Diario 5405 18.10.2018 | 14:30
Hosteltur: Noticias de turismo

"Si turismo cede promoción y ordenación, no sirve para nada", asegura Miquel Vicens, presidente del Fomento del Turismo de Baleares

28 agosto, 2001
Guerra de cifras. ¿Hay crisis o no hay crisis? Las datos que se dan desde la Secretaría de Estado, con un recorte turístico del 4,2% (las de Turismo de Balares indican un -0,4%), ¿son preocupantes o no?. Estas y otras interrogantes contesta en una entrevista que Miquel Vicens, presidente del Fomento del Turismo de Baleares concedió al periódico El Mundo-El Día de Baleares. Por su importancia, resumimos dicha entrevista.
Guerra de cifras. ¿Hay crisis o no hay crisis? Las datos que se dan desde la Secretaría de Estado, con un recorte turístico del 4,2% (las de Turismo de Balares indican un -0,4%), ¿son preocupantes o no?. Estas y otras interrogantes contesta en una entrevista que Miquel Vicens, presidente del Fomento del Turismo de Baleares concedió al periódico El Mundo-El Día de Baleares. Por su importancia, resumimos dicha entrevista."Yo no creo que haya crisis, lo que pasa es que las estadísticas son muy crueles y cuando hay en un momento dado un 80% de ocupación, hay empresarios que están al 50% y para ellos es un problema. Hay una bajada ya confirmada de ventas hacia Mallorca fundamentalmente en el mercado alemán y una recuperación a partir de finales de julio, pero que indudablemente se ha producido con descuentos. Ello puede que signifique que la bajada en la producción va a ser mayor que la llegada de turistas. Crisis o no, sí ha habido una reducción de la actividad económica turística evidente. El sector estaba preocupado por mayo y junio porque las perspectivas para el resto del año eran malas. Estamos hablando de un segundo año consecutivo de bajada de negocio. El 2001 se presentó cargado de nubarrones pero en estos momentos la segunda mitad del verano no será tan mala. Haremos cuentas al final". Refiriéndose al enfrentamiento entre el gobierno balear y el sector turístico por el problema de la ecotasa, Vicens es partidario de que éste termine. "Creo que todos desearíamos que no hubiese habido enfrentamiento y que éste terminase. Es evidente que cuando a un subsector como el hotelero se le impone un impuesto el sector lo rechaza porque lo consideran injusto y no hay diálogo por la otra parte. El propio presidente del Govern, Francesc Antich, ha protagonizado incumplimientos en este sentido porque prometió una serie de actuaciones para dialogar y luego no las puso en práctica. Es difícil que en este ambiente haya entendimiento. El sector turístico en general ha manifestado que lo que no les ha gustado de la política del Govern y muy particularmente de Turisme han sido los mensajes que ha ido dando hacia el exterior, hacia los mercados de origen, sobre los problemas de las Islas. Todos pensamos que esta exageración de problemas ha contribuido a que parte de nuestros potenciales visitantes se haya decidido a ir a otros destinos. Afortunadamente ha habido un cambio de chip por parte de la política de comunicación del Govern que valoramos positivamente. Ello, junto con el aparcamiento del tema de la ecotasa por la vía judicial, podría propiciar un mejor entendimiento de esta administración con el sector". "En cuanto al desacuerdo por parte del Fomento sobre las maneras como se gestiona Ibatur, nosotros estamos todavía a la espera de que se nos responda. Hemos realizado una serie de preguntas que son eminentemente técnicas. Decimos que hay un agujero financiero y no aclaran cómo piensan provisionarlo. Y además, que se están gastando medios que son escasos cuando debe haber otras prioridades. Que se diga cómo se va a cubrir este déficit de 250 millones. En la última reunión del consejo rector, a mediados de julio, no se trató este tema por parte de la directora de Ibatur y se nos dijo que en la próxima se nos informaría, esperemos que sea así y que se financie este agujero y que se nos de información periódica de cómo se está gastando el presupuesto de Ibatur. Si esto es hacer política, pues bueno". Para Vicens, un pacto institucional para dejar al turismo fuera de discusiones políticas le parece hoy por hoy utópico. "Sería lo deseable. Yo aquí distinguiría dos partes. La política donde, no nos engañemos, ya que hay una parte del arco parlamentario balear que desea reducir el numero de turistas que llegan a las Islas. Conseguir un pacto con estos sectores es complicado y el Govern no tiene en este sentido una visión unitaria. Tenemos en el Govern y los que lo mantienen partidos que están a favor del turismo como fuente de riqueza, como Unió Mallorquina, con todas las mejoras que haya que hacerle y la corrección de ciertos excesos urbanísticos; lo mismo se puede decir del PSOE. Pero cuando te vas a la parte más de izquierdas y más nacionalista del arco te encuentras con partidos que, con una ideología respetable, piden abiertamente una reducción del turismo o un bloqueo del acceso de extranjeros a la propiedad de aquí. En este sentido, pensar que entre estas sensibilidades tan distintas se pueda hacer un pacto sobre el turismo, me parece utópico. Aquí en Baleares, en el sector turístico nos sentimos entre dos bandos que se dan tortas por motivos políticos, que son el Gobierno del Estado, del PP, y un Govern autonómico contra el PP. Estamos en medio y las tortas nos caen por todos los lados. Hay instrumentalizaciones impresentables por ambas partes en el sentido de que parece que se quiera pegar patadas al contrario político en el culo de la sociedad mallorquina y del sector turístico". (Javier de Benito, diario El Mundo-El Día de Baleares, 28/08/01)

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.