, mientras la Sociedad Concesionaria ha cumplido fielmente todas sus obligaciones". Las administraciones deberían a Barceló siete millones de euros.

Diferencias entre el grupo y la Administración

Por otra parte, Barceló explica que la Sociedad Adjudicataria (Govern Balear y Ayuntamiento de Palma), ha instado a la Sociedad Concesionaria a que asuma los gastos diferenciales que se derivan de la modificación del proyecto -30 millones de euros-, algo a lo que el grupo no está dispuesto. La hotelera considera que no debe asumir el coste de que uno de los solares no fuera público y que por tanto se tuviera que modificar el plan inicial.

Con todo ello, el Grupo Barceló decidió, el pasado 6 de abril “y tras haber puesto de nuestra parte durante dos años todo lo posible para conseguir un contexto mínimamente razonable para continuar acometiendo el proyecto, con un riesgo empresarial al menos similar al que valoramos al presentarnos al concurso”, instar la nulidad del contrato de concesión administrativa.

El 5 de junio se paran las obras

De todas maneras, Barceló ha manifestado su intención de llegar a un acuerdo con los organismos públicos que permita seguir con la construcción y posterior explotación del Palacio de Congresos de Palma. De momento la hotelera no ha recibido ningún tipo de respuesta por parte de las Administraciones, por lo que el pasado miércoles “se envió a la constructora Acciona un escrito comunicándole la decisión de suspender provisionalmente las obras, por un plazo de dos meses, que empezará a computar el próximo día 5 de junio”.

HOSTELTUR ha intentado ponerse en contacto con el Ayuntamiento de Palma para conocer su punto de vista. Sin embargo, desde el Consistorio no han querido hacer declaraciones al respecto, apelando a la reunión que mantendrá hoy mismo el Consejo de Administración del centro de congresos y después de la cual "se darán las explicaciones correspondientes". No obstante, el Consistorio asegura que, al menos durante el día de ayer, no había recibido notificación oficial por parte de Barceló del cese de las obras.

Reacciones de otros organismos

Algunos organismos y empresas insulares han querido manifestar su malestar por la suspensión cautelar de las obras del Palacio de Congresos. Es el caso de la Cámara de Comercio de Mallorca, que en un comunicado ha manifestado que "un proyecto de esta envergadura y tan esencial para la economía de la isla no debe paralizarse ni retrasarse”.

El desarrollo de esta obra, explican, “no sólo es importante para la industria hotelera, sino que su puesta en marcha redundará en beneficio de todos los sectores de la economía. En efecto, el futuro Palacio de Congresos es esencial para dinamizar la temporada baja y conseguir mantener un flujo más constante de visitantes a la isla”, añade.

Por su parte, la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca ha manifestado su apoyo a la decisión adoptada por Barceló. La FEHM confía en que el grupo hotelero, el Govern y el Ayuntamiento de Palma lleguen a un acuerdo y eviten la paralización prolongada de las obras. A nadie se le escapa que, si no fuese así, el conflicto podría durar años y las obras del palacio de congresos seguirían paralizadas.

Inauguración prevista para 2011

El Palacio tenía prevista su inauguración en marzo de 1011 y la UTE había comenzado ya su comercialización en ferias especializadas y con acciones dirigidas a agentes de viajes a finales de 2008.

Hasta el momento la parte más visible y avanzada de las obras es el edificio que albergará el auditorio, y el hotel. Hace unas semanas se inició una ronda de visitas a las instalaciones para que los representantes del sector turístico y la sociedad vieran el avance de las obras. Las visitaron los representantes de la Asociación Hotelera de Palma y estaban negociando también visitas por parte de la Asociación de Agencias de Viajes de Balears (AVIBA) y del sector de la restauración.

Al final de esta noticia puede acceder al comunicado oficial del Grupo Barceló en formato pdf.

Xisca Muñoz / Ángeles Vargas (hoteles@hosteltur.com)

 
palacio de congresos#539450.jpgpalacio de congresos#539450.jpg

Comentarios 1

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

granjhon29/05/2009 12:05:00

Barcelo conseguira que le paguen enseguida a costa de lo que deben a las pymes.Llevamos 2 meses sin ver ni un duro de la administracion,ahora estaremos 4 meses mas. .....
Y tienen un hotel emblematico pendiente de reformar en Formentor........No quiero ser malpensado.......¿pero??????
Esto huele

00 Más comentarios del lector Responder

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.