Nuevos impuestos al turismo

El síndrome de la ecotasa revive en Baleares

Las asociaciones patronales advierten de "un gravísimo error"

El síndrome de la ecotasa (en vigor de 2002 a 2003) revive en Baleares pero esta vez no es un gobierno de izquierdas quien promueve una serie de nuevos tributos que gravarán la actividad turística sino el ejecutivo presidido por José Ramón Bauzà (PP). Las asociaciones empresariales advierten de "un gravísimo error con consecuencias imprevisibles para el turismo de las Illes Balears".

El origen de la polémica es el proyecto de Ley de Medidas Tributarias para la Sostenibilidad Financiera de  la Hacienda Pública de la Comunidad Autónoma de las Islas Baleares, que se encuentra en tramitación parlamentaria.

La futura ley contempla la creación de varios tributos propios en las Baleares, entre ellos un nuevo impuesto sobre los envases de bebidas y otro impuesto sobre la utilización de coches de alquiler.

La tramitación de este proyecto de ley se encuentra ahora en una fase muy avanzada, ya que el pasado 23 de marzo el pleno del Parlamento balear rechazó las distintas enmiendas a la todalidad de la nueva norma.

Además el pasado 2 de abril el pleno volvió a rechazar otra moción presentada por el grupo socialista donde se instaba al Govern a retirar el proyecto de ley.

Imagen de la reunión de las patronales de Baleares, para analizar la nueva ley.Imagen de la reunión de las patronales de Baleares, para analizar la nueva ley.

Alerta de las asociaciones empresariales

Tras estas votaciones parlamentarias, las asociaciones empresariales han alzado la voz de alerta, ya que hasta hace poco confiaban que el proyecto de ley se modificaría.

Así, un comunicado conjunto firmado por la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM), la Asociación de Restauración de Mallorca, PIME Restauración, AFEDECO (la federación de empresarios del sector comercio de Baleares) y la Asociación de Empresarios de Salas de Fiesta de Baleares se muestra muy crítico con el Govern.

"Los representantes de las patronales que suscriben el presente comunicado, tras un profundo análisis y reflexión sobre la repercusión que dicha norma tendrá sobre la industria turística, motor económico de nuestra comunidad, han concluido que las nuevas figuras impositivas restarán competitividad a nuestra oferta en unos momentos donde se reclaman, desde diferentes frentes, medidas de estímulo económico que reactiven el consumo y, por consiguiente, fomenten el empleo".

"En la consideración de que la citada norma constituye un gravísimo error con consecuencias imprevisibles para el turismo de las Illes Balears, se han mantenido distintas reuniones de carácter técnico-jurídicas con el fin de iniciar, sin más dilación, las actuaciones que nuestro ordenamiento jurídico permita, con la intención de paralizar la aplicación de dicha Ley de Medidas Tributarias para la Sostenibilidad Financiera de la Hacienda Pública de Baleares", concluye la nota firmada por las citadas asociaciones empresariales.

José Ramón Bauzà, presidente de Baleares, con representantes de los hoteleros en la feria ITB de Berlín, el pasado marzo.José Ramón Bauzà, presidente de Baleares, con representantes de los hoteleros en la feria ITB de Berlín, el pasado marzo.

"Falso impuesto verde" de bebidas

Ya el pasado 22 de marzo, otro comunicado remitido por las asociaciones empresariales de Baleares advertía que el impuesto sobre envases de bebidas es "un falso impuesto verde".

Dicho tributo supondrá "la repercusión del gravamen sobre el consumidor final" y para el sector turístico ello significará "consecuencias trágicas para el consumo y más en la situación actual de crisis económica", añadía la nota.

Además, esgrimían las asociaciones, "la aplicación del impuesto se presenta técnicamente imposible" y  "las modificaciones introducidas durante los últimos días vía enmienda, son totalmente insatisfactorias y no revierten en los planteamientos empresariales de retirada del impuesto".
 
Impuesto del rent a car

Por otra parte, decenas de empresas de rent a car establecidas en Baleares desde hace años están trasladando su domicio fiscal a la Península, como respuesta al nuevo "impuesto verde" al alquiler de vehículos que se pondrá en marcha en esta comunidad, la cual obligará a pagar entre 3 y 7,5 euros por vehículo y día. Ver la entrevista a Miguel Ángel Saavedra, presidente ejecutivo de la Federación Nacional Empresarial de Alquiler de Vehículos (FENEVAL).

A todo ello se añade que el IBI en municipios turísticos de Baleares ha subido una media del 35%. Ver también el tema de portada Impuestos al turismo: más presión amenaza la supervivencia del sector.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.