Diario 5429 15.11.2018 | 16:33
Hosteltur: Noticias de turismo

Los grandes grupos y su poderosa resiliencia

26 septiembre, 2018
  • TUI y Thomas Cook han comenzado a llevar sus hoteles concepto a destinos de larga distancia para aumentar la rentabilidad
  • Los GDS tratan de buscar una alternativa al negocio aéreo con el que nacieron haciendo una fuerte apuesta por la distribución hoteler
  • Sabre y Travelport destacan un mayor incremento de facturación en sus divisiones de producto no aéreo

Los gigantes turísticos internacionales podrán presumir en 2018 un año más de sólidos resultados financieros, aunque es cierto que para ello tienen que hacer auténticos malabares en buscar nuevas oportunidades que les permitan mantener unos márgenes de beneficio saneados y enfrentar el futuro con optimismo. Deporte mediático, apuesta por el segmento hotelero o expansión en destinos de larga distancia son algunas de la fórmulas que están usando los TTOO, las OTA y los GDS. Este artículo ha sido publicado en la edición de septiembre de la revista Hosteltur.

Para los dos mayores grupos europeos de la turoperación, el camino es paralelo en numerosos aspectos. Los resultados económicos de lo que va de año han sido muy positivos para TUI Group, que alcanzó los 11.829 millones de euros de facturación en los nueve primeros meses de su ejercicio fiscal 2018, lo que supone un 6,3% más que el mismo periodo del año anterior. Tras dejar atrás las pérdidas estacionales habituales de la primera mitad del ejercicio, en el tercer trimestre logró beneficios de 110 millones de euros, una cantidad inferior a los 160 millones de 2017 pero prevé que el último trimestre, correspondiente a la temporada alta en Europa, le permita cerrar el año completo con un 10% más de EBITDA subyacente, como indicador del mantenimiento de la rentabilidad.

No obstante el turoperador ha explicado las dificultades que se han presentado este año en cuanto a la competencia e incluso por razones meterológicas, a las que ha podido hacer frente con mucha planificación. En último trimestre de su ejercicio empujará el buen resultado final gracias a un crecimiento en las reservas que no le viene de España, a pesar de ser su primer destino mundial, sino sobre todo de la alta demanda hacia Turquía, Norte de África y Grecia. Señala que el entorno competitivo en cuanto a capacidad aérea, sobre todo en España, está presionando sus márgenes para este año, de ahí el beneficio que supone haber planificado una ampliación de capacidad hacia los competidores, también en destinos más pequeños como Bulgaria, Croacia y Chipre, que gozan de buena popularidad. Por otro lado, el alto nivel de reservas anticipadas le permitió paliar en parte el impacto del buen tiempo en los principales mercados emisores.

El primer Casa Cook en un destino de larga distancia abrirá en Isla Mauricio en 2019.

Buscar la rentabilidad perdida saliendo de zona segura

Además de apoyarse en destinos alternativos, TUI ha optado en los últimos años por el modelo basado en producto propio, con el impulso de sus hoteles concepto y en especial nuevos hoteles y reposicionamiento bajo su insignia más nueva, TUI Blue, que le resultan más rentables que los de terceros, y también por aprovechar la fuerte demanda de los cruceros, especialmente desde el emisor alemán, que se espera se duplique en diez años hasta alcanzar los 4 millones de clientes. El grupo ha acelerado su inversión prevista en flota para TUI Cruises y alcanzará los siete barcos en 2019, incluyendo el lanzamiento de dos barcos de expedición de lujo.

El otro frente abierto en busca de mayor rentabilidad es la exploración de destinos de larga distancia para las marcas propias hoteleras, que ha iniciado con el TUI Blue Zanzibar. El director general de TUI Blue, Artur Gerber, ha explicado al respecto que la marca está buscando expandirse en destinos que faciliten una operación rentable por su suave clima, teniendo buenas ocupaciones todo el año. Esta estrategia también está siendo implementada por su gran competidor, Thomas Cook, que ha anunciado la apertura del primer Casa Cook en larga distancia para finales de 2019. Estará en Isla Mauricio y se enmarca en su objetivo de expandir el producto propio por sus mayores márgenes de beneficio. Thomas Cook ha incidido en sus últimos anuncios de resultados en la presión que sufre en este sentido en España, lo que le ha llevado a desviar capacidad hacia destinos competidores en el momento en que se ha vislumbrado una cierta mejora de la seguridad. El grupo disfrutaba de un 11% más de reservas para el verano 2018 contabilizadas hasta el 21 de julio, habiendo alcanzado un 10% más de ingresos en su tercer trimestre, aunque el beneficio bruto cayó un 3%. El turoperador reconoce que el traslado de plazas hacia Turquía y Egipto no consigue compensar del todo la larga presión sobre los precios sufrida especialmente en Baleares y Canarias en los últimos ejercicios.

Los grandes GDS, a por los hoteles

En paralelo, los grandes GDS tratan de buscar una alternativa al negocio aéreo con el que nacieron haciendo una fuerte apuesta por la distribución hotelera, ante la perspectiva de verse afectados por la aplicación del NDC de la IATA. Amadeus, para el que actualmente las reservas hoteleras no pasan del 10% de su negocio, apuesta por sacar partido a un pastel con un potencial de 6.000 millones de euros y, para asegurarse una buena posición, ha anunciado en agosto la compra por casi 1.400 millones de euros de TravelClick, un proveedor de tecnología para gestión y reservas hoteleras.

Tanto Amadeus, como sus mayores rivales mundiales, Sabre y Travelport, gozaron de cuentas saneadas en el primer semestre del ejercicio 2018. Amadeus ganó un 6% más, superando los 600 millones de euros de beneficios, en tanto que Sabre los multiplicó con 2,6 veces hasta 156 millones y Travelport se mantuvo en positivo, aunque recortó ganancias por la venta de una empresa tecnológica. Estos dos últimos GDS destacaron un mayor incremento de facturación en sus divisiones de producto no aéreo, Hospitality Solutions y Beyond Air, respectivamente.

Expendia intentará sacar el máximo partido a su alianza con la UEFA.

También para otros gigantes turísticos internacionales como las grandes OTA o los compañías de cruceros, la búsqueda de nichos de negocio alternativo en el que apoyar su crecimiento o salvar los muebles es evidente. En el caso de Expedia, por ejemplo, llama la atención este año su esfuerzo por captar sacar tajada de los grandes eventos deportivos tras su acuerdo con la UEFA Champions League, mientras que Booking se centra cada día más en ofrecer alojamientos singulares. De su parte, las navieras como Royal Caribbean, NCL o Carnival Corporation han marcado claramente su objetivo en expandir los ingresos procedentes del gasto a bordo, y lo está consiguiendo, con una presencia cada vez mayor en su cuenta de resultados.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.