"En 2001 los beneficios de Trasmediterránea se situarán en torno a los 2.000 millones de pesetas", afirma su presidente, Miguel Ángel Fernández Villamandos

Trasmediterránea capea el temporal y aunque sufrirá un incremento importante de costes tras el trágico 11-S mantiene un fuerte crecimiento de ingresos y en inversión, respaldando la labor de su presidente, Miguel Ángel Fernández Villamandos, quien en entrevista exclusiva a la revista HOSTELTUR, tras analizar las consecuencias que para su empresa han tenido los atentados terroristas del 11-S en Estados Unidos, pasa balance a la labor de la naviera el pasado año.

Trasmediterránea capea el temporal y aunque sufrirá un incremento importante de costes tras el trágico 11-S mantiene un fuerte crecimiento de ingresos y en inversión, respaldando la labor de su presidente, Miguel Ángel Fernández Villamandos, quien en entrevista exclusiva a la revista HOSTELTUR, tras analizar las consecuencias que para su empresa han tenido los atentados terroristas del 11-S en Estados Unidos, pasa balance a la labor de la naviera el pasado año."La nueva situación internacional ha provocado una subida importante en los seguros. En concreto, hemos tenido ya un incremento sustancial en algunas coberturas, que han subido de forma inmediata. Y el resto de los seguros de flota nos tememos que incrementarán el coste cuando corresponda la renovación de sus pólizas. Por otro lado, se han incrementado las medidas de seguridad y, consecuentemente, los costes relacionados con estas. En cuanto a la actividad se refiere, nuestros tráficos no se han visto sustancialmente afectados ya que la temporada de verano estaba prácticamente concluida, y nuestros tráficos en la temporada de invierno están poco relacionados con el turismo". Sobre el año 2001, Fernández Villamandos anunció que la compañía tendrá un incremento del 18 % en los ingresos totales. "En el ejercicio 2001 el incremento de ingresos totales de la Compañía estará en torno al 18 por ciento con respecto al año anterior, alcanzando una cifra en torno a los 53.000 millones de pesetas, y los beneficios se situarán en torno a los 2.700 millones de pesetas. En el año 2002 continuaremos, si bien a un ritmo menor, modernizando y renovando nuestras infraestructuras. De hecho, en mayo de 2002 se incorporará a las comunicaciones con Baleares un nuevo buque tipo ropax, que se termina de construir en Izar y bautizado con el nombre de Murillo. A lo largo del año se abordarán también mejoras en las estaciones marítimas de Ceuta y de Tenerife, y la ampliación en Barcelona del área de trabajo para plataformas de carga y la extensión de la pasarela existente". (Más información al respecto en la edición impresa de la revista HOSTELTUR, en la que aparece íntegra esta entrevista.) 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.