Entrevista con Alicia Vanoostende, consejera de Turismo

La Palma prevé nuevos grandes hoteles y llegar a 20.000 plazas

En la actualidad, la isla cuenta con 6.000 plazas regladas

La isla canaria de La Palma, declarada Reserva de la Biosfera y con un 70% de su territorio protegido, ha puesto cifras a sus aspiraciones de crecimiento turístico. En la actualidad este enclave cuenta con 6.000 plazas de alojamiento regladas. Pero gracias a una serie de modificaciones legales el techo podría situarse en las 20.000 camas en un plazo de 15 a 20 años, apoyándose en nuevos hoteles de gran tamaño, según apuntó la consejera de Turismo del Cabildo de La Palma, Alicia Vanoostende, en la feria World Travel Market de Londres.

Hablemos primero de sus mercados emisores

Nuestro mercado más fuerte es Alemania. Del Reino Unido llegarán este año 30.000 turistas a la isla, muy pocos en comparación con el total de cinco millones de británicos que habrán visitado las Canarias en 2017. Aunque en 2015 sólo llegaron 15.000 viajeros del Reino Unido.

¿A qué se debe ese incremento?

Hasta el 2015 dependíamos de un único touroperador con aerolínea, Thomson. Al año siguiente entró Easyjet y ésta es su segunda temporada. Ahora tenemos vuelos a Manchester y Londres y estamos trabajando para apoyar estas rutas.

Pasemos al alojamiento. ¿Cuál es la situación legal ahora si alguna empresa está interesada en invertir en La Palma?

Hemos conseguido modificar una ley que afectaba a La Palma, La Gomera y El Hierro y que de facto era una especie de moratoria turística, pues se han rebajado unas exigencias de superficie que eran exageradas para los tamaños de estas islas.

Además hemos podido facilitar que los municipios no tengan que estar adaptados al Plan Insular para que puedan tener actividad turística . Solo teníamos 4 de 14 adaptados. Es decir, que abrimos la posibilidad de hacer más actividad turística en toda la isla.

Y además con la nueva Ley del Suelo de Canarias, que entró en vigor en septiembre de 2017, se facilitan determinadas cosas.

¿En la práctica qué significa?

Ahora podemos sacar proyectos en un corto plazo: de seis meses a un año se pueden obtener licencias para proyectos. Creemos que es el momento para invertir en la isla.

¿Qué tipo de inversiones les interesan?

Somos conscientes que necesitamos algunos grandes hoteles para garantizar la conectividad aérea, que para las islas es fundamental. Por eso a veces necesitas tener algunos hoteles que puedan hacer de base de operaciones. Y entendemos que La Palma tiene capacidad de carga para poder tener varios hoteles de tamaño grande sin que se perjudique el entorno.

Alicia Vanosteende, en el centro, en el estand de La Palma en la feria World Travel Market de Londres.Alicia Vanosteende, en el centro, en el estand de La Palma en la feria World Travel Market de Londres.

¿Cuántas plazas regladas hay en la isla ahora, sumando hoteles turismo rural, etc?

Cerca de 6.000 plazas. Creemos que en un plazo de 15 a 20 años podríamos llegar a las 20.000 camas sin que ello crease problemas para las infraestructuras públicas que tenemos. Esta carga se puede asumir sin problemas.

¿Cómo se aborda el crecimiento en una isla como La Palma teniendo en cuenta el debate abierto en otros destinos que sufren las consecuencias del turismo masivo?

Nosotros planteamos que es necesario tener algunas grandes infraestructuras hoteleras pero también creemos que es muy importante ofrecer pequeños alojamientos diseminados por la isla ligados al entorno rural así como hoteles pequeños y medianos tipo haciendas, que están muy integrados en el paisaje de la isla con zonas verdes muy amplias.

El crecimiento tiene que ser sostenible, no tiene que ser a costa de hormigón y cemento. Tenemos que ir creciendo en plazas y conectividad pero poco a poco. Porque una cosa además va ligada a la otra.

Ahora por ejemplo hemos crecido mucho en conectividad y nos vemos limitados por el número de plazas de alojamiento. Ahí es donde ahora tenemos que empezar a crecer y poder seguir de la mano con la conectividad.

¿Ese crecimiento respetará la idiosincrasia de la isla?

La Palma basa su producto turístico en la naturaleza y en la autenticidad, no podemos perder eso. Y la vida de los lugareños no se puede ver perjudicada por una carga turística alta.

Al mismo tiempo nosotros necesitamos vivir de algo, no podemos vivir del aire ni de la administración pública. Las islas tienen que tener su propia industria. Podemos crecer en ciencia y tecnología gracias al Observatorio del Roque de los Muchachos y también queremos seguir manteniendo nuestra agricultura.

Ese crecimiento que buscamos tiene que ser sostenible: respetuoso con el medio ambiente y con la calidad de vida de las personas que viven en la isla. De modo que haya trabajo y que nuestros hijos no tengan que emigrar.

Senderismo en la isla canaria de La Palma. Foto ©DominicDahnckeSenderismo en la isla canaria de La Palma. Foto ©DominicDahncke

¿Qué papel cree que tomará la gente de la isla ante los planes de crecimiento turístico?

La sociedad tiene que asimilar la importancia del turismo como un sector estratégico y percibir los beneficios que les trae esta actividad económica. Por eso la participación ciudadana es fundamental y la buena gobernanza te lleva a ello. Los planes pasan por exposición pública, tenemos plataformas de comunicación a través de redes sociales... Es fundamental que la gente participe de las decisiones que se tomen, porque al final el modelo lo tenemos que decidir entre todos.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.