Iberia registra un beneficio neto de 50,19 millones de euros en 2001, un 75 por ciento menos

Iberia registra un beneficio neto de 50,19 millones de euros (8.351 millones de pesetas) en 2001, lo que supone una caída del 75 por ciento frente a los 201,18 millones de euros (33.474 millones de pesetas) obtenidos en el ejercicio anterior.

Iberia registra un beneficio neto de 50,19 millones de euros (8.351 millones de pesetas) en 2001, lo que supone una caída del 75 por ciento frente a los 201,18 millones de euros (33.474 millones de pesetas) obtenidos en el ejercicio anterior. El presidente de la aerolínea, Xabier de Irala, resaltó en rueda de prensa que "2001 fue un año muy difícil, el más difícil desde que soy presidente, y a pesar de todo, la compañía consiguió cerrarlo con beneficios, algo que parecía inalcanzable tras los atentados del 11 de septiembre". De Irala explicó que en este beneficio se incluyen extraordinarios negativos como provisiones creadas para cubrir riesgos y positivos, como el crédito fiscal que la compañía podía utilizar en 2001 como último año y que se pidió para amortizar las pérdidas acumuladas durante cinco años en el pago de impuestos. En cuanto al beneficio de explotación, se situó en 4,9 millones de euros (816 millones de pesetas) en 2001, lo que supone una disminución del 92 por ciento frente a los 65,79 millones de euros (10.946 millones de pesetas) obtenidos el año anterior. Por su parte, los ingresos fueron de 4.735,9 millones de euros (787.990 millones de pesetas), un 5,5 por ciento más que en 2000. La oferta aumentó un 7,7 por ciento, dos puntos por debajo de lo previsto "debido al recorte de la producción acometido durante el último trimestre del año", dijo De Irala. La demanda total creció un 3,3 por ciento, un 2 por ciento menos que el aumento que venía manteniendo hasta septiembre por la caída de la demanda del 3 por ciento del último trimestre. Los gastos de la compañía ascendieron a 4.731 millones de euros (787.174 millones de pesetas), un 7 por ciento más que en 2000. En este sentido el presidente de Iberia destacó "la contención de costes sobre las previsiones iniciales en el apartado relativo a gestionables". Así, dijo que los gastos de personal sólo crecieron un 1,9 por ciento, dos puntos por debajo de la previsión inicial, y los de combustible aumentaron un 10,5 por ciento, diez puntos por debajo de lo previsto inicialmente, gracias en parte al menor precio del crudo del último trimestre y "sobre todo" a la política diseñada que ha permitido ahorrar en 2001 cerca de 30,05 millones de euros (5.000 millones de pesetas). En cuanto al impacto en el incremento en el precio de los seguros, supuso un gasto no previsto en el último trimestre de casi 18 millones de euros (3.000 millones de pesetas). El presidente de Iberia recordó que 2001 fue un año que vino marcado por la huelga de celo, la desaceleración económica, la huelga del SEPLA, la suspensión de vuelos del 13 de julio, el laudo, el plan de contingencia, la firma de los convenios, el 11 de septiembre, el plan anticrisis, la reducción de costes y capacidad y el Expediente de Regulación de Empleo (ERE). Según explicó, hasta agosto se estaban cumpliendo las previsiones de crecimiento y márgenes frente a los competidores. Sin embargo, los atentados del pasado 11 de septiembre obligaron a prever un escenario de pérdidas que oscilaban entre los 24,04 y los 48,08 millones de euros (4.000 y 8.000 millones de pesetas). No obstante, la favorable evolución de la ocupación en diciembre de 2001 y las "acertadas actuaciones de contingencia" compensaron "parcialmente" las estimaciones, consiguiendo en el último mes de 2001 registrar un factor de ocupación mayor que en diciembre del año anterior. Así, mientras Iberia tuvo un crecimiento del 2,4 por ciento, las principales compañías aéreas europeas registraron caídas. British Airways disminuyó su tráfico un 10,4 por ciento; KLM un 9,8 por ciento; Lufthansa un 11,8 por ciento y SAS un 3,1 por ciento. Respecto al año 2002, De Irala dijo que se presenta con "incertudimbre" aunque reconoció que "la tendencia de las reservas indica una pauta de ligera mejoría, aunque no se puede predecir el impacto que tendrá este año la ralentización de la economía". "La compañía ha realizado un presupuesto que le permitirá aumentar su capacidad con rapidez si el mercado da signos de recuperación", añadió. Asimismo, resaltó que ha decidido retrasar sus inversiones "hasta tener una mejor idea de lo que va a pasar" y que la compañía cuenta con unos recursos de caja de 72 días, "lo que le sitúa por encima de la media de que disponen otras compañías aéreas europeas". "Los primeros meses del año son siempre difíciles para las aerolíneas porque la demanda es menor y hay que seguir haciendo pagos", recordó. El presidente de la compañía aseguró que "Iberia seguirá apostando por Latinoamérica en los próximos años a pesar del descenso del tráfico registrado en Argentina y Colombia" ya que esta aerolínea "tiene un 50 por ciento más de cuota de mercado que su inmediato competidor". Respecto al Expediente de Regulación de Empleo (ERE), De Irala dijo que a día de hoy se han apuntado 1.919 trabajadores de los cuales 1.573 pertenecen al colectivo de tierra y 346 a vuelo, entre los que se encuentran 46 pilotos. Asimismo, destacó que se han apuntado 48 directivos. La compañía preveía un ERE para 2.516 personas, y el plazo para entrar a formar parte de él concluye el próximo 31 de enero. En este sentido y respecto a la actual relación que la compañía mantiene con los pilotos, explicó que "hay un laudo que define las condiciones del convenio y la aerolínea está intentando reconducir las relaciones y evitar situaciones conflictivas". "El coste de la huelga fue de 24 millones de euros (4.000 millones de pesetas), pero no me gusta materializar lo que supone una huelga en dinero, porque la repercusión más grave es el impacto que tiene sobre los clientes", añadió. En cuanto al futuro de la aviación europea, reconoció que "se avanza en el proceso de consolidación y habrá compañías que no han hecho sus deberes y que van a desaparecer". Sin embargo, descartó las fusiones a corto y medio plazo aunque no a largo plazo. "Iberia seguirá apostando por las alianzas comerciales, ya que en estos momentos hay que dar absoluta prioridad a la reducción de costes", comentó. Dentro de este contexto, enmarcó la alianza Oneworld, sobre la que dijo que es "muy importante para su futuro" que se produzca una decisión favorable por parte de los gobiernos estadounidense y británico respecto la concesión de la inmunidad antimonopolio a la alianza entre British Airways y American Airlines. "No veo motivos para que esta alianza no sea aprobada, ya que otras compañías ya han conseguido la inmunidad. Confío en que así sea ya que nos permitirá maximizar nuestras sinergias", añadió. Por último, señaló que Iberia.com facturó 72 millones de euros (12.500 millones de pesetas) en 2001, lo que supuso duplicar la cantidad obtenida el año anterior, y vendió unos 400.000 billetes, lo que la convierte en la empresa "número uno en ventas a través de Internet y la primera compañía en Europa en cuanto a facturación a través de la Red", concluyó. 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.