Diario 5612 18.06.2019 | 18:46
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. Vijay Dandapani, presidente de Hotel Association of New York City

Entrevista al CEO de los hoteleros de Nueva York: ¿Vencerán a Airbnb?

Los hoteleros de la ciudad de los rascacielos libran una intensa batalla jurídica contra la plataforma de alquiler turístico 22 mayo, 2019
  • "Airbnb ha contribuido a encarecer los alquileres y ha provocado una falta de oferta de vivienda"
  • "El problema es que estas plataformas dicen que son una cosa pero hacen otra completamente diferente"
  • "Airbnb ha creado ese falso relato de que vivirás como un local. Eso es un disparate"

En decenas de ciudades de todo el mundo se libra una soterrada batalla jurídica entre Airbnb por un lado y las asociaciones de hoteleros y ayuntamientos por el otro. Está en juego la regulación del alquiler turístico de casas particulares y pisos, un fenómeno que ha cambiado radicalmente los negocios del alojamiento, la comercialización turística y los propios destinos. Recientemente tuvo lugar en Barcelona el encuentro ReformBnB, organizado por el Gremio de Hoteles de la capital catalana, y allí tuvimos la oportunidad de charlar con Vijay Dandapani, presidente y CEO de Hotel Association of New York City.

¿Cuál es la situación legal ahora en Nueva York respecto al alquiler turístico?

La ciudad ha hecho una gran trabajo para aplicar la ley y el año pasado se aprobó una nueva normativa a nivel municipal que requiere a los alquileres de corta estancia para que entreguen diferente información sobre los clientes, duración de la estancia, etc.

No obstante, Airbnb y Homeaway presentaron un recurso para detener la entrada en vigor de la normativa, que debía haber entrado en funcionamiento el 2 de enero de 2019. Así que de momento, no ha entrado en vigor.

Sin embargo, como resultado de la demanda judicial abierta, el juez ha dicho que tenemos el derecho de requirir cierta información a Airbnb -y viceversa- incluyendo datos como la capacidad de las propiedades que se anuncian o cuántas personas se alojan de media en estas propiedades que de facto funcionan como hoteles. En esa situación nos encontramos ahora.

En el Estado de Nueva York, además, rige una ley según la cual una casa entera no se puede alquilar por menos de 30 días. Pero se trata de una legislación contra el anfitrión, no contra la plataforma.

¿Y qué ocurre con el alquiler de habitaciones?

Si el anfitrión se encuentra dentro, es decir, si eres el propietario de una casa o apartamento, y tienes una habitación libre, puedes alquilarla incluso por un solo día, incluso durante seis horas. Pero el anfitrión debe estar ahí. Esta práctica está autorizada siempre que la comunidad de propietarios lo permita. Sin embargo, los pisos de alquiler regulado no pueden acogerse a este alquiler de habitaciones por días.

El precio de alquilar un apartamento en ciudades como Nueva York, París, Barcelona, etc, acostumbra a ser caro ¿pero cree que Airbnb ha contribuido a encarecer aún más los precios?

Desde luego, numerosos estudios lo corroboran.

Pero probablemente Airbnb tendrá otros estudios que lo niegan…

Sí, pero son estudios hechos por ellos mismos. Los informes que confirman la relación causa-efecto entre el alquiler turístico y el encarecimiento de la vivienda de alquiler han sido realizados por académicos independientes. Y reflejan, de manera clara, que Airbnb ha contribuido a encarecer los alquileres y ha provocado una falta de oferta de vivienda.

En cualquier caso, no es solo Airbnb. Y generalmente todas estas plataformas de alquiler de corta estancia tienen una presencia masiva allá donde están los turistas.

Vijay Dandapani, presidente de la asociación de hoteles de Nueva York, fotografiado en Barcelona durante un reciente encuentro con hoteleros de todo el mundo.

¿Cómo está afectando el alquiler turístico a los vecinos de Nueva York?

Cuando en noviembre pasado tuvo lugar en Nueva York la primera conferencia Reformbnb, la coalición de barrios de Nueva York se involucró de lleno. Los vecinos ven claramente que los apartamentos que fueron concebidos para vivir ahora se han convertido en alojamientos turísticos.

Por ejemplo, oyes que llegan huéspedes a la una de la madrugada arrastrando maletas; o sufres fiestas ruidosas…Esto es lo que ocurre.

¿Cómo cree que debería resolverse el problema?

El problema es que estas plataformas dicen que son una cosa pero hacen otra completamente diferente. Airbnb dice que te alojarás en Nueva York en la casa con un anfitrión que te alquilará una habitación -y eso es cierto en algunos casos- pero la realidad dominante es que múltiples viviendas son comercializadas por un solo anfitrión que en realidad es un operador comercial.

Es decir, hay una brecha enorme entre lo que dicen y lo que hacen, y nuestra meta sería que esa brecha se cerrase. Automáticamente muchos problemas desaparecerían, como trastornos en los barrios, alquileres altos o cuestiones de seguridad.

¿Para qué sirven los encuentros Reformbnb, organizados por las asociaciones hoteleras de varios países del mundo?

Los problemas son los mismos en Londres, Dublín, Sidney… Y la respuesta de las plataformas está siendo la misma en todas partes: dicen que no tolerarán ilegalidades, que expulsarán aquellos apartamentos turísticos que no cumplan con los requisitos legales… Pero esto no deja de ser una respuesta de manual.

Por eso es necesario un esfuerzo coordinado de todas las ciudades porque este fenómeno está causando escasez de vivienda de alquileres, problemas sociales, falta de ingresos fiscales para los municipios… Y a todo ello debemos añadir los aspectos de seguridad. Por ejemplo, si eres un hotel debes cumplir una estricta normativa anti-incendios en las áreas comunes, habitaciones, etc.

¿Qué me dice de la batalla de la opinión pública?

Gracias a todo el dinero que tiene, Airbnb ha creado una campaña de relaciones públicas que consiste en presentarse a ellos mismos como una compañía innovadora, tecnológica, etc, mientras que a los hoteleros nos presenta como a unos tipos conservadores.

Airbnb ha creado ese falso relato de que vivirás como un local. Eso es un disparate y lo puedes ver en Nueva York, con edificios enteros de apartamentos que funcionan como hoteles ilegales.

¿Y pueden los hoteleros cambiar esa narrativa?

Eso intentamos, con conferencias como Reformbnb, donde presentamos propuestas, damos a conocer datos, etc. ¿Sabía usted, por ejemplo, que los hoteles de Nueva York emplean a 55.000 trabajadores, la mayoría de los cuales viven en la ciudad?

En el pasado, las aerolíneas low cost revolucionaron el sector turístico y eran vistas con recelo por las compañías tradicionales. Pero hoy están plenamente integradas en la industria. ¿Podría pasar algo similar con Airbnb?

Sí, siempre y cuando estas plataformas de alojamiento hagan lo que dicen ser. Automáticamente nos encontraríamos en esa situación.

Sin embargo, me gustaría recordar que cuando hace más de dos décadas irrumpieron en el mercado las aerolíneas low cost, estas compañías cumplían con todos los requisitos legales y normas de seguridad de la aviación comercial. Pero esto no está ocurriendo con todos aquellos alquileres turísticos que son más baratos simplemente porque no cumplen normativas, ni pagan impuestos y tampoco tienen en cuenta las cuestiones de seguridad a las que sí nos ceñimos los hoteleros.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.