Diario 5762 10.12.2019 | 12:40
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. En su traslado se han empleado cinco días para recorrer 12,5 kilómetros

Un Boeing 747 en los jardines de un hotel ofrecerá experiencias 5D

La aeronave mide 71 metros de largo por 64 de ancho y pesa 160 toneladas 24 marzo, 2019
  • Cuando empiece a ofrecer esa experiencia inmersiva los visitantes podrán acceder a lugares en los que normalmente no puede entrar el público
  • También podrán viajar a través de la historia de la aviación y hasta vivir la sensación de volar en todas sus facetas con una experiencia 5D
  • El aparato de 160 toneladas se trasladó a 5 km/h sobre un tráiler que pesaba aún más, 200, repartiendo el peso del 747 sobre 192 ruedas

El hotel Corendon Village, en la localidad holandesa de Badhoevedorp, acoge desde el mes pasado en sus jardines un Boeing 747 en el que en los próximos meses ofrecerá experiencias 5D sobre esta aeronave y la historia de la aviación. El traslado del aparato desde el Aeropuerto de Amsterdam Schiphol al establecimiento, a sólo 12,5 kilómetros, duró cinco días, ya que en ocasiones tuvo que esperar a la noche para cruzar autopistas. En 57 movimientos quedó instalado en los jardines. Su espectacular traslado atrajo la atención de medio mundo y de hecho fue cubierto por medios nacionales e internacionales.

El Boeing 747 es el antiguo aparato de KLM ‘Ciudad de Bangkok’, ahora con un nuevo destino tras 30 años de servicio surcando los cielos. La aeronave mide 71 metros de largo por 64 de ancho y pesa 160 toneladas.

Cuando empiece a ofrecer esa experiencia inmersiva los visitantes podrán caminar por dentro del avión, por encima y por debajo, accediendo a lugares en los que normalmente no puede entrar el público. Podrán así visitar la bodega donde se coloca el equipaje, conocer con detalle cómo se carga el combustible, echar un vistazo a la cocina de la clase business a y la cabina en el piso superior. Incluso podrán pasear sobre las alas de 30 metros de largo.

Imagen de la colocación definitiva del Boeing 747 en los jardines del hotel Corendon Village, en la localidad holandesa de Badhoevedorp.

Los visitantes también podrán hacer un viaje a través de la historia de la aviación, que comienza con el antiguo deseo del hombre de volar y les conduce desde los primeros intentos consistentes, en torno a 1900, hasta el desarrollo del Boeing 747. La estrella del viaje es la experiencia 5D, en la que podrán vivir la sensación de volar en todas sus facetas. Los jardines donde se ha colocado el aparato son en parte zona protegida, abierta a los clientes del hotel, y pueden ser utilizados también para la celebración de festivales.

Avión icónico

El traslado del aparato coincidió con la celebración del primer test de vuelo del Boeing 747 allá por febrero de 1969, hace exactamente 50 años. Es una aeronave icónica y fue la más grande del mundo hasta 2007, cuando empezó a volar el A380. Precisamente también el mes pasado Airbus anunció que dejará de fabricar este modelo en 2021, lo que puede afectar a 3.500 empleados, según publicó HOSTELTUR noticias de turismo.

El 747 podía transportar 2,5 veces más pasajeros que los aviones convencionales. También fue el primero de fuselaje ancho con doble pasillo. Es asimismo característico su piso superior, donde se ubica la cabina. KLM incorporó a la flota su primera aeronave de este modelo en 1971. El ‘Ciudad de Bangkok’ se añadió en 1989, tras ser bautizado por nueve monjes tailandeses. Ahora, tras 30 años de leal servicio y después de ser repintado, decora el jardín del hotel Corendon.

El transporte en cifras

El último viaje del Boeing, de cinco días de duración, se ha resuelto con una operación espectacular. El avión tenía que ser trasladado primero ocho kilómetros en el área del aeropuerto de Schiphol y luego otros 4,5 a través del campo. Los especialistas en transportes pesados Mammoet llevaron el aparato de 160 toneladas sobre un tráiler que pesaba aún más, 200, repartiendo el peso del 747 sobre 192 ruedas.

Para asegurarse de que el tráiler no se hundiera en las tierras pantanosas se construyó una carretera especial de aproximadamente 2.100 placas de metal, cada una de las cuales pesaba 1.500 kilos. También se construyeron puentes sobre 17 zanjas. El dispositivo viajaba a cinco kilómetros por hora, controlado en remoto por el equipo de Mammoet que caminaba a su lado. Además se utilizaron dos paquetes de energía, cada uno con una capacidad de 390 kW, generando más de 1.000 caballos de fuerza.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.