Estudio realizado por La Viña y ElTenedor

Especialistas en marketing y tecnología, nuevos perfiles en hostelería

El 75% de los restaurantes ha aumentado su plantilla hasta en cinco empleados

Las nuevas tecnologías están revolucionando todos los sectores, también el de la hostelería. La irrupción de nuevas herramientas digitales que facilitan la gestión del día a día en los restaurantes, desde la sala hasta la cocina, han hecho que también el perfil profesional que se demanda haya ido evolucionando. Según un estudio realizado por La Viña y ElTenedor, los asesores en nuevas tendencias culinarias y los especialistas en marketing y nuevas tecnologías son perfiles que cada vez se demandan más en el mundo de la restauración.

Cerca de la mitad de los restaurantes encuestados afirma que este año ha ampliado su plantilla, de los que el 75% ha incorporado entre uno y cinco empleados. Entre las razones por las que lo decidieron destacan el crecimiento del negocio, la renovación de la plantilla o la necesidad de cubrir nuevas áreas que han ido incorporando a su actividad diaria, como el marketing, las redes sociales o las nuevas tecnologías, algo considerado como necesario por el 70% de los encuestados.

Y es que las necesidades del sector están cambiando y con ellas los perfiles que más se demandan. Aunque más del 70% de las contrataciones de 2017 se ha destinado a ampliar los equipos de sala y cocina, cada vez son más los establecimientos que buscan nuevos profesionales especializados en marketing o nuevas tecnologías, perfiles con los que no contaban hasta ahora y que se han convertido en elementos muy importantes en su día a día.

Estos perfiles, junto con el de los asesores en nuevas tendencias culinarias, están dando un giro a un sector en el que cada vez la competencia es mayor y en el que la capacidad de llegar a nuevos clientes a través de distintos canales o fidelizar a los que ya tienen con propuestas originales es clave para el éxito del negocio.

Antes para trabajar en hostelería se exigía fundamentalmente tener capacidad para aguantar la dureza y las exigencias de la profesión; ahora se pide además una alta dosis de creatividad e innovación para diferenciarse de la competencia.Antes para trabajar en hostelería se exigía fundamentalmente tener capacidad para aguantar la dureza y las exigencias de la profesión; ahora se pide además una alta dosis de creatividad e innovación para diferenciarse de la competencia.

Para estas nuevas contrataciones la mayoría señala que ha recurrido a webs especializadas, bolsas de empleo de Escuelas de Hostelería y, sobre todo, a contactos y recomendaciones de otros compañeros del sector. El ejemplo lo tienen también en la Bolsa de Empleo de La Viña, que gestiona anualmente casi 400 ofertas de empleo, más de 3.800 usuarios y 9.973 inscripciones.

Como ha destacado el director de la Asociación, Juan José Blardony, “cada vez se demandan más trabajadores con formación específica en hostelería, que generalmente optan a puestos de camarero, cocinero o ayudante de cocina, y a los que se les requiere conocimiento de idiomas y una clara orientación al cliente y a las ventas”.

Formación, idiomas y habilidades sociales son pues lo más valorado. El estudio realizado por La Viña y ElTenedor también revela que la experiencia profesional, las buenas referencias y la disponibilidad del candidato son otros de los aspectos que tienen muy en cuenta a la hora de seleccionar candidatos.

El papel de escuelas y universidades

Las Escuelas de Hostelería y Universidades gastronómicas están jugando un papel fundamental, introduciendo en sus programas formativos contenidos y herramientas que los nuevos profesionales deben dominar para entrar en el mercado laboral.

Así lo señala Nan Ferreres, directora de la Escuela Técnica Profesional y de los Estudios Universitarios de Gastronomía de CETT: “La formación que reciben es muy completa y pretende formarlos como profesionales capaces de gestionar equipos, áreas de negocio o establecimiento de manera exitosa. Para que así sea los conocimientos y habilidades que adquieren se basan en la técnica y en la gestión”.

El nuevo profesional posee un dominio y manejo de las nuevas tecnologías, así como conocimientos de gestión, idiomas y una buena dosis de innovación y creatividad. Estos aspectos parecen ser clave para hacerse un hueco en el mercado laboral hostelero.

“Lo que se exigía antes para trabajar en hostelería era fundamentalmente tener capacidad para aguantar la dureza y las exigencias de la profesión en cuanto a condiciones, horarios etc. Ahora se pide, además, una alta dosis de creatividad e innovación para diferenciarse de la competencia”, como destaca Miguel Ángel Corral, director de la Escuela de Hostelería de Alcalá de Henares.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.