Por encima de los grandes Estados de la eurozona

Bruselas mejora su previsión de crecimiento para España

Eleva su estimación del 2,3 al 2,8%, una décima inferior a la previsión del Gobierno español

La Comisión Europea ha revisado al alza sus previsiones para la economía española. Anuncia que el Producto Interior Bruto (PIB) crecerá un 2,8% este año -cinco décimas más de lo que había calculado en febrero- y un 2,6% en 2016 (una décima más) gracias a la mejora del empleo, la relajación de las condiciones financieras, el aumento de la confianza y los bajos precios del petróleo. Esta estimación es ligeramente inferior a la anunciada por el Gobierno español, que la sitúa en un 2,9% tanto en el actual ejercicio como en 2016.

España será el país que más crezca este año entre los grandes Estados de la eurozona, por encima de Alemania (1,9%), Francia (1,1%) o Italia (0,6%) y a un ritmo que casi duplicará la media de las naciones que comparten la moneda única (1,5%). Sólo Irlanda y Malta (3,6%), Luxemburgo (3,4%) y Eslovaquia (3%) crecen a un ritmo superior, mientras que Lituania se sitúa al nivel de nuestro país.

En lo que se refiere a la tasa de paro, se establecerá de media en el 22,4% en 2015 -una décima menos que lo previsto en febrero- y en el 20,5% al final de 2016 -dos décimas menos-. También en el ámbito del empleo, las autoridades españolas esperan mejores cifras que el Ejecutivo comunitario, con un 22,1% este año y un 19,8% en 2016.

Además, pese al mayor crecimiento, Bruselas prevé que España incumpla su objetivo de reducción del déficit tanto este año (4,5% en lugar del 4,2% comprometido), como el próximo (3,5% en lugar del 3%). Sin embargo, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, sostiene que España alcanzará sus metas de déficit.

La Comisión Europea alerta de posibles "riesgos" adicionales para el déficit por "el impacto real de la reforma fiscal, los pasivos contingentes en el sector de las autopistas y los riesgos de aplicación en un año electoral".

Bruselas mejora su estimación en cinco décimas para este año. #shu#Bruselas mejora su estimación en cinco décimas para este año. Imagen Shutterstock

El Ejecutivo comunitario calcula que la deuda pública seguirá aumentando hasta el 100,4% este año y al 101,4% en 2016.

La tasa de inflación se mantendrá en negativo a corto plazo, al -0,6% en 2015 por la caída de los precios del petróleo. En 2016, volverá a territorio positivo, pero se mantendrá en un nivel bajo del 1,1%.

Bruselas considera que, a corto plazo, dominan los factores positivos que permitirían revisar al alza los vaticinios. "Se prevé que el crecimiento gane un mayor impulso respaldado por las perspectivas mejoradas en el mercado laboral, la relajación de las condiciones de financiación y una confianza renovada, pero también ayudada por el entorno exterior favorable y una posición fiscal menos restrictiva", asegura.

El consumo privado se mantendrá fuerte gracias a un crecimiento del empleo mayor del previsto y a un aumento de la renta disponible. De este modo, la tasa de ahorro de los hogares, actualmente en niveles bajos, se incrementará de forma moderada a corto plazo y se reducirá el endeudamiento.

El aumento de la demanda, la mejora de las condiciones de financiación y el aumento previsto de las exportaciones favorecerán la inversión. Además, "tras siete años de ajuste, se prevé que la modesta recuperación en la construcción, incluyendo en la inversión residencial, gane algo de fuerza en 2015 y 2016", añade el Ejecutivo comunitario

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.