Diario 5324 16.07.2018 | 11:07
Hosteltur: Noticias de turismo
Tendencias turísticas

Economía compartida: los peces chicos se comen al grande

Particulares e intermediarios online van captando cuota de mercado 29 julio, 2015

Las grandes empresas que han dominado la industria turística en los últimos años presencian ahora con cierta impotencia el ímpetu de un fenómeno que ha alterado las reglas de juego, amenazando su posición y cuota de mercado. La economía colaborativa o compartida -también conocida como P2P, “Peer to Peer”, de igual a igual- hace que los peces pequeños sean en realidad miles de pirañas que se lanzan al asalto del grande.

En cualquier caso, los peces chicos (propietarios de viviendas que ofrecen una habitación a turistas, conductores que hacen de taxista sin licencia, personas que se ofrecen a hacer de guía sin título oficial...) no nadan solos, sino que están acompañados y dirigidos por otras “criaturas”: nuevos intermediarios que basan su modelo de negocio en la economía colaborativa pero que al mismo tiempo disponen de presupuestos millonarios para marketing.

Lo cierto es que no son miles, sino centenares de miles de pececitos los que ahora nadan en el mercado. Y puede que sean millones en pocos años.

Uber, por ejemplo,controla una flota de 160.000 vehículosen todo el mundo, aunque no sea propietaria de ninguno.

Por su parte, Airbnb ofrece alojamiento en 34.000 ciudades de 190 países. En total comercializa más un millón de alojamientos particulares, que pagan una comisión del 3% por cada reserva que se cierra en laplataforma. Recientemente la compañía incluso ha comenzado a operar en Cuba y su valoración actual (20.000 millones de dólares, tras sucesivas rondas de financiación a las que acuden fondos de capital riesgo) supera a la de cualquier cadena hotelera.

Pero estos nuevos modelos de negocio desconciertan todavía a buena parte de la industria turística española.

Según una encuesta de Deloitte para su informe turístico Expectativas 2015, el 41% de los directivos del sector considera a los recién llegados actores de la economía colaborativa como “una amenaza para la industria en general porque pueden confundir al consumidor e incluso dañar la imagen de seguridad de los operadores actuales”. Y otro 9% los ve como “una amenaza para la cuota de mercado”.

En cambio, el 35% de los directivos turísticos opina que los nuevos modelos suponen “una oportunidad que ampliará el mercado y todos saldremos ganando”. Finalmente, un 15% de los empresarios encuestados considera esta tendencia emergente como “una oportunidad para innovar y diferenciarse”.

La economía comparttida ha alterado las reglas del mercado #shu#La economía comparttida ha alterado las reglas del mercado Imagen Shutterstock

Sombras del P2P

No obstante, algunos expertos llaman la atención sobre aspectos poco claros de la llamada economía colaborativa.

Joan Miquel Gomis, director del Grado en Turismo de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), comenta a este respecto: “Uber, por ejemplo, quiere romper las reglas del negocio del taxi, gracias a la innovación tecnológica, pero se despreocupa de lo que pasa a nivel local. Les da igual si los conductores no tienen licencia o no pagan impuestos.

Y quienes están detrás de estas compañías son fondos de capital riesgo”. Es decir, fondos que buscan obtener rápidas rentabilidades “y que quieren desregular actividades. Porque esto lo podemos enlazar con el futuro Tratado de Libre Comercio entre EEUU y la UE. Podríamos ver cómo se da vía libre a este tipo de empresas y las autoridades locales pierden poder para frenarlas. La tecnología nos traerá muchos avances, sin duda. Pero desde el punto de vista social y económico,¿cómo funcionará esto, cómo se repartirá la riqueza? ¿Qué pasará con los derechos de los consumidores, que tanto ha costado conseguir?”, se pregunta.

El caso de Uber llama especialmente la atención en la ciudad de San Francisco, EEUU, donde nació esta popular app. Allí sólo han quedado 2.000 taxis oficiales frente a los 16.000 vehículos de Uber.

