Gafas de realidad aumentada

Google Glass y el futuro de la información turística

Google espera comercializar las gafas en 2014

El último invento de Google promete convertirse en una auténtica revolución que podría cambiar la manera de relacionarnos con nuestro entorno, comunicarnos y acceder a la información.  

La expectación generada en torno a Google Glass también ha salpicado al sector del turismo y muchos son ya los que se aventuran a predecir las consecuencias que la popularización de las famosas gafas de Google podrían acarrear al sector.

Google Glass y el futuro de la información turísticaGoogle Glass y el futuro de la información turística

Realidad aumentada

Las primeras especificaciones que Google ha presentado sobre sus Google Glass describen un producto realmente innovador que permitiría al usuario visualizar en tiempo real y delante de sus ojos, información relativa a los objetos y lugares presentes dentro del ángulo de visión del sujeto.

Esto implicaría que, allá donde viaje el usuario, las gafas de Google le mostrarían la información que necesite en cada momento y lugar. Pero el producto va más allá, pues permite grabar vídeo, hacer fotos, comunicarse con otros usuarios y compartir los contenidos de una manera asombrosamente fácil y rápida.

Máxima usabilidad: “Ok glass"

Google Glass llevaría al límite el concepto de usabilidad. Para enviar una orden al dispositivo bastaría con que el usuario dijera: “OK glass” seguido de la tarea que quiere realizar. Por ejemplo: “Ok glass, toma una foto” y las gafas ejecutarían la acción.

Esto reduciría al mínimo el proceso de interacción del usuario con el dispositivo, eliminando cualquier barrera de software o hardware.

Posibilidades para el sector turístico

Si las las gafas de Google llegaran a popularizarse, el sector turístico, como muchos otros, se vería obligado a adaptarse para poder ofrecer información y servicios a través de este nuevo dispositivo.

Algunas de las funcionalidades de Google Glass que el sector turístico podría explotar serían:

  • Información turística. Acceso en todo momento y lugar a datos de interés sobre los monumentos y enclaves turísticos de todo el mundo. Los teléfonos inteligentes ya han hecho esto posible, sin embargo, las Google Glass incorporarían un sistema de navegación mucho más intuitivo que requeriría una mínima interacción con el dispositivo, reduciendo al mínimo las distracciones que éste genera.
  • Reservas e información sobre establecimientos. La previsible integración de Google Flights y Google Hotel Finder permitiría realizar reservas de hoteles y vuelos de manera rápida y sencilla, desde cualquier lugar y sin necesidad de navegar por la Red. Esto supondría una durísima competencia para las OTAs, que podrían ver cómo Google termina haciéndose con gran parte del pastel de la distribución turística.
  • Mapas y GPS. Visualización de mapas e información GPS a través de realidad aumentada. Seguir las indicaciones de un navegador GPS nunca habría sido más fácil, pues las Google Glass mostrarían las indicaciones superpuestas en la propia realidad que tenemos ante nuestros ojos. 

Críticas a la privacidad

La principal crítica con la que Google Glass se enfrenta tiene que ver con la privacidad. La UE ya advirtió a Google sobre la forma en que está recopilando información de sus usuarios desde servicios como Search, Gmail, Google+ o Youtube con el fin de ofrecerlos a sus anunciantes. Por este motivo, en 2012 la UE pidió a Google una modificación en su política, tal y como publicaba Hosteltur: La CE multará a Google si no corrige su conduca de abuso dominante.

Pero en un hipotético futuro donde todos llevemos unas gafas capaces de registrar todos nuestros movimientos, la cuestión de la privacidad volverá a estar en el punto de mira. Según Sergey Brin, uno de los fundadores de Google: “Glass tendrá un modo automático de fotografía, tomará fotos en intervalos predeterminados (alrededor de cada cinco segundos)”. Al parecer todos estos terabytes de información serían almacenados directamente en Google, que podría usarlos para fines comerciales.

Sea como sea, la UE deberá adoptar las medidas oportunas para garantizar la privacidad de los ciudadanos. Al fin y al cabo, no deja de resultar inquietante la posibilidad de que, mientras caminamos por la calle, cualquier desconocido pueda grabarnos con tan sólo mirarnos.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.