Diario 5453 13.12.2018 | 08:02
Hosteltur: Noticias de turismo

La masificación releva a las playas como primera queja de los turistas en la Costa del Sol

25 abril, 2003
Los turistas han dado un toque de atención. La masificación y los problemas que de ella se derivan, como el tráfico, se han convertido en los principales motivos de queja de los visitantes a la Costa del Sol. El estudio que todos los años realiza la empresa pública Sopde para el Patronato bajo el nombre de Observatorio Turístico revela que los problemas derivados del exceso de construcción y de la concentración de visitantes se han convertido en lo primero que viene a la cabeza de los turistas cuando se les pide que digan qué no les ha gustado de sus vacaciones.
Los turistas han dado un toque de atención. La masificación y los problemas que de ella se derivan, como el tráfico, se han convertido en los principales motivos de queja de los visitantes a la Costa del Sol. El estudio que todos los años realiza la empresa pública Sopde para el Patronato bajo el nombre de Observatorio Turístico revela que los problemas derivados del exceso de construcción y de la concentración de visitantes se han convertido en lo primero que viene a la cabeza de los turistas cuando se les pide que digan qué no les ha gustado de sus vacaciones. No se trata todavía de una protesta masiva -alrededor del 7 por ciento de los encuestados citan estos problemas frente al 42 por ciento que no encuentra motivos para la queja-, pero ya es la segunda vez desde que en 1993 se comenzó con este estudio en que el estado de las playas pasa a segundo plano entre los asuntos que generan mala imagen. El Observatorio Turístico correspondiente a 2002 -presentado ayer por el presidente del Patronato, Juan Fraile, y la directora gerente del organismo Ana Gómez-, da cuenta de una tendencia peligrosa que camina en la misma dirección: la oferta de alojamientos crece a un ritmo mayor que la demanda. En opinión de Ana Gómez, éste es un factor que puede conspirar contra la competitividad de la Costa del Sol y puede situarla en el camino de las islas Baleares, que llevan dos años sumidas en una grave crisis turística. El año pasado llegaron a la Costa del Sol 8.312.000 turistas, según el estudio, un cifra prácticamente idéntica a la de 2001, cuando se calcularon 8.300.000. La proyección de 8.600.000 realizada en el estudio del año pasado no se ha alcanzado. Desde 1996, cuando apenas se superaron los cinco millones de visitantes, el número de las llegadas a la Costa del Sol tuvo año a año crecimientos espectaculares hasta llegar a los ocho millones de 2000. Desde entonces, la cifra se ha estabilizado con crecimientos moderados. En ese periodo, sin embargo, es cuando se produce el mayor crecimiento de la oferta alojativa, como se pone de manifiesto en otros puntos del Observatorio. La oferta de alojamiento en la Costa del Sol se disparó en 2002 con un total 7.023 nuevas plazas (4.068 de ellas hoteleras), lo que supuso un aumento del 6 por ciento. Ha sido un escalón más en la espectacular progresión que ha experimentado la Costa del Sol en este apartado desde 1997 y que ya se ha convertido en el principal motivo de preocupación de los hoteleros. En este periodo, el número de establecimientos registrados (hoteles y apartamentos) ha crecido en un 34 por ciento, mientras que el número de plazas, con un crecimiento del 27 por ciento en cinco años, alcanza ya las 122.000. La oferta de apartamentos en el periodo 1997-2002 ha crecido un 42,5 por ciento. Estos incrementos, en un momento en que se ha ralentizado la llegada de turistas, se ha traducido en un retroceso de los resultados de los hoteles en la Costa del Sol. Todos los indicadores del sector hotelero en 2002 fueron peores que los del año precedente. El número de pernoctaciones se situó en 14.901.829, lo que supuso un retroceso con respecto a 2001. La estancia media también quedó en 4,7 noches por estancia. Hace cinco años era de 5,33 noches, y en 2001, de 4,89. Asimismo, la ocupación retrocedió tres puntos hasta situarse en el 63,3 por ciento. Aún así, los hoteles de la Costa del Sol ofrecen una media de ocupación superior en 10 puntos a la media nacional y 12 puntos mejor que la media de Andalucía. La situación que atravesaron el año pasado los hoteles en las principales zonas turísticas no fue la mejor. En Baleares se perdió un 11 por ciento de pernoctaciones; en Las Palmas, un 3 por ciento; en Tenerife, un 1 por ciento, y en Alicante, un 3 por ciento. En ese contexto, el retroceso en dos puntos y medio de la Costa del Sol no es dramático. Por el contrario, las grandes ciudades y las zonas turísticas emergentes, como Cádiz, consiguieron aumentar el número de pernoctaciones. También mejoró la Costa Brava gracias a su política de precios baratos. El mayor crecimiento de la planta hotelera en la Costa del Sol se produjo el año pasado en los hoteles de cuatro estrellas, donde se aumentó la capacidad en más de 4.000 plazas. Los cuatro estrellas supusieron un tercio de los nuevos establecimientos y la mitad de las nuevas plazas creadas el año pasado. Aun así, los tres estrellas constituyen todavía la mayor porción de la oferta hotelera en la Costa del Sol, aunque a tenor de la progresión de los últimos años se prevé que pasen a un segundo plano ante el crecimiento de la planta de tres estrellas. (H.B., diario Sur, 25/04/03)

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.