Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. Informe anual sobre perspectivas para el sector hotelero de JLL Hotels & Hospitality

Mercado de inversión hotelera: cinco tendencias para 2021

Los inversores institucionales seguirán liderando el mercado 11 marzo, 2021 Premium
  • Las marcas tradicionales se ven obligadas a replantear su oferta para seguir siendo competitivas según evolucionan los hábitos del cliente
  • La creciente captación de capital para asignarlo de forma oportunista a activos distressed permite la entrada de inversores no tradicionales
  • La estructura manchise -acuerdo de gestión de marca con la opción de convertirse en uno de franquicia- muestra una tendencia creciente

Si bien el interés de los inversores en activos hoteleros estuvo marcado por la incertidumbre y la prudencia en 2020 a causa de la pandemia, se prevé que el segmento mundial del alojamiento repunte este año. El informe anual sobre perspectivas para el sector hotelero de JLL Hotels & Hospitality, Hotel Investment Outlook, revela cómo la resiliencia del sector generó nuevas aspiraciones de experiencias y demandas por parte de los consumidores y, al mismo tiempo, aceleró tendencias a medida que las cadenas modificaban sus operaciones y su estrategia rápidamente.

Los activos hoteleros, según recomiendan desde JLL, “deben mantener su agilidad y adoptar estos cambios en un contexto en el que el segmento del alojamiento a escala mundial se enfrenta a unas dificultades sin precedentes. Además, las marcas tradicionales se están viendo obligadas a replantear su oferta de productos para seguir siendo competitivas conforme evolucionan las preferencias de los consumidores”.

La senda hacia la recuperación, añaden desde JLL, “será larga, pero se espera que la demanda acumulada de volver a vivir experiencias en el mundo impulse de forma gradual el desempeño del sector hotelero en todos los mercados. Una vez se hayan recuperado los hoteles deberían tener un aspecto y una oferta muy diferentes en comparación con principios de 2020”

En este sentido en la consultora han detectado cuatro tendencias que regirán el mercado de inversión hotelera a corto plazo:

- Los grupos de capital riesgo y los grandes patrimonios (HNWI, por sus siglas en inglés) seguirán siendo inversores activos en los activos hoteleros en 2021. Según el informe, en 2020 se captaron 24.500 millones de dólares en fondos de capital fijo centrados en los activos hoteleros y de alojamiento de todo el mundo, un volumen a la par del de 2016. Además, todas las regiones del mundo están protagonizando una gran actividad de captación de capital para asignarlo de forma oportunista a activos distressed, lo que permite a los inversores no tradicionales hacerse un hueco en el segmento del alojamiento a precios competitivos. Se espera que esta tendencia lidere el grueso de la liquidez en 2021.

- Aproximadamente el 21% de la inversión hotelera a escala mundial fue a parar en 2020 a los mercados de complejos hoteleros, lo que pone de manifiesto el actual atractivo desde el prisma de la inversión de los menos densos. Se espera que este grupo nicho de interés inversor constituya un catalizador de los volúmenes de inversión hotelera, con un incremento del 35% al 40% frente a los niveles del pasado año.

Fuente: JLL Hotels & Hospitality. (Haced clic para ampliar).

- La estructura manchise -acuerdo de gestión de marca con la opción de convertirse en uno de franquicia- muestra una tendencia creciente a medida que las compañías hoteleras matrices evolucionan desde los acuerdos de gestión tradicionales y amplían su presencia geográfica. Esta estructura además ofrece a los propietarios más flexibilidad a la hora de seleccionar una marca hotelera para gestionar sus establecimientos y puede reducir las comisiones, al tiempo que incrementa la competitividad de las compañías matrices frente a gestoras externas.

- Las preferencias de los consumidores impulsan el rediseño de las habitaciones de hotel y la aceleración de los progresos tecnológicos. Los consumidores comenzaron poco a poco a viajar de nuevo durante la pandemia, con preferencias notables por habitaciones individuales, privadas y de mayor amplitud para una estancia cómoda y más duradera y poder trabajar en remoto de forma productiva. Por ello las opciones de estancias en hoteles más prolongadas y de alquiler residencial/vacacional superaron al resto del segmento del alojamiento en su conjunto. Además, habida cuenta de que los servicios sin contacto pasaron a ser una prioridad para los consumidores, los operadores aceleraron sus progresos tecnológicos. Las instalaciones hoteleras y el servicio de habitaciones -incluido el de restauración-, las reservas móviles y los procesos de check-in sin contacto, así como las conferencias híbridas para reuniones y planificación de eventos, también pasaron a un primer plano.

- La presión para priorizar las inversiones inmobiliarias cimentadas en los principios medioambientales, sociales y de buen gobierno (ESG) a escala mundial adquiere una relevancia fundamental. El sector inmobiliario terciario tiene un importante papel que desempeñar a la hora de promover los principios ESG. Como parte integrante de este sector, el segmento del alojamiento tiene la oportunidad de acelerar de forma significativa su aplicación. Además, el creciente protagonismo de las cuestiones de justicia racial ha vuelto a poner el foco en el fomento de iniciativas de diversidad e inclusión en todos los sectores, especialmente en la esfera de la alta dirección. A ello se suma el hecho de que los consumidores son cada vez más conscientes de los valores que guían la forma en que las empresas hacen negocios, y utilizan su poder adquisitivo para impulsar el cambio.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.