Edición España. La entrevista de Carmen Porras

"Necesitamos un modelo que aporte más valor al viajero para que gaste más"

Luis Llorca, director general de Global Blue España, urge a apostar por una diversificación de productos y mercados porque "el tiempo corre en nuestra contra" 17 octubre, 2021
  • "La devolución del IVA supone un gran atractivo para el turista británico. No creíamos que iba a gastar tanto en los primeros meses del año"
  • "El 45% de las compras que se hacen corresponden a asiáticos y estos no han vuelto todavía desde que empezó la pandemia"
  • "Nos visitaban un millón de rusos, más o menos, hasta 2019, pero ahora van a destinos como Turquía porque la vacuna rusa no está homologada"

La clave para evolucionar hacia un nuevo modelo turístico "se llama sostenibilidad, entendida como financiera, además de medioambiental. Nos tiene que traer a cuenta, como destino turístico, que vengan viajeros a visitar España", afirma Luis Llorca, director en España de Global Blue, multinacional con base en Suiza especializada en la devolución de IVA en las compras libres de impuestos. Para lograr ese objetivo, considera necesario diversificar los productos y los mercados y hacer un mayor esfuerzo por atraer al turista de largo radio, que se caracteriza por un alto poder adquisitivo. En el ámbito más cercano, destaca que España se puede convertir en un interesante destino de compras para el turista británico, ya que, tras la salida del Reino Unido de la Unión Europea, puede beneficiarse del reembolso del IVA.

¿Cómo ha afectado la pandemia de la COVID-19 al turismo de compras?

Le ha afectado muchísimo, la caída es del 90% hasta este verano, cuando ha empezado a remontar un poco. Nosotros, básicamente, participamos en el turismo de compras de largo recorrido y hay que tener en cuenta que aproximadamente el 45% de las compras que se hacen corresponden a asiáticos y que estos no han vuelto todavía desde que empezó la pandemia. Otras nacionalidades, como americanos, rusos o los procedentes de Oriente medio, han vuelto, pero muy tímidamente.

¿Aprecian signos de recuperación?

Hemos empezado a notar que los primeros en viajar, y no era lo esperado, son los norteamericanos y sudamericanos. También han empezado a viajar otras nacionalidades, pero no con destino a la Unión Europea, por ejemplo, los rusos. Nos visitaban un millón de rusos, más o menos, hasta 2019, pero ahora van a destinos como Turquía porque la vacuna rusa no está homologada en los estados europeos. Los norteamericanos y sudamericanos irán remontando, pero a los asiáticos, a los chinos en particular, probablemente no los veremos durante bastantes meses. No podemos evaluar todavía a los británicos, que desde primeros de este año son viajeros con derecho a tax free, porque no podían venir hasta hace poco y aún así vienen con precaución, por si cambian de nuevo los criterios para viajar.

Sigue habiendo, por tanto, mucha incertidumbre...

Esa es una razón y la otra es que muchos países han aprovechado, y China es uno de ellos, para promocionar el turismo doméstico. Prefieren que los viajeros se queden en su territorio para alimentar el turismo nacional y recuperar parte de lo que se ha perdido en el internacional.

Luis Llorca, licenciado en Ciencias Empresariales por la Universidad Complutense, trabaja desde hace más de 18 años en Global Blue, 14 de ellos como director general.

Respecto al turismo británico, además de visitarnos por nuestro producto de sol y playa, ahora, como comentaba antes, se pueden beneficiar de la devolución del IVA. ¿España puede ser un destino interesante para ellos en el ámbito del turismo de compras?

La devolución del IVA se ha convertido en un gran atractivo, y no pensábamos que íbamos a encontrar en el británico, al menos en los primeros meses de este año, a un viajero que gastase tanto dinero. En 2019 el ticket medio de un chino fue de entre 800 y 900 euros, mientras que en el británico estamos en más de 1.000 euros por acto de compra. Seguramente los viajeros más frecuentes han entendido rápidamente que pueden hacer sus compras en lugares que tienen la ventaja añadida de devolver el IVA y, por tanto, ese descuento les favorece para comprar aquí.

