Diario 2028 22.05.2019 | 07:42
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición Latam. Reloj biológico y ahorro energético

Bolsonaro acaba con 90 años de horario de verano en Brasil

Según una encuesta el 55% de la población rechazaba el cambio de horario 26 abril, 2019

El "horario de verano", una medida vigente en Brasil desde 1931, acaba de ser eliminado por el presidente Jair Bolsonaro mediante un decreto firmado este jueves. El horario de verano que suponía adelantar una hora los relojes durante unos tres meses al año, con el objeto de minimizar el consumo de energía.

La decisión de eliminar el horario de verano desde la próxima temporada se basó en diversos estudios técnicos, que incluyeron el punto de vista energético pero también el efecto que esa alteración del horario tenía hasta en la salud de los brasileños, pues afectaba también el llamado "reloj biológico". Así lo expresó el presidente Jair Bolsonaro al eliminar esta medida, con casi 90 años de vigencia.

"Es un deseo de la población brasileña", manifestó Bolsonaro, en alusión a una encuesta según la cual el 55% de los brasileños no estaba de acuerdo con el cambio.

"A mí tampoco me gustaba mucho", confesó el gobernante, durante una ceremonia celebrada en el Palacio presidencial de Planalto. La medida había sido adoptada en Brasil desde 1931, durante el Gobierno del entonces presidente Getulio Vargas.

La eliminación del cambio de horario beneficia los restaurantes. Foto: Casa Decorar

Según el Ministerio de Energía, el ahorro de electricidad que se obtenía con el cambio de horario -que permitía un mejor aprovechamiento de la luz natural en las primeras horas de la noche del verano- se ha perdido debido a cambios de hábitos de los consumidores y, sobre todo, a la modernización de los equipamientos eléctricos.

"El período de mayor consumo ahora se da por la tarde", por lo que "el horario de verano ya no tiene ninguna influencia" y perdió su "eficiencia", explicó el ministro de Minas y Energía, Bento Albuquerque.

El cambio de horario por lo general regía a partir de octubre o noviembre, y hasta febrero o marzo, por lo que comprendía la principal temporada turística del país.

Eso "alargaba" el período de luz solar en una hora, con lo que el sol se ponía más tarde durante esos meses, lo cual era considerado beneficioso para el turismo, sobre todo en las ciudades del litoral marítimo.

En Uruguay, donde el horario de verano fue eliminado hace ya dos años, la industria turística sostenía que buena parte del circuito era perjudicado: los restaurantes y los comercios afirmaban que perdían clientes si había luz natural hasta la hora 22 en enero. Por otro lado, como ocurre en Brasil, el ahorro energético no era ya tan significativo.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.