Diario 5329 22.07.2018 | 13:13
Hosteltur: Noticias de turismo

Los mayoristas piden a los hoteleros menor rigidez en los precios

13 noviembre, 2001
Los turoperadores británicos predicen que el 2002 no será un año fácil para España, pero tampoco prevén importantes bajadas del turísmo inglés, el segundo mercado más importante para Baleares. Sin embargo, el grupo Thomson Holidays pide a los hoteleros más flexibilidad en los precios y capacidades.
Los turoperadores británicos predicen que el 2002 no será un año fácil para España, pero tampoco prevén importantes bajadas del turísmo inglés, el segundo mercado más importante para Baleares. Sin embargo, el grupo Thomson Holidays pide a los hoteleros más flexibilidad en los precios y capacidades. La caída ayer de un Airbus 300 de la compañía American Airlines en Nueva York «no incentiva la confianza de la gente a viajar», comentó ayer el director general de ABTA, Ian Reynolds, en el marco de una presentación del mercado británico en España que se realizó en la feria turística World Travel Market (WTM) de Londres. Aunque señaló que las reservas desde el Reino Unido para invierno están empezando a recuperarse y actualmente están en un nivel del 10% por debajo del las cifras del año pasado, «las reservas para el verano todavía están en un 40 ó 50% por debajo de lo que nos gustaría». Sin embargo, las previsiones no son tan pesimistas, ya que una encuesta encargada por la ABTA apunta a una bajada del turismo británico de tan sólo un 5%, según Reynolds. «Los próximos meses serán difícil», debido a que los turoperadores se ven obligados a reducir capacidades y personal. Junto con la subida de las tarifas de los seguros, lleva a un encarecimiento de las tarifas, mientras que los clientes, en la situación actual, esperan poder viajar a precios más bajos. Por esta razón, el director comercial de Baleares de Thomson Holidays, Sean Lowe, pidió a los hoteleros españoles «más flexibilidad» respecto a los precios y capacidades. «Pedimos a los hoteleros que puedan ofrecer precios reducidos en las malas temporadas», para permitir a los turoperadores ofrecer los viajes a mejores precios y así seguir trayendo turistas a España, principalmente las Baleares. «En el caso de Menorca no hay preocupación», aseguró Lowe, quien prevé una bajada de las ventas entre Navidades y abril de un 5%, lo cual «no es un desastre», mientras que en el caso de Mallorca, «la situación no es tan buena». Actualmente, el estado de las ventas para el verano 2002 de los turoperadores británicos se sitúa un 20% por debajo del nivel del año pasado en el caso de Mallorca, un 5% para Eivissa y un 19% para Menorca. Sin embargo, Lowe advirtió que aún no se ha realizado más del 20% de las ventas, y de cara al fenómeno de que la gente reserva sus viajes cada vez más tarde, prevé una recuperación de las ventas después de Navidad. Por otra parte, el conseller de Turisme, Celestí Alomar, se reunió ayer con el jefe de la Autoridad Británica de Turismo, Jeff Hamblin. Alomar acordó con Humblin iniciar relaciones estrechas e intercambiar «en cuestión de semanas» equipos de trabajo entre Gran Bretaña y Baleares para estudiar las respectivas estrategias en el desarrollo de un turismo sostenible. Jeff Humblin afirmó la importancia de segmentar la oferta turística, y valoró positivamente la apuesta de las Islas Baleares por el turismo de calidad en sus diferentes vertientes, como el turismo cultural, de golf, senderismo o rural. (Charlotte Miller, diario El Mundo-El Día de Baleares, 13/11/01)

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios

Esta noticia no tiene comentarios.