España recibió 21,3 millones de turistas extranjeros en el primer semestre de 2001, un 3,2 por ciento más

España recibió 21,3 millones de turistas en los seis primeros meses de 2001, lo que supone un crecimiento del 3,2 por ciento (casi 700.000 turistas más) respecto al mismo periodo del año anterior, según informaron ayer en rueda de prensa conjunta el secretario de Estado de Comercio y Turismo, Juan Costa, y el secretario general de Turismo, Juan José Güemes.

España recibió 21,3 millones de turistas en los seis primeros meses de 2001, lo que supone un crecimiento del 3,2 por ciento (casi 700.000 turistas más) respecto al mismo periodo del año anterior, según informaron ayer en rueda de prensa conjunta el secretario de Estado de Comercio y Turismo, Juan Costa, y el secretario general de Turismo, Juan José Güemes. El número total de viajeros extranjeros ascendió a 32,6 millones en la primera mitad del año, un 2,6 por ciento superior a la cifra del primer semestre de 2000. Del total, 11,3 millones fueron excursionistas (un 1,4 por ciento más) y el resto, turistas. En tal sentido, Costa destacó que los resultados del primer semestre de 2001 superan los alcanzados en el mismo período del año anterior, aunque matizó que se trata de un crecimiento "moderado". Así, en el período enero-junio de 2001 el número de turistas creció un 3,2 por ciento, "por debajo del 6 por ciento alcanzado en el mismo intervalo de 2000 y de la tasa interanual del 7 por ciento", explicó. El secretario de Estado consideró posible alcanzar una tasa de crecimiento del turismo extranjero de entre el 2 y 3 por ciento en 2001, "si se consiguen evitar situaciones que afecten a la imagen como las vividas en los últimos meses" y el sector mantiene su competitividad a través de una buena relación calidad-precio. Por otro lado, destacó que los ingresos "crecen a un ritmo cinco veces superior al número de turistas", según los datos de la Balanza de Pagos de los cuatro primeros meses de 2001, que arrojan un saldo por turismo de 1,2 billones de pesetas (7.755 millones de euros), un 11 por ciento superior a la cifra del primer cuatrimestre de 2000. Según explicó Costa, las previsiones del Gobierno es que el turismo alcanzará una tasa de cobertura del déficit comercial "superior al 80 por ciento" en 2001. Los principales mercados emisores de turistas en el primer semestre fueron Reino Unido con 5,8 millones, un 3 por ciento más que el mismo período del año anterior; y Alemania con 4,8 millones, lo que supone un descenso en esos mercados del 8 por ciento respecto al año anterior. Respecto al mercado alemán, Costa afirmó que el gobierno español va a realizar un estudio para conocer cuáles son los factores que están interviniendo en la caída de turistas alemanes, cuáles son sus motivaciones y qué tipo de oferta desean. Asimismo, indicó que han emprendido una campaña de promoción turística en Alemania y Gran Bretaña para "dejar claro que los servicios funcionan y que España está encantada de recibirles". Costa calificó de coyuntural la ralentización de las reservas en el mercado británico de las últimas semanas, aunque expresó, en cambio, su preocupación por el mercado germano. En este caso, "no se puede hablar de aspectos coyunturales, sino más bien estructurales", señaló. En este sentido, consideró que el Gobierno balear también debería reflexionar sobre la evolución del turismo alemán, ya que de los 450.000 turistas alemanes menos que recibió España en el primer semestre, "la mitad corresponden a Baleares". A continuación, el secretario de Estado propuso al gobierno insular su colaboración y la del Ejecutivo central para definir objetivos comunes y adoptar las medidas oportunas. Por detrás de Alemania y Gran Bretaña, se sitúan Francia con 2,4 millones de turistas (un 11 por ciento más), Países Bajos con 1 millón (40 por ciento más), Italia con 1 millón (17 por ciento más), Portugal y Bélgica con 700.000 turistas (5 y 4 por ciento más, respectivamente). Asimismo, destaca el crecimiento del 30 por ciento de turistas japoneses. Los destinos preferidos fueron Canarias, que acaparó el 25 por ciento de las llegadas de turistas extranjeros en la primera mitad del año, Baleares y Cataluña (el 19 por ciento cada una), Andalucía (15 por ciento), Comunidad Valenciana (9 por ciento) y Madrid (7 por ciento). Los incrementos más significativos de turistas los registraron las comunidades de Cataluña, con una subida del 14 por ciento respecto al primer semestre de 2000; Madrid, del 9 por ciento; Comunidad Valenciana, del 6 por ciento; Andalucía, del 3 por ciento; y Canarias, del 2 por ciento. La nota negativa en este apartado la pone Baleares, que sufrió una caída del número de turistas del 5,6 por ciento. Según explicó Costa, existen indicadores que permiten estimar que entre junio y septiembre se alcanzarán los 23 millones de turistas extranjeros. "Este es un objetivo ambicioso, pero asumible", aseguró, teniendo en cuenta que las previsiones de llegadas de vuelos internacionales este verano oscilan entre 1 y 4 por ciento, que el número de turistas en junio creció un 2 por ciento (100.000 turistas más que en junio de 2000) y a pesar del "descenso acentuado" de vuelos chárter procedentes de Alemania hacia Baleares y Canarias. Respecto a las últimas acciones de la banda terrorista ETA en zonas turísticas durante este verano, el secretario de Estado de Turismo afirmó que ya se han vivido precedentes "en los que ETA ha intentado extender la alarma social", pero que no han disuadido a los turistas, "muchos de los cuales conocen España y son conscientes de que es un país seguro". "Vamos a seguir trabajando en el compromiso del gobierno de garantizar la seguridad de los españoles y de los visitantes de España durante el verano y el resto del año", aseguró. Por último, Costa hizo hincapié en que los resultados del primer semestre ponen en evidencia dos procesos de cambio del turismo extranjero, la desestacionalización y el creciente turismo residencial. Respecto a la primera, explicó que llegaron a España 16,4 millones de turistas entre enero y mayo de 2001, un crecimiento del 3,4 por ciento más que en los cinco primeros meses de 2000. "Aunque el crecimiento es inferior al 7 por ciento de la tasa interanual, supone un aumento de casi un millón más de turistas es cada uno de estos meses, que están fuera de temporada alta", insistió. En relación al crecimiento del turismo residencial, Costa aclaró que, "mientras en 1997 sólo el 19 por ciento de los turistas extranjeros veraneaban en una vivienda propia o alquilada, en 2001 el porcentaje ha crecido hasta el 27 por ciento". Esto implica un descenso de los alojamientos en hoteles. Así, en el último cuatrienio, el porcentaje de turistas que eligen hoteles para sus estancias ha bajado del 75 al 68 por ciento. La estancia media continúa siendo de 8 días; dos de cada cuatro turistas han visitado España cuatro veces o más; tres de cada cuatro turistas eligen el avión, aunque crece el número de turistas que acceden por carretera (un 9,5 por ciento en los seis primeros meses). Finalmente, el ruido, la limpieza urbana y la conservación del entorno son los principales aspectos que siguen siendo las principales quejas de los turistas y que "hay que mejorar", precisó Costa. 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.