Diario 5825 23.02.2020 | 12:40
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. Ingresos y beneficios de la low cost irlandesa al cierre de su tercer trimestre fiscal

La demanda de vuelos en Navidad y Año Nuevo dispara el resultado de Ryanair

3 febrero, 2020

Ryanair ha reportado para los nueve primeros meses, hasta el 31 de diciembre, un beneficio neto de 1.240 millones de euros (+12%) sobre unos ingresos de 7.295 millones de euros (+14%). En un comunicado remitido este lunes a la Bolsa del Londres, la low cost irlandesa atribuyó estos fuertes incrementos, entre otros factores, a una "actuación mejor de la esperada" en el tercer trimestre de su ejercicio fiscal (octubre-diciembre) y un aumento significativo de las ventas de billetes para Navidades y Año Nuevo.

Dentro de esa facturación se incluyen los 2.374 millones de euros corresponden a ingresos auxiliares por servicios ancillary no aéreos como ventas a bordo, recargos por equipaje o tarifas de embarque prioritario y que crecieron un 28% respecto al mismo lapso de 2018.

En el tercer trimestre fiscal, la low cost irlandesa informó de que obtuvo un beneficio neto de 88 millones de euros en el tercer trimestre fiscal, el 25% más que en ese mismo periodo del año anterior.

Ryanair ingresó en los tres meses hasta el 31 de diciembre 1.910 millones de euros, el 21% más que en 2018, mientras que su tráfico de pasajeros subió el 6%, hasta los 35,9 millones.

El precio medio de sus tarifas aéreas también se encareció un 9% y los ingresos auxiliares crecieron un 28%, hasta los 720 millones de euros, debido, sobre todo, a que "cada vez más clientes eligen embarque con prioridad y asientos", explicó la empresa.

Ryanair confirmó este lunes que sus accionistas han recuperado 440 millones de euros gracias al programa de recompra de títulos valorado en 700 millones de euros, en cual extenderá hasta finales del próximo julio debido a la "incertidumbre que rodea" la entrega de aviones Boeing 737 MAX-200. La aerolínea había anunciado el pasado diciembre que eliminará empleos y cerrará dos bases operativas el próximo verano ante una previsible caída del tráfico de pasajeros provocada por los retrasos en la entrega de este modelo aún vetado.

A pesar de esta situación, Ryanair mejoró el pasado enero su previsión de crecimiento para este año fiscal, que concluye el 31 de marzo, y estimó que ganará entre 950 y 1050 millones de euros, frente a la horquilla de 800 y 900 millones pronosticados en julio. La compañía explicó entonces que esa revisión se produjo en respuesta a "una actuación mejor de lo esperado" durante las pasadas Navidades, mientras que ahora prevé un aumento de las reservas anticipadas en su último trimestre fiscal.

"Las ventas anticipadas para el cuarto trimestre han aumentado un 1% respecto al año anterior, con un precio medio del billete ligeramente mejor, y ahora esperamos que el tráfico anual aumente un 8% hasta los 154 millones de pasajeros", destacó Ryanair en el comunicado.

Hosteltur Transportes

Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.