Hoy por hoy, la mayor parte de los viajeros británicos no tienen ni idea de que se les devuelve el IVA. Por lo tanto, queda mucho por explicar, ya que siempre que hay un descuento hay mayores ventas

Hay que hacer gran un esfuerzo de promoción y comunicación para capitalizar esta oportunidad, para que los 11 millones que visitaban la península -Canarias no tiene un sistema de devolución como el IVA-, no solo vengan a pasar el día en la playa, que también vengan a comprar. Francia no es el destino que más turistas británicos recibe, pero es el gran beneficiado en compras. En España los británicos suponen el primer mercado emisor, tenemos una masa crítica superior y tenemos que intentar que compren aquí.

¿A qué otros segmentos puede beneficiar la devolución de IVA?

Aunque son un segmento pequeño, también hay que aprovechar que los 165.000 expatriados españoles registrados en Inglaterra se pueden beneficiar de la devolución del IVA. Además, desde que Reino Unido salió de la Unión Europea, ha eliminado la devolución del IVA. Teniendo en cuenta esta circunstancia, hemos hecho una encuesta entre nuestros usuarios y les hemos preguntado si van a dejar de ir a Inglaterra porque no devuelven el IVA. La respuesta es que seguirán yendo, pero dejarán de comprar allí porque les resultará más favorable en París, Milán, Barcelona o en Madrid, ya que en un viaje de largo recorrido suelen visitar dos o tres países.

Hay un cambio de hábito de consumo desde Reino Unido a la Unión Europea y España no está entre los destinos preferentes para hacer ese cambio, sí están Francia e Italia. Hay que posicionarse ahí en ese tipo de viajeros de largo recorrido

¿Prevén cambios en el perfil del turista tras la pandemia?

Hay una mayor propensión hacia la digitalización y esto afecta a la devolución del IVA. Tenemos que buscar que sea un proceso más digitalizado, más acorde a lo que buscan los consumidores. Hay una migración hacia pagos más digitalizados, desde la clásica tarjeta de crédito a las wallets o plataformas chinas como Wechat Pay o Alipay.

¿Cree que hay que modificar el modelo turístico español?

Para mí, la clave, y es una opinión muy personal, se llama sostenibilidad, entendida como financiera, además de medioambiental. Nos tiene que traer a cuenta, como destino turístico, que vengan viajeros a visitar España. No es una cuestión de cuántos viajeros llegan, sino de cuánto dinero dejan. Debemos buscar un modelo turístico que aporte más valor al viajero para que esté más dispuesto a desembolsar dinero cuando nos visita.

Un modelo turístico en el que proporcionalmente por cada viajero que llega no entra más dinero, no tiene mucho sentido para mí

Hay que hacer una diversificación de los productos y no basarse solo en la playa, que tiene una fuerte presión sobre los recursos naturales, y en los mercados. En lugar de una concentración en las nacionalidades europeas, hay que apostar por los asiáticos y los americanos. El objetivo es que la renta que nos dejen, en tiendas, restaurantes, hoteles o aviones, sea mayor por viajero.

¿Se han puesto en marcha las medidas necesarias para dar ese salto?

Se tenían que haber tomado más y más deprisa, el tiempo corre en nuestra contra. Lo que no hagamos nosotros lo harán otros para buscar a ese viajero con otra capacidad de gasto. Miramos demasiado a lo que ha sido nuestro eje de política turística, que es Europa y el sol y playa, y no digo que no haya que mirarlo. No significa que no vayamos a tener turistas que vengan a la playa, claro que sí. No vamos a desmantelar Benidorm de la noche a la mañana, es imposible y no es deseable, pero la cuestión es cuántas oficinas tiene Turespaña en la Unión Europea y cuántas tiene en Asia, por poner un ejemplo.

La siguiente pregunta es ¿dónde estoy poniendo el foco? A lo mejor no se necesitan tantos hoteles y tanta gente para llenarlos y hay que evolucionar la planta en otra dirección. Por ejemplo, lo que ha ocurrido en Madrid en los últimos dos años, con la llegada de marcas internacionales muy reconocidas, es espectacular, y el impacto va ser muy importante para la ciudad. Es una realidad que otros destinos como, por ejemplo Barcelona, no están teniendo.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.