El consejero de Hacienda de Baleares reconoce que la ecotasa no es un impuesto turístico "al uso"

El consejero de Hacienda y Presupuestos de Baleares, Juan Mesquida Ferrando, reconoció en unas jornadas sobre "Transporte y Turismo" organizadas ayer en Madrid por el Club de Diálogos para la Democracia, que la "mal llamada ecotasa" no es un impuesto turístico "al uso", ya que su principal objetivo no es disuadir de una práctica que tiende a la recaudación cero, sino captar fondos para la protección del medio ambiente, mejora de espacios turísticos y dinamización del entorno rural.

El consejero de Hacienda y Presupuestos de Baleares, Juan Mesquida Ferrando, reconoció en unas jornadas sobre "Transporte y Turismo" organizadas ayer en Madrid por el Club de Diálogos para la Democracia, que la "mal llamada ecotasa" no es un impuesto turístico "al uso", ya que su principal objetivo no es disuadir de una práctica que tiende a la recaudación cero, sino captar fondos para la protección del medio ambiente, mejora de espacios turísticos y dinamización del entorno rural. En este sentido, Mesquida destacó que, aunque "existen políticos" que creen que debe reducirse el número de turistas que recibe Baleares (unos 11 millones anuales, de los que 7 millones son extranjeros), la política de su Departamento no tiene este objetivo. Apuntó que el principal reto de Baleares no es percibir menos turistas, sino conseguir desestacionalizar, ya que en "cinco meses se recibe aproximadamente el 90 por ciento de turistas". Asimismo, puso en duda que la reducción de turistas alemanes en estos meses, "que --matizó--, viene compensada por un mejor comportamiento del mercado británico", "sea a causa de un impuesto que aún no se está aplicando y que no la hará hasta dentro dentro de seis meses desde su publicación (el pasado mes de mayo)". Admitió, no obstante, que las informaciones "de la prensa sensacionalista alemana" en relación a la ecotasa "o cualquier otro aspecto" podrían afectar a la imagen del destino balear. En esta línea, insistió también en que para evaluar el flujo de turistas a las Islas hay que "seguir de cerca" la evolución de las economías y las subidas salariales de los mercados emisores, así como la competitividad de otros mercados, como el turco, cuya moneda ha sufrido devaluaciones superiores al 30 por ciento. Por otro lado, defendió que no se trata de un impuesto que duplica el IVA, al apuntar que los sujetos pasivos son distintos. Así, expuso que mientras el IVA grava al profesional, en la ecotasa el sujeto pasivo del impuesto es el turista. "El gravamen de la ecotasa no es los suficientemente importante como para tener un efecto sobre los precios", agregó Mesquida, quien destacó que "la percepción de saturación" es lo que "hace reflexionar al turista" y lo que se ha constituido en la primera queja, según las encuestas, de los turistas extranjeros que visitan el Archipiélago. El consejero de Hacienda destacó la importancia del sector turístico balear, cuyos ingresos de 2,3 billones de pesetas suponen el 82 por ciento del PIB autonómico, al mismo tiempo que apuntó las debilidades del sector, principalmente derivadas de la escasa diversificación de los productos turísticos y la acusada estacionalidad, así como de las "presiones" provocadas por la "saturación" y los problemas de escasez de recursos como el agua y energía, los excesos en la urbanización y la eliminación de residuos. "En Baleares no tenemos una Torre Eiffel o un Gugemheim, pero tenemos un entorno medio ambiental y un clima privilegiado, que debemos conservar a través de un modelo de desarrollo sostenible, además de una alta percepción de la calidad de vida", afirmó el consejero en relación a la conveniencia de aplicar el impuesto sobre estancias en alojamientos turísticos. Según el consejero, el 70 por ciento de los turistas que van a Baleares se alojan en hoteles de tres estrellas, porcentaje que se incrementa hasta el 90 por ciento si se tienen en cuenta alojamientos como campings, hoteles rurales o viviendas vacacionales, que están gravadas con cifras inferiores al euro. Este impuesto obligará al pago medio diario de un euro a los turistas mayores de 12 años, lo cual "permitirá una importante recaudación". Asimismo, servirá, dijo Mesquida, para intentar encontrar una solución al problema de la "presión" sobre los recursos insulares, "hacia al que han apuntado, tanto el sector turístico como los gobierno anteriores", destacó. "Estamos hablando de que una población de 800.000 ciudadanos de derecho se eleva a 1,5 millones por el turismo" destacó el consejero Balear. El Gobierno insular podría recaudar, aproximadamente, 10.000 millones de pesetas anuales por la aplicación de ecotasa, lo que supone duplicar lo que actualmente recibe por recursos propios, según las Cajas de Ahorros Confederadas (Funcas). 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.