Destinos

Países bálticos: la guerra en Ucrania frena la recuperación del turismo

Antes del 24 de febrero, Lituania, Letonia y Estonia confiaban que la demanda de viajes se reactivaría durante el verano de 2022

16 mayo, 2022
Países bálticos: la guerra en Ucrania frena la recuperación del turismo
  • Los tres países bálticos comparten frontera con la Federación Rusa
  • La zona de conflicto, al este de Kiev, está a 1.600 kilómetros de distancia
  • El segmento más castigado es el de viajes de grupos organizados

Lituania, Letonia y Estonia confiaban que la recuperación de su sector turístico llegaría en el verano de 2022, el primero sin restricciones tras dos años de pandemia. Sin embargo, la guerra en Ucrania que comenzó el pasado 24 de febrero, sumada a los efectos del prolongado cierre de hoteles y restaurantes, complican el regreso a la normalidad en los países bálticos, que comparten frontera con Rusia.

Letonia

Aunque el sector turístico de Letonia espera la llegada de los tradicionales visitantes procedentes de Finlandia, Escandinavia y Alemania, el país se enfrenta a la pérdida de todo el tráfico por ferri entre Riga y Estocolmo, después de que la embarcación que realizaba la ruta fuera convertida en un albergue flotante para refugiados ucranianos.

Aivars Mackevics, director de Baltictravelnews.com, explicó a EFE que Letonia y los países vecinos siguen siendo destinos turísticos muy atractivos que todavía están ligeramente al margen de las rutas europeas convencionales, por lo que algunos viajeros aún pueden presumir de haber acudido a una región inexplorada.

Sin embargo, con la mayor parte de Europa reabriéndose al turismo en los últimos meses, los países bálticos se ven obligados a competir con campañas de "retorno" mucho mejor financiadas por parte del sur del continente, dijo Mackevics.

Señaló además que en 2021 no hubo reservas de grandes grupos organizados, planificadas habitualmente con un año de antelación, por lo que este segmento del sector no se reactivará como pronto hasta 2023.

Según Mackevics, los turistas de Finlandia y, en menor medida, Suecia y Noruega, "están acostumbrados a estar cerca de Rusia", por lo que la guerra en Ucrania no les disuade.

Sin embargo, Santa Graikste, directora ejecutiva de la organización letona de hoteleros y restauradores, indicó que según estimaciones se han cancelado el 60% de las reservas de hotel, en gran medida a causa de la guerra, según dijo a la radio de Letonia.

Aunque las cancelaciones, según Graikste, ya se han detenido, "no quiere decir que podamos predecir una subida o el cumplimiento de las expectativas que teníamos a principios de año cuando recibimos esas reservas," señaló.

Lituania

Existe además la percepción de que Estonia, Letonia y Lituania, los tres fronterizos con Rusia y Bielorrusia, están cerca de la guerra en Ucrania, aunque la zona de conflicto real, al este de Kiev, está a más de 1.600 kilómetros de distancia.

"Los extranjeros no creen que seamos un destino tan seguro como aparentamos," afirmó recientemente Egle Lizaityte, directora ejecutiva de la asociación de hostelería y restauración de Lituania en declaraciones a una emisora de radio de ese país.

De acuerdo con la web Breakingtravelnews.com, Lituania recibió dos millones de visitantes extranjeros en 2019, el último año antes de la pandemia, que le reportaron ingresos de 977 millones de euros.

Estonia

Por su parte, la directora de la Asociación Estonia de Hoteles y Restaurantes, Killu Maidla, contó a EFE que tras el inicio de la invasión rusa se recibió "un número masivo" de cancelaciones de grupos, tours e incluso conferencias internacionales.

La mitad de los billetes de crucero -para los que la capital estonia de Tallín es una parada popular- fueron rescindidos también.

A pesar de todo, "los pronósticos para el verano son más bien optimistas; vemos que la guerra no tiene un impacto tan grande sobre los viajeros individuales como el que esperábamos".

Aunque el número de visitantes extranjeros solo ha aumentado en relación con los niveles mínimos de 2020 y 2021, los países bálticos esperan que el turismo doméstico se mantenga fuerte, después de verse impulsado el año pasado por las restricciones de viaje.

Asnate Ziemele, presidenta de la asociación de turismo rural Baltic Country Holidays, destacó que el segmento de viajeros más aventureros favorece ofertas de senderismo, alojamiento en granjas y lugares recónditos. "Solo el 20-30 % de nuestros clientes son extranjeros," declaró a Efe.

Imagen de Tallin, la capital de Estonia. Foto: Adobe Stock.

Falta de mano de obra

El sector se enfrenta también a problemas como la falta de mano de obra debido a la pandemia, que llevó a muchos empleados a otros ámbitos.

Por otra parte, numerosos hoteles y albergues han sido reconvertidos en alojamientos de emergencia para refugiados ucranianos, algunos de los cuales están obteniendo empleo en el sector del turismo y la hostelería.

Sin turistas rusos

Quienes no formarán parte del flujo de turistas este verano serán los rusos, que según un informe reciente de la Comisión Europea de Viajes representaban en 2019 el 10% de los viajeros recibidos en los tres países bálticos.

Los turistas rusos eran conocidos por gastar mucho dinero durante su estancia, pero ahora sus tarjetas de crédito están bloqueadas en la Unión Europea (UE), a la que además tienen dificultad para acceder debido a la interrupción de las conexiones aéreas.

Efectos de la guerra en Ucrania sobre el turismo:
- ¿Cómo ha afectado la guerra a las compañías turísticas españolas en bolsa?
- Frontur: siguen llegando más turistas a España a pesar de la guerra en Ucrania

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.