Estudio de la EOI

La difícil integración entre turismo y cultura

Problemas de gestión y escasa colaboración público-privada frenan el desarrollo del turismo cultural

El turismo cultural ha crecido de manera importante en los últimos años en España. Sin embargo, otros países, con un patrimonio más escaso, han conseguido mayor proyección en este ámbito. La definición de este producto como un segmento propio sigue siendo una asignatura pendiente, según concluye un estudio de la Escuela de Organización Industrial (EOI). Mantiene la etiqueta de actividad complementaria por la difícil fusión entre turismo y cultura.

España dispone de un patrimonio artístico y cultural de los más ricos del mundo. Su oferta turística va mucho más allá de los miles de kilómetros de playas que concentran sus costas. No en vano se sitúa en la segunda posición a nivel mundial por el número de lugares declarados Patrimonio de la Humanidad. Sin embargo, el turismo cultural registra un índice muy inferior a otros países, como Francia o Reino Unido, que con una riqueza patrimonial inferior han conseguido un mayor posicionamiento en este segmento.

La diferencia está en la mejor gestión de los recursos en dichos mercados, mientras que nuestro país registra un menor aprovechamiento cultural y turístico de los bienes patrimoniales, según un informe de la Fundación para la innovación tecnológica, Cotec, titulado Innovación en el sector del patrimonio histórico.

La difícil integración entre turismo y culturaLa difícil integración entre turismo y cultura

Un estudio más reciente de la Escuela de Organización Industrial (EOI), Turismo cultural: Patrimonio, museos y empleabilidad, constata que existe una gran distancia entre el sistema turístico y el sector cultural. Afirma que en la práctica no hay una fusión completa entre ellos que permita que el producto cultural se valore e identifique como un segmento unificado. Suele tener un carácter complementario, además de  estar considerada como una modalidad que alude a todas las tipologías de recursos, desde los patrimoniales a los naturales. Incluso ha incorporado un sesgo más geográfico, ligado al territorio y las características propias del destino, dando lugar al turismo urbano y al de interior.

Avance en las estrategias

Desde las diferentes administraciones se han diseñado estrategias para salvar el difícil equilibrio entre turismo y cultura, e intentar vincular un segmento más ligado a la economía con otro donde el patrimonio no es un producto de consumo al uso. De este modo, sin prisa pero sin pausa, se han realizado importantes avances. Entre 2005 y 2011 los visitantes atraídos por una motivación cultural se incrementaron  un 90%, mientras que el total de los turistas sólo lo hizo en un 1,4%.

Entre las principales carencias de este producto, el informe destaca una formulación propia necesaria para el sector empresarial y profesional, a pesar de los planes que se han desarrollado desde el año 2000, como el Plan Integral de Calidad del Turismo Español (PICTE 2000-2006) y el Impulso al Turismo Idiomático y cultural 2001-2003, actualmente integrado en el Plan Nacional de Integral del Turismo Español (2012-15). Su objetivo es buscar una solución para las debilidades de esta oferta como la falta de transformación de los recursos en productos aptos para el consumo de los visitantes, problemas de gestión, de planificación y promoción, además de la escasa presencia de los mismos en los canales comerciales.

Empieza así a despuntar esta alternativa de ocio, pero la imagen de España como destino cultural está más enfocada en la actualidad hacia el turismo urbano, con especial incidencia en Madrid, Barcelona, las Ciudades Patrimonio de la Humanidad y otras con monumentos relevantes como Granada y la Alhambra. De los 56,7 millones de turistas internacionales que visitaron España en 2011, 9,4 millones vinieron atraídos por nuestro patrimonio cultural, es decir, el 17% del total y un 26% más que en 2010.

Dos perfiles de turista

La EOI distingue así dos perfiles muy distintos, según la motivación: turistas culturales, cuando la cultura es la causa básica del viaje, y aquellos que ocasionalmente consumen este tipo de productos. Estas dos clases de visitantes, con diferencias cualitativas y cuantitativas, pueden ser la base de diferentes estrategias turísticas en los destinos, apunta dicho informe.

Las actividades culturales comprenden las visitas a museos, pueblos, monumentos, festivales musicales, ópera, teatro y otras manifestaciones. Teniendo en cuenta esta definición, en el caso de las llegadas, en 2011, 29,5 millones de turistas tuvieron alguna experiencia de ese tipo, es decir, más de la mitad de los que nos visitaron, mientras que en el periodo 2005-2011 el incremento es equivalente al del número de turistas.

En el primer caso destaca que el perfil del turista medio se corresponde con el de un hombre procedente de Francia, de entre 25 y 44 años, que viaja sin paquete turístico y que se dirige fundamentalmente a Cataluña. En el segundo, la figura más habitual es la de una mujer británica, que se desplaza en avión, que está entre los 25 y 44 años, y que también se decanta por esta comunidad autónoma como principal destino.

Las administraciones han diseñado estrategias para buscar un equilibrio entre turismo y cultura. #shu#Las administraciones han diseñado estrategias para buscar un equilibrio entre turismo y cultura. Imagen Shutterstock

En 2011, el turismo cultural aportó 8.500 millones de euros al conjunto de los ingresos del sector, el 16.1% del total, un 43,3% más que en el año anterior. El gasto medio en este tipo de viajes fue de 908 euros, mientras que en los desplazamientos que tuvieron otra motivación fue de 939 euros. En el caso de las personas que no utilizan viajes organizados, se ha detectado un aumento del 44,6% en este tipo de recorridos y un gasto medio diario de 101 euros, un 56,4% más alto que en el resto de los viajes, a pesar de que  la estancia media es inferior.