Los taxistas acusan a los conductores de Uber de “competencia desleal” pues modifican sus tarifas los días de lluvia o cuando hay mucha demanda como conciertos, etc.Por media jornada, algunos conductores ingresan 1.000 euros brutos al mes. Uber se queda con un 20% de comisión.

En la actualidad, la valoración de Uber ronda los 35.000 millones de euros.

Por otra parte, un informe realizado por el Foro Pisa de expertos turísticos también ha lanzado advertencias respecto a las empresas que operan bajo el paraguas de la economía colaborativa.

Y es que los nuevos intermediarios tienen tres ventajas principales frente a las empresas turísticas tradicionales: son firmas muy ligeras en activos al ser sólo propietarias de la plataforma de ventas, pero no de los recursos; traspasan la responsabilidad legal a los proveedores particulares; y pueden operar con costes muy bajos, reventando precios de mercado.

Economía colaborativa en España

Pero a pesar de las expectativas que genera la economía compartida, cabe recordar que Uber dejó de operar en España por problemas judiciales.

Airbnb y otras webs similares siguen funcionando, pero la Agencia Tributaria ha anunciado que vigilará especialmente a aquellos “negocios particulares de alojamiento de turistas a través de la red”.

¿Cómo se refleja en cifras el auge de la economía colaborativa en España? Según un reciente informe encargado por Exceltur, más de 278.000 propiedades que suman un millón de plazas de alojamiento en España ya están siendo comercializadas por los nuevos intermediarios (Airbnb, HomeAway, Wimdu...).

Sin embargo, estas cifras son cuestionadas por la Asociación de ApartamentosTurísticos de Barcelona (APARTUR): “El estudio de Exceltur calcula el total de pisos turísticos sumando las diferentes plataformas, cuando en realidad son los mismos apartamentos en diferentes plataformas. La gran mayoría de los gestores de apartamentos,por encima del 90%, siguen una estrategia multicanal, por lo que apuestan por diferentes canales para multiplicarlas opciones de ocupación de un piso”.

En cambio, los autores del informe sostienen que el porcentaje de pisos que aparecen en diferentes plataformas P2P es muy poco significativo, "no superior al 2%".

Fuente: Exceltur. CLICK PARA AMPLIAR IMAGEN.Fuente: Exceltur. CLICK PARA AMPLIAR IMAGEN.

Además, sostiene Exceltur, “esas viviendas en alquiler turístico para cortas estancias no atraen nuevos segmentos de turistas a los destinos españoles. Se trata de clientes muy similares, que buscan un mejor precio”.

Y por otra parte, según destaca el informe de Exceltur, “el desigual trato normativo y consecuente agravio comparativo respecto de la oferta reglada genera una ventaja en costes de 17,2 euros en promedio por plaza alojativa en viviendas de alquiler turístico respecto del resto de tipologías alojativas, que se traduce en unos mayores márgenes o menores precios de venta que provocan una clara situación de competencia desleal en el mercado”. Ver también Sólo el 51% de las viviendas vacacionales tiene licencia para uso turístico.

Otro efecto colateral de esta oferta de alojamiento privada es el encarecimiento de los pisos en las zonas más turísticas,lo que acaba “expulsando” a los vecinos, dice Exceltur.

Por todo ello, y debido a que “una parte relevante” de la oferta de alquiler pertenece al ámbito de la economía sumergida”, Exceltur reclama “una acción conjunta de las autoridades fiscales”. Ver también Exceltur estima que la regulación del alquiler turístico generaría 2.250 M €.

En cualquier caso, concluye la citada asociación empresarial, “no se trata de economía colaborativa: la oferta de alquiler de esas viviendas vía plataformas P2P es mayoritariamente un negocio cada vez menos particular, más profesionalizado y sustancialmente más lucrativo que los alquileres tradicionales”.

Este reportaje forma parte del tema de portada publicado en la revista HOSTELTUR de julio y puede descargarse como documento pdf haciendo click en este enlace.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios

Esta noticia no tiene comentarios.