Diario 5406 20.10.2018 | 00:39
Hosteltur: Noticias de turismo
Cámaras en el exterior, blindada y con código específico que el piloto puede anular

El acceso a la cabina de mando de los aviones se bloquea desde dentro a raíz del 11-S

26 marzo, 2015

La cabina de mando fue el área del avión que más cambios sufrió tras los atentados del 11-S en 2001, al poderse bloquear desde dentro el acceso, aunque se introduzca el código numérico desde fuera, y contar con tres cámaras, los pilotos pueden controlar lo que sucede en la puerta de acceso a la misma. Este sistema permitió al copiloto impedir el regreso del capitán a la cabina de mando del avión de Germanwings.

La seguridad en los aviones se maximiza en torno a la cabina de mando con tres cámaras externas: una situada inmediatamente en el acceso de la puerta, otra posterior para visualizar si alguien está detrás de la persona que intenta entrar y otra lateral, que permite ver lo que sucede entre la puerta de embarque y el servicio de cátering.

El acceso a la cabina se bloquea desde dentro desde el 11-SEl acceso a la cabina se bloquea desde dentro desde el 11-S

Raúl Vicente, funcionario en excedencia de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), señala que en el caso de que uno de los pilotos salga de la cabina e introduzca el código de emergencia, desde dentro se puede bloquear el acceso y "puede haber fallos en el sistema".

La responsable de instrucción de tripulante de cabina de pasajeros de la Academia de Aviación Dream Flyers, Beatriz Valencia, ha explicado que, para que la tripulación autorizada no pueda de ningún modo acceder a la cabina de los pilotos, es necesario que desde dentro se esté bloqueando la puerta.

En caso de emergencia, tienen un código específico de emergencia que abre la puerta, pero que el piloto tiene la posibilidad de anular con el botón de bloqueo.

El acceso a la cabina de mando de los aviones se bloquea desde dentro a raíz del 11-S

Según Raúl Vicente, quién participó en la investigación del accidente del avión de Swiftair que se estrelló en Mali el 24 de julio de 2014 y en el que murieron 116 personas, de ellas seis españoles --los miembros de la tripulación-- ha calificado de "muy positiva" la reacción del Gobierno francés, español y alemán, ante una investigación que la que todos "están poniendo de su parte".

Ante todo, pidió cautela porque el proceso de investigación es "muy largo" en el que intervienen muchas personas en distintos grupos de trabajo primero recogiendo pruebas y recuperando rastros y depués, analizando los restos del avión, que del tamaño de Germanwings, podría llevar "dos años como mínimo".

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.