Desde el punto de vista de los destinos turísticos, destacan Madrid, donde un 35,5% de los turistas llegaron por motivos culturales, después Cataluña, con un 33,2%, Andalucía, con un 16,4%, y la Comunidad Valenciana, con un 11,3%, en 2011. Los datos correspondientes a 2012 confirman la fortaleza de Cataluña pero testimonian un descenso de Madrid y Andalucía. En cuanto al viajero nacional, Castilla y León y Madrid se posicionan como los principales enclaves receptores de los residentes en España, a tenor de los datos de Familitur referidos a 2010 y 2011.

Gestión del destino

El estudio realiza un detallado análisis de los museos en España, como atractivos clave del turismo cultural, y entre sus conclusiones destaca que en el 65% de los mismos, los visitantes son mayoritariamente no residentes, mientras que casi en el 26%, los residentes son los principales usuarios. Analiza el posicionamiento de estos centros como atractivo turístico y concluye que sólo el 51% de ellos se declara posicionado turísticamente.

En lo relativo a la gestión turística del patrimonio, resalta que una de sus grandes dificultades es la escasa coordinación entre estos espacios y las autoridades responsables de establecer las estrategias para el destino. Es decir, escasa colaboración entre un sector mayoritariamente público como el de los museos y el área empresarial del turismo.

Formación de los profesionales

La formación de los profesionales marca otra gran distancia entre los dos ámbitos de actuación. En las empresas puramente turísticas, como hoteles o agencias de viajes, sus trabajadores tienen una preparación más especializada, mientras que en el ámbito cultural, el profesional procede de distintas disciplinas, en general más relacionadas con las humanidades. La citada investigación echa en falta conocimientos específicos en los planes de estudio que faciliten una fusión completa entre ambas actividades y, en consecuencia, se valore como un segmento unificado. Los expertos proponen una formación concreta en dichos planes y la creación de una figura mixta, de  especialista,  como instrumento de consolidación del turismo cultural, hasta el momento la figura del guía es uno de los perfiles que se identifican con las actividades culturales.

Este reportaje está publicado en su totalidad en la revista Hosteltur del mes de octubre. Puede acceder al mismo a través de este enlace: La difícil integración entre turismo y cultura.

 

Comentarios 3

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Usuario

Paula10/10/2013 10:10:40

Yo acabo de llegar de Edimburgo y precisamente pensaba en España. Por qué aquí no se gestionaba mejor la promoción de este turismo? Tenemos un patrimonio excelente,una historia muy atractiva para los turistas. Escocia vende su historia muchísimo mejor.Unos guías muy profesionales (los que yo me encontré al menos) nos hicieron las visitas a los castillos muy amenas e interesantes.Creo que nosotros,marcando unas pautas de actuación en cuanto a los profesionales y vendiendo mejor la "marca cultural" podríamos sacar mucho más rentabilidad a lo que tenemos.

30 Más comentarios del lector Responder

Maria10/10/2013 11:10:56

Antes de todo, me gustaría saber sobre que criterio se establece que un país como Francia esta muy detrás de Espana (disculpen estoy son tilde en el tablet) en lo que se refiere al patrimonio cultural, aqui ya empezamos bien un artículo tratando de turismo cultural...Sinceramente, alguien se extrana de esta situación? A la base no existe ninguna pólotica coherente cultural de cara al ciutadano, mientras Córdoba da la gratuidad a los residentes de la coudad, Barcelona pretende cobrarnos ahora para entrar el Park Güell, o, si quiero ver la Sagrada Familia o La Casa Batlló debería ( porqué obviamente, lo boycoteo) gastarme para mi familia (3 pax) casi 60 euros? Es una vergüenza sin nombre, como quieran que pueda haber un turismo cultural de calidad, si de cara al ciutadano no existe pólitica de aceso a la cultura y los edificios y monumentos, solo se consideran por los responsables como un chiringuito más para hacer dinero? Sería bueno saber que una ciudad como Lyon, en Francia, tiene un presupuesto municipal cultural 30 veces superior al de Barcelona, y curiosamente, los turistas en Lyon, en mayoría van por cultura...Se han olvidado mencionar quizá que en Londres, los mayores museos son gratuitos de aceso, en Francia los monumentos nacionales son gratuitos hasta los 18 anyos.. Me sale más barato visitar Versailles en familia, que la Casa Batllo... Quec asualidad, justamente contamos en cultura con el turismo francés en Catalunya, y el inglés también, acaso sería coincidencia?El descuadre entre la formacion cultural y turística es solo una punta visible del iceberg, el problema es más profundo, hay una responsabilidad social común ( aqui la solución la tiene la educación) y una responsabilidad de las decisiones políticas (sin comentarios). Esta vez me he permitido opinar, mi formación a la base de humanidades, la hice en Francia en su momento, junto a otra más técnica, que me convirtió en agente de desarollo teritorial... Es decir : llevar a cabo proyectos culturales y ambientales para el desarollo turístico (y entonces, ecónomico) de una provincia, una ciudad, o lo que sea. Llevo 10 anyos aqui trabajando en un sector ajeno al mío, busqué por supuesto volver a mi camino... Sin éxito, el concepto de mi perfil profesional, sencillamente, no existe aqui. De momento, espero. Pero viendo las póliticas culturales que se llevan a cabo aqui, y en Barcelona es deslumbrante, me temo que el camino sea largo....

50 Más comentarios del lector Responder

Maria10/10/2013 11:10:10

Quería disculpar las faltas en teclear y la ausencia de tilde de mi comentario anterior no es muy comodo con el tablet,ni para revisar, gracias a todos y que tengan un buen día

00 Más comentarios del lector Responder

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.