Diario 5968 09.08.2020 | 07:42
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. El secretario general del sindicato ha remitido una carta al presidente de IAG

Unite pide un acuerdo urgente a Vázquez para evitar "consecuencias legales"

27 julio, 2020

El secretario general del sindicato británico Unite, Len McCluskey, ha enviado una carta al presidente de IAG, Antonio Vázquez, para solicitar una reunión con la que alcanzar un acuerdo que evite "consecuencias legales" respecto a las situaciones de "despido y recontratación" que se están produciendo en el grupo.

McCluskey comienza la misiva señalando que se siente "obligado a escribirle en un intento de evitar que la disputa entre BA y mi sindicato no continúe escalando" y que "debe de haberse dado cuenta de que hemos alcanzado el punto de no retorno".

El documento sigue del modo siguente:

"Necesitamos, como líderes de nuestras compañías, llegar a un acuerdo razonable. Mi sindicato y sus miembros no se pueden permitir que el “despido y recontratación” pase sin serias consecuencias. Como usted ya sabe, también está aumentando la dificultad para que los políticos británicos eviten tomar consecuencias legales. Si dejamos que esto ocurra, estaríamos sentado un precedente desagradable que no solo destruye largas luchas por las condiciones de los trabajadores y trabajadoras de British Airways, sino que también puede llevar a un efecto contagio, acarreando consecuencias perjudiciales para nuestros miembros en toda la economía del Reino Unido. Este es nuestro contexto. Las acciones de la dirección del British Airways están totalmente alejadas de las de otras empresas con las que estamos tratando. Este es el motivo por el que British Airways ha atraído una inusitada atención y una amplia gama de ataques de parte de los políticos, del público, y de sus clientes en Gold Star.

La Mesa de Transportes del Parlamento llegó a calificar estos actos como “una desgracia nacional”. Se ha creado una crisis dentro de otra crisis.

El secretario general del sindicato británico Unite, Len McCluskey. Foto: Skynews.

Para mí está claro que usted está probablemente mal informado. No dudo de que haya oído historias que dicen que nuestra amenaza es demasiado exagerada, que nuestra campaña terminará tan pronto como los recortes hayan sido aprobados de forma precipitada y las franjas aeroportuarias de British Airways en Heathrow estén aseguradas. No es este el caso. Usted está siendo guiado hacia un camino desastroso por una dirección fuera de control que está ahora demasiado aferrada a su “plan” para justificarse incluso si es perjudicial.

Aquí hay un dato muy simple. En dos ocasiones críticas la dirección de British Airways en Reino Unido nos ha mentido. La primera vez, después de que se hubiera aprobado de forma conjunta un “permiso”, su dirección y nosotros mismos concertamos unas reuniones y negociaciones que iban a tener lugar durante la crisis de la COVID para ver las posibles medidas a tomar, debates en los que estábamos deseosos de participar. En contra de toda lógica, estas reuniones fueron canceladas por British Airways, y a cambio nuestros socios y socias recibieron avisos sobre la Sección 188 en los que se les informaba de su intención de llevar a cabo el “despido y recontratación”. A su vez, nosotros tuvimos que declarar que probablemente no podríamos consultar con nuestros miembros de forma adecuada durante el confinamiento, que es obviamente el caso de tener que tratar con 30.000 personas de forma remota, no solamente sobre el posible despido, sino también sobre todas sus condiciones. Ninguna otra empresa esperaría que estuviéramos de acuerdo con esta postura.

La segunda vez, hace tan solo dos semanas, mis negociadores me informaron que se había pactado con British Airways un marco de debate, y de que estábamos ahora en una posición de permitir que nuestros representantes locales participaran en reuniones verdaderamente orientadas a atenuar los despidos. Su dirección mintió otra vez, rechazando cumplir el acuerdo y en cambio activó el “despido y recontratación” enviando a nuestros miembros cartas de despido y “nuevos” contratos. Si nosotros dos, líderes máximos de ambas organizaciones, no tomamos el control partiendo de la base de poder encontrar una salida razonable, como el acuerdo BALPA, que excluye el “despido y recontratación”, entonces, francamente, este conflicto tiene la capacidad de ir a más y de ser muy perjudicial. Este no es el punto en el que queremos estar ninguno de nosotros.

Si este ataque continúa, nos veremos obligados a reforzar nuestra campaña, incluyendo todas las áreas de IAG, los que toman la decisión final. Por tanto, antes de que este canal se rompa, le pido se reúna conmigo. Como digo, estamos en un punto donde solo los dos líderes pueden llegar a un acuerdo y ayudar a todo el mundo a cambiar de rumbo. Por supuesto, de buen grado, me encantaría reunirme con usted donde o como le sea conveniente y tan pronto como sea posible".

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.