Diario 5352 18.08.2018 | 22:19
Hosteltur: Noticias de turismo
Según confirman las consultoras Magma, CBRE, Jones Lang LaSalle y Christie+Co

Los inversores chinos llaman a la puerta del mercado hotelero español

El reto ahora es encontrar el producto adecuado para atender el auge de demanda 7 marzo, 2014

"Está claro que los inversores chinos están aquí, están llamando a la puerta, es dinero fresco...Y no podemos despreciarlo, según apunta Bruno Hallé, socio de la firma consultora Magma Hospitality Consulting, quien distingue dos perfiles entre los grupos chinos interesados en invertir en hoteles.

Por un lado, explica Hallé, están los grupos chinos que buscan una inversión hotelera inmobiliaria. “Son posibles compradores que se interesan por activos potentes que les den representatividad, manteniendo la propiedad y acompañados por gestores profesionales, que les llevarían su activo. Esto ya ha pasado en Londres y París, donde vemos hoteles de 5 estrellas que son propiedad de sociedades chinas”.

Después hay otro perfil que está interesado sobre todo en adquirir una marca importante, de prestigio internacional, preferentemente de lujo. “En este tipo de casos no están interesados en quedarse las piedras, sólo quieren la marca como tal, porque son muy marquistas. Quizá podríamos ver alguna operación de este tipo en los próximos meses en Europa o en Estados Unidos. Ellos pagarían por la marca, lo que exigiría hacer una valoración muy especial sobre cuál es su valor y no el de las piedras”, indica este consultor.

¿Y por qué los grupos inversores chinos han comenzado a fijar su atención en la industria turística? “En primer lugar es una decisión estratégica a nivel de gobierno de Pekín, debido a que tienen que sacar dinero fuera del país e invertirlo en el extranjero. Por lo tanto, dentro de las diferentes industrias que examinan ven la hotelería como un sector bastante estable, una inversión interesante y recurrente. Y si ya te planteas inversiones en turismo, evidentemente España está entre los principales destinos del mundo, independientemente de si ese hotel recibirá turistas chinos o no”.

Los inicios de la recuperación económica, los buenos precios y el visado de oro han contribuido a despertar el interés de los inversores chinos por España. #shu#Los inicios de la recuperación económica, los buenos precios y el visado de oro han contribuido a despertar el interés de los inversores chinos por España. Imagen Shutterstock

De este modo, probablemente en el futuro será algo habitual ver a grupos chinos en la escena inversora de la industria turística, como ya pasa en otros sectores económicos. “Y no sólo de China, de toda Asia, Oriente Medio... Hoy en día las propiedades son globales y pueden cambiar de manos de un día para otro. Es verdad que en España las propiedades generalmente están en manos locales, pero tendremos que acostumbrarnos a una nueva dinámica donde las empresas irán perdiendo piedra para ser gestoras hoteleras como tal: capitalizarán sus activos inmobiliarios y ello les ayudará a crecer”.

Ahora bien, ¿será fácil para los hoteleros españoles negociar con los inversores chinos, teniendo en cuenta las diferentes culturas e idiosincrasias? “Es algo muy complejo, es cierto... Las negociaciones con un inversor chino son muy diferentes, no tienen nada que ver con un occidental. Pero si eres propietario de un activo y ellos están interesados en ese activo, al final hay negocio por encima de todas las culturas. Posiblemente hay que ser muy paciente en este tipo de negociaciones y contar con muy buenos asesores con conocimiento de la cultura oriental, que es básico”.

Productos más demandados

También Edward Farrelly, director de Desarrollo de Negocio de la consultora inmobiliaria internacional CBRE España, remarca el interés creciente de los inversores chinos por entrar en España, una tendencia que se ha acentuado durante los últimos meses. Es más, “hace un año el gran reto fue atraer el capital chino, pero ahora es encontrar el producto adecuado para atender el auge de demanda”.

“Las razones de este creciente interés son varias, destacando los inicios de la recuperación económica, unos precios por metro cuadrado asequibles y el visado de oro o permiso de residencia para los extranjeros que compren vivienda de más de 500.000 euros”, añade.

En este sentido coincide con Luis Arsuaga, director de Jones Lang LaSalle Hotels & Hospitality Group España, quien señala que “los chinos están interesados en inversiones en el sector hotelero porque tienen la impresión de que es buen momento y los precios han bajado”. Prueba de ello es que “el hombre más rico de China, Wang Jianlin, presidente del grupo Dalian Wanda, planea invertir en España, con la adquisición de un hotel y en el sector de ocio”.

Detrás de este interés se encuentra, según afirma Inmaculada Ranera, directora general de Christie+Co para España y Portugal, el “encontrar productos que se adapten a las necesidades de los turoperadores que tienen los turistas chinos, cuya clase media tiene cada día más capacidad para viajar a destinos como España. Habitualmente buscan zonas consolidadas, ya sea en destinos turísticos como Baleares o en ciudades como Barcelona o Madrid. Dichos establecimientos pasan a ser comercializados exclusivamente para turistas procedentes de ese país. También hemos tenido demandas para encontrar algún establecimiento que pueda adaptarse a una posible reconversión en residencia de tercera edad en algún destino vacacional”.

Procedimiento a seguir

La cultura china, como apunta Arsuaga, “valora especialmente la confianza. Por ello es habitual que los empresarios apuesten inicialmente por contratos de colaboración o joint venture, que se pueden transformar en una adquisición si la relación es fructífera”. Además, explica, “no conocen bien el mercado y se dejan asesorar por compañías locales que sí lo dominan; también por algún grupo chino que ya lleva algún año implantado en España -banca privada-, y empieza a conocer el mercado y sus principales protagonistas”.

Los procedimientos no están claros para nosotros todavía, según reconoce Ranera, pero “la mayoría de inversiones tiene que pasar por la aprobación de un comité central del Gobierno chino, por lo que los procesos son largos”. A pesar de ello, indica Farrelly, “el inversor chino tiene capacidad para actuar muy rápidamente, aunque con unos estudios previos en condiciones. Su proceso de due dilligence puede ser muy riguroso, pero ágil”.

Tendencia creciente

Aunque es una tendencia al alza, según admite Ranera, “quizás estamos en un momento todavía preliminar, por lo que no es fácil predecir cuál será su comportamiento”. Para Farrelly “dependerá en gran medida de la oferta. Estos inversores buscan producto prime de calidad pero los propietarios prefieren no vender producto con estas características. En cuanto a joint ventures u operaciones corporativas, la tendencia es a tener un control mayoritario”.

Lo que sí es cierto es que todas las previsiones apuntan a que China será en 2020 el principal mercado mundial emisor de turistas, como recuerda Arsuaga. Para entonces “parece ser que recibiremos alrededor de un millón de turistas chinos. Baleares puede ser uno de los principales destinos, aunque de momento los más elegidos en España son Cataluña, Andalucía y Madrid”.

Con la nueva legislación del llamado “visado de oro”, añade, “veremos más chinos viajando a España y más compras de chinos en el sector inmobiliario afectando, positivamente, a sectores tan diversos como el residencial o el hotelero”.

Fuera del ámbito español, según Arsuaga, “se muestran muy interesados y estudiando proyectos, los llamados activos trofeo, en París, Londres y Nueva York”. Asimismo, concluye Farrelly, “están muy activos en toda Asia, sobre todo en Hong Kong y Singapur, y también en Australia”.

Este reportaje ha sido publicado en la revista HOSTELTUR de marzo y puede descargarse como pdf en el siguiente enlace: China, los nuevos amos del turismo en Europa.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.