Diario 5330 23.07.2018 | 16:14
Hosteltur: Noticias de turismo
Dimite el Comité Ejecutivo de la empresa

Un grupo constructor valenciano, posible comprador de Marsans

5 mayo, 2010
Según han confirmado a HOSTELTUR en la sede central de Marsans, ayer por la mañana entró en el que era el despacho del anterior director general, José María Lucas, un grupo de personas encabezado por Iván Manuel Losada Castell, que se presentó ante los empleados como el nuevo director general de la agencia.
No obstante, posteriormente diversas fuentes de la empresa han desmentido a este diario tal nombramiento. Por su parte, el presidente del grupo, Gonzalo Pascual ha declinado hacer declaraciones a HOSTELTUR para aclarar la presencia de Losada en la sede de Marsans.
 
En cuanto a la entrada de Losada en el despacho de Lucas, todo indica que se debe a su condición de intermediario del posible comprador de Marsans. Tiene concedidas atribuciones para hablar con proveedores, sindicatos y banca, y parece que ya ha empezado a intentar quitas de deuda con algunos acreedores.
 
Losada Castell fue director general del grupo constructor castellonense Gasbra, que suspendió pagos en 2008. Aquel grupo era propiedad de David Basco, hijo de Fernando Basco, conocido constructor de Castellón.  
 
Posteriormente, tanto Losada Castell (como consejero) como David Basco (presidente) crearon Belqueba Desarrollos Inmobiliarios, empresa de la que en octubre de 2009 causaron baja del consejo por una modificación estatutaria debido a un cambio del órgano de administración. En esa misma modificación pasó a ser administrador único Ángel del Cabo Sanz, que está vinculado a la empresa Nuevas Formas y Diseño (NFD), de la que es presidente Ángel Olmos Maldonado.
 
Cabe destacar que Del Cabo Sanz actuó también como administrador único de la constructora leonesa Teconsa en septiembre pasado, cuando fue adquirida por NFD estando en suspensión de pagos y actualmente en pleno concurso de acreedores y con un futuro muy incierto.  
 
Asimismo, NFD, que se presenta como firma experta en salvar empresas en crisis, compró este verano el 60% de la constructora andaluza Azagra, comprometiéndose a  ejecutar todos los proyectos que tenía pendientes. Este grupo valenciano tiene también actividad en Libia, donde tiene en marcha varios proyectos de construcción de viviendas y hoteles.

Todo este entramado recuerda el proceso que ha seguido Marsans Francia, que hace una semana fue liquidada por el Tribunal de Comercio de París, después de que la agencia se declarara insolvente quince días antes. La empresa, con  97 empleados, fue vendida por los dueños de Marsans, Gerardo Díaz y Gonzalo Pascual, el pasado 29 de enero al fondo de inversión Dinaqua.
 
Dimite el Comité Ejecutivo de Viajes Marsans
 
Por otro lado, este diario ha podido saber que el viernes dimitieron cuatro de los cinco miembros del Comité Ejecutivo de la empresa, que Gonzalo Pascual creara cuando se fue el que era director general, José María Lucas. El único que quedaba por dimitir lo hizo ayer. El gabinete de crisis estaba presidido por el propio Pascual, que asumió la dirección general, e integrado por Vicente Muñoz, Miguel Martín, César González, Íñigo Valenzuela y Miguel Martínez.
 
Los cinco ejecutivos se mantienen en la empresa desempeñando sus respectivas responsabilidades. Los motivos de la dimisión del mencionado comité han sido las diferencias de criterios entre Pascual y los directivos, prevaleciendo siempre los del copropietario del grupo.
 
El Juzgado da la razón a IATA
 
Paralelamente, y como era de esperar, el Juzgado de lo Mercantil número 12 de Madrid ha desestimado  la demanda de Viajes Marsans contra IATA y la adopción de medidas cautelares, por la petición de un aval de 20 millones de euros para mantener la licencia y poder vender billetaje aéreo.
 
El Juzgado ha considerado que la relación entre la asociación aérea y la agencia de viajes está regulada contractualmente, y que la petición de aval realizada por IATA se contempla en el contrato entre proveedores y agente.    
Cabe recordar que a mediados de abril, y tras la liquidación del BSP de marzo que finalmente acabó pagando Viajes Marsans, IATA decidió aplicar a esta agencia los nuevos criterios de control de riesgos y, a la vista de su situación, exigirle un aval de 20 millones de euros para mantener la licencia. Marsans no aportó el aval, y desde entonces no puede emitir los billetes de las compañías, si bien ha llegado a un acuerdo con las principales para poder reservar.   
 
José Manuel de la Rosa (josemanuel.delarosa@hosteltur.com
http://twitter.com/JMaDelarosa  

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios

Esta noticia no tiene comentarios.