El turismo británico vuelve a crecer y se consolida como el más importante en la Costa del Sol

Las previsiones de crecimiento moderado se pegarán un batacazo este verano. El turismo británico experimentará un incremento en la Costa del Sol, que superará las mejores expectativas y lo consolidará como el mercado más importante para la provincia de Málaga. Las ventas para este verano en la Costa del Sol del touroperador Thomson, el más importante del Reino Unido, están un 18 por ciento por encima de las del año pasado, según informaron ayer a este periódico fuentes de esa empresa, que aseguraron que en general todo el mercado se está comportando de una manera positiva hacia la Costa del Sol. En este marco de optimismo, mañana comienza en Londres una feria monográfica sobre los destinos turísticos españoles.

Las previsiones de crecimiento moderado se pegarán un batacazo este verano. El turismo británico experimentará un incremento en la Costa del Sol, que superará las mejores expectativas y lo consolidará como el mercado más importante para la provincia de Málaga. Las ventas para este verano en la Costa del Sol del touroperador Thomson, el más importante del Reino Unido, están un 18 por ciento por encima de las del año pasado, según informaron ayer a este periódico fuentes de esa empresa, que aseguraron que en general todo el mercado se está comportando de una manera positiva hacia la Costa del Sol. En este marco de optimismo, mañana comienza en Londres una feria monográfica sobre los destinos turísticos españoles. La primera edición de la feria turística Steps, monográfica sobre destinos españoles que se inaugura mañana en Londres organizada por Turespaña, se celebrará en un momento en el que la excelente posición de la que goza el mercado británico en la Costa del Sol va camino de consolidarse con un crecimiento en el número de turistas que no entraba ni en los cálculos de los más optimistas. No se trata sólo de la provincia de Málaga. Todos los destinos españoles tendrán un gran crecimiento, según las estimaciones del Instituto de Turismo de España (Turespaña), que en su último informe sobre el mercado británico estimaba en un 16,5 por ciento la subida de las ventas registrada en los primeros meses del año en relación con 2000. La fortaleza de la libra, que concede a los ciudadanos británicos un tipo de cambio favorable a la hora de viajar con destino a España, y la situación de optimismo que vive la economía en el Reino Unido son dos de los factores que contribuyen a esta situación. En el caso de la Costa del Sol, se une el alto nivel de satisfacción que experimentan los turistas británicos que visitan la provincia, que según un estudio realizado por la empresa pública Sopde para el Patronato de Turismo es muy positivo en un 39,9 por ciento y positivo en un 50,6 por ciento. El alojamiento, la restauración y el servicio son algunos de los apartados en los que los visitantes provenientes del Reino Unido encuentran motivos para repetir sus vacaciones en la Costa o para recomendarlas en su entorno, pero los factores que despiertan más satisfacción son el clima y los precios. El clima es citado en las encuestas realizadas para el estudio por el 28,4 por ciento de los consultados como la principal motivación en la elección de la Costa del Sol como destino, mientras los precios son considerados muy satisfactorios por el 48,6 por ciento de los encuestados y satisfactorios por el 38,5 por ciento. La importancia del turismo británico no radica solamente en su número, sino en el hecho de que se encuentra consolidado desde hace años y constituye el primer mercado para el sector hotelero de la Costa del Sol, por delante incluso del turismo nacional. La encuesta de movimiento de viajeros en establecimientos hoteleros ha detectado en la última década un explosivo crecimiento en la presencia de británicos, cuya cantidad de viajeros ha trepado de 221.563 en 1991 a casi 550.000 el año pasado. El número de pernoctaciones ha seguido una progresión similar, pese a que se viene registrando un descenso progresivo en las estancias medias. Pese a la importancia del sector hotelero, el turismo residencial está ganando terreno progresivamente. El año pasado, los visitantes británicos que pernoctaron en hoteles bajó del 64 por ciento a casi el 50 por ciento, mientras que se registró un aumento del alquiler y compra de viviendas. En los hoteles, la categoría más utilizada es la de tres estrellas, elegida por más de la mitad de los viajeros, aunque en los cuatro estrellas también hay una fuerte presencia de este mercado. Para los británicos, la Costa del Sol es ante todo un destino de ocio y descanso. Más de un 92 por ciento de los turistas procedentes del Reino Unido tienen esa motivación cuando eligen Málaga para sus vacaciones, muy por encima de quienes lo hacen motivados por el golf, los circuitos o los congresos. ( Héctor Barbotta, Diario Sur, 05 /06/ 01) 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.