Diario 5407 22.10.2018 | 01:20
Hosteltur: Noticias de turismo

La nueva Air Europa supera el miedo del 11-S y pone rumbo hacia América y Europa

7 enero, 2002
El grupo Globalia ha decidido poner la casa en orden y ponerse las pilas para «sanear» la compañía aérea Air Europa. El director general de la aerolínea, Manuel Panadero, ha optado por volcar los esfuerzos en una expansión internacional que pasa por relanzar sus programaciones en Europa, América y Norte de África en este año que se acaba de estrenar. Según ha declarado Panadero a EL MUNDO/EL DIA DE BALEARES, uno de los principales retos se centrará en profundizar los acuerdos tanto en código compartido como a través de tarjetas de fidelización con diferentes compañías como Alitalia, KLM, Copa, Lapa y Tunisair, sin descartar entrar en algunos países de Europa central.
El grupo Globalia ha decidido poner la casa en orden y ponerse las pilas para «sanear» la compañía aérea Air Europa. El director general de la aerolínea, Manuel Panadero, ha optado por volcar los esfuerzos en una expansión internacional que pasa por relanzar sus programaciones en Europa, América y Norte de África en este año que se acaba de estrenar. Según ha declarado Panadero a EL MUNDO/EL DIA DE BALEARES, uno de los principales retos se centrará en profundizar los acuerdos tanto en código compartido como a través de tarjetas de fidelización con diferentes compañías como Alitalia, KLM, Copa, Lapa y Tunisair, sin descartar entrar en algunos países de Europa central. En el caso de la compañía italiana, Alitalia, Panadero ha especificado que «comenzarán a operar en código compartido en abril con vuelos que unan la capital de España con Milán y Roma». En cuanto a la aerolínea holandesa KLM, «las conversaciones que estamos manteniendo barajan desde la posibilidad de sistemas de código compartido como con programas de fidelización». Además, «es importante, -agrega Panadero-, tomar posiciones en los países del Este con el fin de cerrar pactos en un futuro a corto plazo». Asimismo, a pesar del desastre provocado por el 11 de septiembre, el director general de la compañía de Juan José Hidalgo, desea intensificar sus relaciones con América. La crisis económica y los atentados contra Estados Unidos hicieron descender las ventas, pero sin embargo, confían «en acometer nuevas operaciones en larga distancia con las compañías aéreas panameña y argentina, Copa y Lapa, respectivamente; tal y como lo hicimos en su día con Continental y Aeropostal, que nos han permitido asentarnos con cierta comodidad en 25 ciudades americanas, Caracas, Bogotá, Quito y Lima. Y, además, obteniendo en estos últimos casos unas ocupaciones medias de un 80%», explica Panadero. Air Europa ha cerrado 2001 con pérdidas de explotación superiores a los 33,055 millones de euros ( 5.500 millones de pesetas), y una regulación de empleo, en la que sacrificó a su aerolínea regional y rescindió el contrato de 250 trabajadores. Sin embargo, a pesar de este chaparrón, confía en protagonizar este ejercicio un giro de 180 grados y obtener unos beneficios de explotación de casi 12,020 millones de euros (2.000 millones de pesetas). «La división aérea arrastraba una situación crítica, que se vio agravada por la devolución precipitada de seis Boeing que Iberia tenía alquilados en concepto de wet lease (con tripulación) y que nos obligó a reorganizar toda la producción, recortando aquellos tráficos deficitarios y suprimiendo el vuelo operado directamente con Nueva York», sostiene Panadero, quien ve con ciertos aires de optimismo el horizonte de 2002, «tras haber hecho los deberes». Pero, ¿cuál será la Air Europa de este ejercicio? Manuel Panadero admite que el futuro pasa por seguir aumentando los programas y rellenando la malla en el panorama nacional, reforzar los vuelos con Madrid, París, Londres, Milán y Roma, y sacar el máximo partido a la larga distancia, en Estados Unidos, Cuba, República Dominicana, Panamá, Venezuela, Colombia, Ecuador y Perú, a pesar de que «la crisis del 11 de septiembre ha cogido con el paso cambiado a un sector aéreo que ya venía estando enfermo». Pero, la cara de esta renovación, que apuesta por su conquista por América, «se tiene que ver materializada en la extensión de la red con código Air Europa a través de todos sus acuerdos», que se traducirá con unos vaticinios para este año que «apuntan a una subida del 10% en el número de pasajeros y una facturación que oscilará entre los 601,012 millones de euros (100.000 millones de pesetas), gracias a los incrementos medios de ocupación, de los cuáles estamos hablando de 480,80 millones de euros de ingresos procedentes de vuelos regulares (80.000 millones de pesetas) y 240,4 millones de euros (20.000 millones de pesetas) de charter», concluye Panadero. Aunque los sindicatos han acusado a las compañías de «estar preparando a la aerolínea para su venta», Panadero zanja la cuestión: «No se vende». (Cheska Díaz, diario El Mundo-El Día de Baleares, 07/01/02)

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.