Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. Maite Sentamans cuenta en el blog de la cadena el desafío de aplicar protocolos en 19 países distintos

La nueva cultura de limpieza de Riu: transversal a todos los departamentos

7 febrero, 2021

Cuidar al cliente siempre ha sido la prioridad en el mundo de la hospitalidad, pero la COVID-19 lo ha reforzado. Las cadenas han tenido que reinventar sus procesos de limpieza y mantenimiento para transmitir confianza a los huéspedes y al equipo en general. Maite Sentamans, directora Corporativa Housekeeping de Riu Hotels & Resorts, explica en un post cómo se ha trabajado en la nueva cultura de limpieza y las dificultades para articular las exigencias de los 19 países en los que opera la compañía.

Riu fue una de las primeras cadenas en poner manos a la obra, junto a Preverisk Group, en el diseño de protocolos COVID para cada uno de los departamentos del hotel, con el objetivo común de recuperar la actividad de forma segura y la confianza de los clientes en los destinos y negocios.

El trabajo llevado a cabo por todo el equipo de limpieza “ha sido una pieza clave en la reapertura de los hoteles”, aseguran en Riu y si bien la cadena siempre ha destacado por contar con estándares de limpieza muy exigentes, con la pandemia el equipo de camareras de piso tuvo que redoblar los esfuerzos.

“El mayor reto que se nos presentaba a la hora de volver a abrir los hoteles no era únicamente limpiarlos, en esto ya éramos expertos, sino también desinfectar todas las superficies para garantizar en todo momento la seguridad de clientes y empleados. En definitiva, necesitábamos que nuestros hoteles fuesen entornos seguros”, explica Maite Sentamans.

La teoría estaba explícita en el manual con los 17 protocolos. Era tiempo de poner en práctica lo aprendido en las 22.138 horas de formación online y presencial para la prevención de contagio COVID-19.

Maite Sentamans junto al equipo de camareras de piso del hotel Riu Festival, Mallorca

De acuerdo a lo detallado por la directora Corporativa Housekeeping, aunque la cadena hotelera ya partía de estándares de máxima exigencia, “el equipo tuvo que hacer varios cambios, entre ellos, buscar unos productos que garantizasen desinfección, limpieza y que estuviesen aprobados como virucidas aptos frente a la COVID-19”.

Esta fue una tarea más que complicada dado que RIU opera en 19 países, por lo que se tuvo que buscar productos virucidas aprobados por las autoridades competentes en la materia tales como, el Ministerio de Sanidad (en España), la EPA (Agencia de Protección Medioambiental de los Estados Unidos) o por las autoridades de Dubái, entre otros. Lo mismo ocurrió con los EPIs que utilizan los empleados y que deben cumplir con las normativas que le son de aplicación, tales como las normas EN, UNE, BS, DIN, etc.

Una vez conseguidos los productos, en la puesta en práctica de los protocolos, cuenta Maite Sentamans, “hemos tenido que ir realizando pruebas para descubrir la mejor manera de aplicar los productos que nos garantizasen seguridad y desinfección frente a la COVID-19. Todo ello fue consensuado con nuestro departamento de Prevención de Riesgos Laborales para asegurarnos que estábamos utilizando tanto los productos químicos adecuados como los equipos de trabajo necesarios. También había que asegurar que todo nuestro personal llevara los EPIS y mantuviese la distancia interpersonal de seguridad en el trabajo, tanto durante la realización de sus labores como en los vestuarios, cantina y el resto de espacios”.

Por todo esto, en Riu afirman que “ahora hay una nueva cultura de la limpieza, tanto por la ejecución como por el tipo de producto empleado”.

Esta nueva forma de actuar, guiada por pautas detalladas de seguridad e higiene, ha provocado un gran cambio, y es que en la era COVID-19 “las tareas de limpieza involucran a todo el hotel”, ya no son responsabilidad únicamente de las camareras de piso, “ahora todos los departamentos están involucrados”

Un ejemplo es el departamento de animación, ya que cada animador tiene que asegurarse de desinfectar bien todos los materiales empleados en las actividades.

Desde la cadena reconocen que no fue sencillo conseguir que todos los departamentos de los hoteles sigan la misma línea de operación para garantizar la seguridad, tanto de clientes como de trabajadores en cualquiera de los hoteles con independencia del país en el que se encuentren ubicados.

Aseguran estar “muy contentos por el resultado obtenido”, ya que “hemos creado una nueva cultura de la limpieza que ha pasado a formar parte de nuestro día a día” y “ha venido para quedarse”

Riu es una de las cadenas que ha aprovechado el parón por el coronavirus para innovar y optimizar, áreas como Limpieza, Salud e Higiene e incluso la de Alimentos. Y para garantizar entornos seguros el foco también se puso en el trato al cliente, la recepción y hasta en el servicio gastronómico.

A diferencia de otras cadenas, decidieron mantener el bufé por razones operativas, “ya que el diseño e infraestructura de nuestras cocinas y restaurantes no garantiza un servicio a la mesa de la calidad que querríamos” y por eso redoblaron sus esfuerzos en ofrecer un bufé con medidas de seguridad pero sin perder su esencia, como publicaba en una entrevista HOSTELTUR.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.