Diario 2230 27.02.2020 | 18:56
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición Latam. Encuesta de Turismo Internacional (ETI)

Argentina cerró 2019 con una balanza negativa de US$ 2.156 millones

La gran remontada del receptivo y el desplome del emisivo no le alcanzaron para equilibrar sus números turísticos 12 febrero, 2020
  • Pese a que el receptivo tuvo un gran crecimiento y el emisivo sigue en caída libre, el turismo argentino arrojó saldo negativo en 2019
  • En 2019 -por vías aérea, marítima y fluvial-, el receptivo creció en Argentina un 11,1%, mientras que el emisivo registró una baja del 11,9%
  • La balanza turística argentina terminó el año pasado con un déficit de más de 1 millón de pasajeros y de US$ 2.156,4 millones en divisas

Pese a que el receptivo internacional creció un 11,1% en cantidad de pasajeros y el emisivo se desplomó un 11,9%, Argentina volvió a cerrar un año en números rojos, tanto en visitantes como en divisas. Salieron por vía aérea, marítima y fluvial más de 1 millón de turistas que los que entraron al país, con un déficit de US$ 2.156,4 millones, aunque la brecha sigue acortándose a partir del “cepo cambiario” y el “dólar turista”.

Hace apenas unos días, el presidente argentino, Alberto Fernández, explicó que la decisión de establecer el llamado “dólar turista” se fundó en la profunda crisis que sufre la Argentina por la falta de dólares en las arcas del Estado para hacer frente a sus compromisos internacionales. Aunque aseguró que la medida no le agradaba, sostuvo que tampoco se le ocurre cómo resolverlo.

(Ver: Presidente argentino ratificó el “dólar turista”, pero dice que no le gusta)

Desde luego, como ya es de público conocimiento, cuando el Gobierno analiza el impacto del turismo en las divisas, se basa en el Mercado Único Libre de Cambio (MULC), el estudio que mide los ingresos y egresos, pero al analizar los números “turísticos” incluye en la ecuación, por ejemplo, a los gastos con tarjetas de crédito realizados desde Argentina. Esto significa que se le añaden a Turismo el pago de Netflix, Spotify, vidas de Candy Crush o las compras en Amazon. Por esta razón, el sector turístico suele repetir que no es el gran culpable de la salida de dólares.

(Fuente: Indec)

Uno de los indicadores más aproximados a la realidad en este aspecto suele ser la Encuesta de Turismo Internacional (ETI), realizada por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), con el apoyo del Ministerio de Turismo y Deportes. Aunque, como su nombre lo indica, se trata de una encuesta, los datos son cruzados con los de otros organismos y suelen dar una idea acabada del panorama receptivo y emisivo. Este martes por la tarde se dio a conocer la correspondiente a diciembre de 2019, que incluye los datos finales del año.

Según la ETI, pese a que el año pasado el receptivo internacional creció un 11,1% en la cantidad de turistas no residentes y cayó un 11,9% el número de argentinos que viajaron al exterior, la balanza turística volvió a resultar negativa.

¿Cuánto? Si se toman todas las vías aéreas, en 2019 ingresaron a la Argentina 3.065.200 visitantes extranjeros, mientras que viajaron al exterior 3.950.300 argentinos, lo que arroja un déficit de 885.100 pasajeros. Ahora, si se suman también las vías marítima y fluvial, el saldo es negativo en 1.092.600 turistas.

(Fuente: Indec)

Cuando se toma en cuenta el gasto de esos viajeros, el análisis parece darle la razón a Fernández: los visitantes internacionales dejaron en el país US$ 3.176,9 millones, mientras que los argentinos gastaron fuera de su territorio US$ 5.333,3 millones, lo que arroja un déficit de US$ 2.156,4 millones.

Por supuesto, desde el sector señalan que la encuesta no explica que para que esos pasajeros argentinos salgan al exterior deben pagar pasajes y paquetes, contribuyendo con sus correspondientes impuestos al Estado y generando puestos de trabajo.

(Fuente: Indec)

Aún así, el saldo negativo de la balanza está entre los peores de los que se tenga registro, tal como se señalaba, a pesar del estupendo comportamiento del receptivo, que se encuentra en alza desde 2016.

En cuanto a las pernoctaciones, la performance no es mucho mejor: en Argentina se registraron 41.108.800, y fuera del territorio sus ciudadanos realizaron 64.858.000.

El hito de diciembre

El informe de la ETI es muy extenso, pero vale resaltar un último detalle. En diciembre pasado el receptivo se recuperó de lo que parecía una nueva tendencia a la baja. Sea por la imposición del “cepo cambiario” o condiciones estacionales de mercado, en el último mes del año los arribos internacionales crecieron un 4%, luego de dos meses a la baja y de otros tres de desaceleración.

(Fuente: Indec)

Pero, además, esta evolución de las llegadas se contrapuso al desplome sin freno de un emisivo golpeado por las devaluaciones, la incertidumbre política y la amenaza de un “dólar turista”, que finalmente se concretó durante los últimos días de ese mes.

Así, por primera vez en años se vio una balanza positiva en cantidad de pasajeros. Esta vez fue de 61.300 pasajeros, pero las proyecciones indican que en enero podría profundizarse esa tendencia, especialmente por la vigencia de un “dólar turista” ya reglamentado.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.