Un modelo "disruptivo"

Las tres armas de la economía colaborativa apuntando al turismo

Las empresas turísticas tradicionales han quedado en desventaja

Las empresas que operan bajo el paraguas de la economía colaborativa representan un modelo de negocio “completamente disruptivo y con un impacto enorme sobre los viajes”, según advierten IPK y los expertos turísticos del Foro Pisa. Y es que los nuevos operadores como Airbnb, Uber, etc, tienen tres ventajas principales frente a las empresas turísticas tradicionales: son firmas muy ligeras en activos al ser sólo propietarias de la plataforma de ventas, pero no de los recursos; traspasan la responsabilidad legal a los proveedores particulares; y pueden operar con costes muy bajos, reventando precios de mercado.

Los expertos reunidos en el Foro Pisa llamaron la atención sobre el auge de la llamada economía colaborativa y más concretamente de las nuevas empresas intermediarias como Airbnb o Uber que comercializan alojamientos privados, servicios de transporte sin regular, etc.

Y es que durante los últimos cinco años, el segmento “parahotelero” (que incluye alojamiento privado, albergues, bed & breakfast así como casas de familiares y amigos) ha aumentado un 35%, hasta alcanzar el 40% de todos los viajes internacionales, según el World Travel Monitor.

CLICK PARA AMPLIAR IMAGEN.CLICK PARA AMPLIAR IMAGEN.

En opinión de Jason Clampet, cofundador de la firma consultora estadounidense Skift, “la economía colaborativa es completamente disruptiva y está cambiando cómo usamos las cosas. El impacto sobre viajes es enorme”, según apuntó este experto en el Foro Pisa.

Y puso el ejemplo de Airbnb, que con su oferta global formada por 330.000 habitaciones (ninguna de ellas en propiedad) situaría a esta compañía en el top 10 de las marcas de alojamiento, junto a compañías hoteleras de toda la vida.

Para los expertos del Foro Pisa, el quid de la cuestión es que estos nuevos operadores basados en la economía colaborativa tienen modelos de negocio completamente diferentes a los tradicionales de la industria turística, al ser esencialmente plataformas tecnológicas que comercializan propiedades o servicios ofrecidos por particulares, y siempre a precios muy competitivos.

Sin responsabilidades legales

“Desde una perspectiva empresarial, esas firmas son muy ligeras en activos porque sólo son propietarias de la plataforma de ventas, pero no de los recursos”, advierte IPK en su informe anual de tendencias.

“Esto significa que pueden operar con muy bajos costes y además traspasan la responsabilidad legal a los proveedores particulares”, remarcó Jason Clampet, quien además señaló que muchas de estos nuevos intermediarios operan en una“área gris” en lo que se refiere a la legalidad, pago de impuestos, etc.

Ver también La economía colaborativa, una amenaza para el 50% de la industria turística.

En todo caso, en el Foro Pisa se puso el ejemplo de Amsterdam, una de las primeras ciudades que ha regulado los alojamientos privados comercializados a través de estas plataformas.

Así, la capital de Holanda ha fijado un tope de cuatro noches y obliga igualmente al pago de la tasa turística y de un impuesto sobre los ingresos.

Pero lo cierto es que el auge de las empresas tecnológicas de reciente creación normalmente vinculadas a las nuevas tecnologías, también conocidas como startups, ha cogido por sorpresa a la mayoría de grandes empresas turísticas de alojamiento y transporte que operan en el sector desde hace décadas, según coincidieron los expertos del Foro Pisa.

La economía colaborativa o compartida está alterando las reglas del negocio turístico tradicional. #shu#.La economía colaborativa o compartida está alterando las reglas del negocio turístico tradicional. Imagen Shutterstock.

Las nuevas batallas

Y es que estas nuevas empresas son particularmente activas en todo lo relacionado con internet y las redes sociales, el espacio donde se libra la próxima batalla del marketing.

“Algunas grandes compañías tradicionales han reaccionado bien, otras no y por ejemplo ponen el foco en generar reservas de viajes pero no desarrollan un modelo completo de negocio social que les ayudaría a crear fidelidad a la marca a largo plazo”, indica Albert Brenner, director de la empresa alemana Digital Transformation Group. En suma, la industria se mueve cada vez más veloz.

---

Este reportaje ha sido publicado en la revista Hosteltur de junio y puede descargarse como documento pdf.

 

Comentarios 1

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Isidro14/06/2015 10:06:02

Lamentable artículo claramente sectario.

Las marcas hoteleras han de adaptarse a los tiempos y no dar rabietas de críos por seguir quedándose como las empresas salvadoras del mercado turístico.

No todo el mundo desea ir a un hotel que ha sido lo que se le ha estado obligando desde siempre al haber pocas alternativas o extremadamente caras.

El sistema colaborativo ha generado claramente muchos mas movimiento en plazas de avión, bares, restaurantes y comercios de y hacia las zonas de interés.

Ha activado economía paralela porque hay que mantener la propiedad para que siga siendo atractiva, pintores, muebles, limpieza e incluso fotógrafos en los que me incluyo pagando mi autónomo y hacienda que si no es por este nuevo negocio aún estaría en paro al igual que otros profesionales.

Para muchos propietarios es un medio de poder seguir pagando la hipoteca o tener un dinero extra que al final siempre se gasta y genera mas ingresos por impuestos, amén de que no es pecado tener ingresos extra con algo tuyo que has pagado o lo estas pagando.

Los propietarios han de pagar lo que hoy en día se les exige por hacienda porque a partir de 3000 euros al año que se facture se detecta y se detecta porque va todo por tarjeta y Paypal, Paypal a partir de 2500€ ya te avisa de que tienes que declarar, así que el pirata aquí dura poco

El viajero se beneficia de poder elegir otras opciones y en lugares en los que el brazo hotelero no había llegado ni le hubiera interesado llegar por cuestiones de rentabilidad.

Los precios de los apartamentos no siempre están baratos es más yo mismo he viajado y he tenido que coger hoteles/hostales porque los apartamentos de la zona estaban muy caros.

La mayoría de apartamentos están perfectos lo puedo decir por que solo fotografío apartamentos los que no lo están duran poco porque los comentarios de los huéspedes informan mucho de donde si o donde no pernoctar.

Airbnb es seria en todos los aspectos y a nosotros los fotógrafos nos paga decentemente, en cambio otras plataformas que la imitan si que intentan aprovecharse de las circunstancias, sin embargo siempre se habla de Airbnb.

Airbnb puede ser el 20% de mi facturación no es que sea trabajador exclusivo para ellos porque aparte trabajo para
otros gestores turísticos y bienes raíces, por mi trato con ellos digo que son serios y mas que una amenaza es una oportunidad y una salvación para algunas zonas.

Por cierto cada vez que salen noticias de ocupación en las zonas calientes los hoteles tienen una muy alta ocupación no se entiende tanto lamento.

Si al turista no se le facilitan las cosas se irá a otro lugar.

Los que si pueden temblar son esos hotelillos/hostalillos y pensiones que no hacen reformas les huele todo y son insalubres, menos mal que algunos están reformándose.

Venga saludos y a seguir con esta visión alimentada por el loby de parte del sector. .... ah! Si los bares tuvieran loby....

84 Más comentarios del lector Responder

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.