Destinos

Infografía: el impacto de los cruceros en Venecia

El proyecto de un nuevo canal desata la polémica en la ciudad

El proyecto de construcción de un nuevo canal para grandes cruceros, que puede ser aprobado en los próximos días, ha generado una agria polémica en Venecia. Los detractores aseguran que este nuevo pasaje acabará destruyendo la laguna y la propia ciudad, mientras que las navieras presionan al Gobierno italiano para que apruebe el plan. Por la ciudad pasan 1,8 millones de pasajeros de cruceros cada año.

Una plataforma ciudadana que se opone al proyecto asegura haber recogido ya más de 100.000 firmas contra el nuevo canal. Su manifiesto (en italiano, inglés y francés), en forma de carta al primer ministro italiano, Matteo Renzi, puede leerse en este enlace.

El proyecto, promovido por la Autoridad Portuaria, prevé el dragado de un nuevo canal de navegación, de hasta 10,5 metros de profundidad por 200 metros de ancho. Ver también la noticia de agosto de 2014 Venecia trabaja en una vía alternativa para los grandes cruceros.

"Esto significa traer el canal industrial, también conocido como el Canale dei Petroli, hasta el corazón de la ciudad", según sostiene el manifiesto.

La comunidad científica indica que el Canale dei Petroli ya es el responsable de que la laguna pierda un millón de metros cúbicos de sedimento cada año.

A la larga, según aseguran los detractores del proyecto, la apertura de este canal acabará convirtiendo la laguna en una bahía, al ser más profunda, por lo que la ciudad quedará desprotegida ante los embistes del mar.

"Para salvar Venecia y la laguna, sin perder los beneficios económicos y puestos de trabajo asociados al negocio de los cruceros, barcos de dimensiones que son incompatibles con la protección del medio ambiente y la seguridad de esta ciudad única deben ser mantenidos fuera de la laguna", añade la carta dirigida al primer ministro Matteo Renzi.

Como alternativa al nuevo canal, este colectivo propone construir muelles offshore, "una solución más rápida y económica".

CLIA se compromete a la "sostenibilidad" del destino

Por su parte, el pasado 16 de abril las compañías de cruceros que operan en Venecia, representadas por la asociación CLIA, renovaron el acuerdo "Blue Flag" para la temporada 2015 con el Ayuntamiento y la Autoridad Portuaria.

Mediante dicho acuerdo voluntario, las navieras se comprometen a mejorar la calidad del aire en Venecia, estableciendo controles sobre el tipo de combustible que los cruceros pueden usar mientras permanecen en la ciudad.

"Este acuerdo reafirma los esfuerzos continuos de la industria de cruceros para salvaguardar la belleza y la herencia cultural de Venecia y demuestra nuestro compromiso para asegurar la sostenibilidad a largo plazo de Venecia como un destino de cruceros", según sostiene CLIA.

Ver también Turismo de masas: el riesgo de morir de éxito.

El diario La Reppublica ha elaborado la siguiente infografía, que sintetiza los impactos de los cruceros en Venecia.

Tal como recoge dicha infografía, en la parte histórica de la ciudad ya sólo residen 57.000 vecinos, lo que ha dado origen al fenómeno conocido como Síndrome de Venecia o pérdida de la población local (que emigra a otros lugares) debido a los impactos del turismo de masas.

Infografía: La Reppublica. CLICK PARA AMPLIAR IMAGEN.Infografía: La Reppublica. CLICK PARA AMPLIAR IMAGEN.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.