Diario 5855 28.03.2020 | 19:45
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España.

Iberia podría cerrar 2001 con pérdidas tras los atentados de EEUU

19 septiembre, 2001
Iberia, igual que otras aerolíneas de todo el mundo, se ha visto afectada por los ataques terroristas que el pasado martes tuvieron lugar en Estados Unidos y admite que, como consecuencia de ellos, podría cerrar este ejercicio en números rojos, después de que el grupo terminara el año 2000 con unos beneficios de 201 millones de euros (33.474 millones de pesetas).
Iberia, igual que otras aerolíneas de todo el mundo, se ha visto afectada por los ataques terroristas que el pasado martes tuvieron lugar en Estados Unidos y admite que, como consecuencia de ellos, podría cerrar este ejercicio en números rojos, después de que el grupo terminara el año 2000 con unos beneficios de 201 millones de euros (33.474 millones de pesetas)."Podríamos tener pérdidas netas este año si las cosas siguen así, admitió un portavoz de la aerolínea española de bandera, que antes había señalado que, desde los sucesos de la semana pasada, las reservas del grupo habían descendido un 30%. La cúpula directiva de la compañía está estudiando los datos que van llegando tras la parálisis provocada la semana pasada por los atentados en Estados Unidos y analiza posibles medidas de contención para minimizar los efectos sobre su negocio. El portavoz de Iberia señaló que todavía es pronto para medir el impacto de aquellos acontecimientos, pero admitió que el grupo pretende profundizar en el plan de contingencia que había preparado a mediados de año, con una reducción de horas de vuelo y retraso en entrega de aviones previstos para ajustarse a las condiciones del mercado. "Previsiblemente habrá una serie de reuniones que se irán convocando conforme tengamos datos sobre la caída del tráfico aéreo", dijo el portavoz tras añadir que la compañía preparaba "un plan de ahorro y reducción de actividad". En su plan director para el periodo 2000-2003, el grupo esperaba un beneficio total de 922,5 millones de euros (153.500 millones de pesetas), con una facturación de 18.030 millones de euros (tres billones de pesetas). Pero estos planes encontraron las primeras dificultades este año por la desaceleración económica y la huelga de los pilotos que, en julio de este año, llevaron a la compañía a elaborar un plan de contingencia que contemplaba la reducción de horas de vuelo y cierre de algunas rutas previstas. "El plan de contingencia que teníamos se incrementa. Va a haber menos horas de vuelo el año que viene", dijo el portavoz, para añadir que el grupo también retrasará la entrega de aviones prevista para el año que viene. "Se retrasa la entrega de ciertos aviones que teníamos previstos para el año que viene", dijo. En 2002 Iberia tenía previsto recibir 16 Airbus (once modelos A-320 y cinco A-321). Iberia sufrió severos castigos en la cotización tras los atentados con aviones comerciales secuestrados que la semana pasada destruyeron las emblemáticas Torres Gemelas en Nueva York y parte del Pentágono en Washington. El cierre del espacio aéreo estadounidense obligó a Iberia, como al resto de las aerolíneas mundiales, a suspender sus vuelos a la región durante varios días. Los ataques han distorsionado seriamente las perspectivas económicas mundiales en general y de la industria de la aviación comercial en particular. "Todavía es pronto para evaluar el impacto, nuestras reservas han caído en torno a un 30% desde los ataques", dijo el portavoz, aunque añadió que Iberia no es especialmente sensible al mercado estadounidense, donde opera seis vuelos diarios. Pero, aunque el mercado norteamericano no es clave para Iberia, no podrá abstraerse del previsible efecto que las recientes tensiones tendrán sobre el tráfico aéreo mundial ni tampoco de los efectos económicos que puedan derivarse para Latinoamérica, su principal mercado internacional. Con una cuota de mercado de alrededor del 70% en España, el grupo gestiona alrededor del 44% de los destinos entre España y América Latina y el 15% de los vuelos entre el conjunto del continente europeo y Latinoamérica. "La actual situación sin duda va a tener un impacto sobre el tráfico aéreo mundial y, en el caso de Iberia, lo importante es ver cómo afectará la situación económica a los países latinoamericanos", dijo una analista.En Estados Unidos la administración estadounidense estudia medidas para ayudar a la industria aérea. En Europa, diversas compañías están analizando el impacto sobre sus cuentas así como posibles ajustes de plantilla y programación mientras ven cómo sus acciones se han devaluado en torno a un 30% de media en los últimos días.
Avatar redactor Carlos Paquito
Más sobre Economía Hosteltur

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.