Diario 5406 20.10.2018 | 05:06
Hosteltur: Noticias de turismo
La aerolínea dice que abandonará Reus el 30 de octubre

Chantaje permanente de Ryanair: nuevo capítulo en Cataluña

La compañía “se inventa excusas”, dice la Generalitat 30 junio, 2011
  • La estrategia de la aerolínea irlandesa es concentrarse en el Aeropuerto de Barcelona y, por este motivo, "se inventa excusas"

El conseller de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat catalana, Lluís Recoder, ha advertido de que la Generalitat no aceptará el "chantaje permanente" de Ryanair ante el anuncio de la aerolínea de dejar de operar en el Aeropuerto de Reus (Tarragona) y de recortar vuelos y frecuencias en Girona

"El anuncio de Ryanair está en la línea habitual de la compañía", ha señalado el conseller, quien ha recordado que la aerolínea está incumpliendo el acuerdo alcanzado con el anterior Govern en Reus -que se alargaba hasta 2013-, Girona (2011) y Lleida-Alguaire (2014).

Por todo ello el conseller ha explicado que se está barajando la posibilidad de llevar a la low cost ante los tribunales si esta sigue incumpliendo los acuerdos firmados. Además, ha asegurado que la estrategia de la aerolínea irlandesa es concentrarse en el Aeropuerto de Barcelona y que, por este motivo, "se inventa excusas".

Una oferta de 7,5 millones

Recoder ha recordado que la Generalitat ha presentado a la compañía una propuesta que, en términos económicos, es la misma que el ejecutivo tripartito hizo en su momento en el preacuerdo, es decir, 7,5 millones de euros por dos millones de pasajeros de llegada (cuatro millones de pasajeros en realidad) y cuatro millones de euros más como contraprestación por las tasas aeroportuarias.

La intención de la Generalitat es conseguir el arraigo de la compañía para que no abandone Girona, y por ello le ofrece una serie de ventajas: derecho de superficie para la cesión de unos terrenos para gestionar un hotel, un centro de formación de tripulantes de cabina y la construcción de un hangar en el aeropuerto.

Sin embargo, Recoder ha descartado una oferta del estilo para intentar que la aerolínea siga operando en Reus: "¿Qué garantía supone firmar un nuevo contrato con Ryanair para que luego diga que le parece insuficiente y lo rompa?", se ha preguntado.

Condenada en Holanda

Recientemente la compañía irlandesa ha sido condenada en Holanda por el cobro de suplementos a clientes que pagaron con tarjeta de crédito. La Unión de Consumidores Catalanes (UCC) denunció a Ryanair por la misma práctica en España, donde pudo embolsarse 70 millones de euros en un año.

La condena se produjo tras la denuncia presentada por el socio de la asociación de agencias de viajes de negocios Gebta en Holanda, ANVR, debido a que Ryanair no informa cuando anuncia el precio del billete que el cliente tiene que pagar "una suma significativa" cuando paga con una tarjeta de crédito.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 3
Avatar panzinho panzinho hace 7 años
Si repartiesen la pasta entre otras compañías, primando los servicios más demandados y no políticos, Ryanair no tendría cabida, pero desde el viajero o sabe que realmente son más baratos por la pasta que nos sacan a todos. De todas maneras, por lo menos aquí en Galicia viven de meter cizaña entre diferentes administraciones y de enfrentar a la Xunta con el ayuntamiento de turno y si son de partidos distintos mejor para Ryanair, una llamada a la cordura y una decisión como la de la Generalitat haría falta en más sitios.
Os pinta, igual que al resto, porque si el resto de aeropuertos no aparecen en esta noticia, es porque algún politicucho de turno se ha bajado los pantalones. Qué sentido tiene subvencionar a fondo perdido empresas que más tarde te hacen chantaje, con la que está cayendo económicamente. Alguien recuerda cómo acabó el mismo asunto pero en el aeropuerto de manises?
A lo mejor algún día, los políticos autonómicos o locales dejarán de despilfarrar fondos públicos subvencionando operaciones no sostenibles en el tiempo, en aeropuertos cuyos costes no soportan, subvenciones que, igualmente, distorsionan el mercado