Diario 5329 23.07.2018 | 04:39
Hosteltur: Noticias de turismo
Un post de Arturo Crosby

Fracaso del turismo rural: aburrimiento, poca imaginación y alergia al cambio

¿Pesimismo en el turismo rural? 19 diciembre, 2011
  • "Retomando una frase de A. Einstein, que siempre dijo, que no se pueden esperar resultados diferentes, haciendo siempre lo mismo, pues volvemos a encontrarnos, como hace décadas, porque no ha cambiado apenas nada"

El turista rural se aburre. El sector no remonta, no se decide a cambiar lo que debería cambiar y sigue con las mismas fórmulas y los mismos resultados negativos. ¿Por qué? ¿Hay esperanza para el turismo rural en España? Es lo que plantea Arturo Crosby en este post.

¿Percepción exagerada o realidad evidente? ¿Quién tiene la varita mágica?

Basta con hablar con el sector turístico rural (Perdón, quiero decir, con algunos de los agentes o fuentes de información, observación de datos, leer informaciones y boletines, blogs, comentarios, etc.…) para darse cuenta, que el tema no ha remontado nada en España.

No sé cómo estará yendo en otros países con oferta turística similar o en los países emergentes, como es el caso de Latinoamérica. Pero quizás alguno de los lectores, nos podrá informar!

Un mal puente

La semana pasada hubo en España un puente o como se denomino, un acueducto de festivos, sin precedente, día si y día no era festivo (martes y jueves), por lo que muchos empresarios turísticos, restauradores,…tanto rurales como urbanos se pensaron que podrían hacer el Agosto, que este año no hubo.

Yo no creo en la suerte, pero si en las probabilidades. Tampoco creo que especular y pretender acertar, porque si, no es una herramienta buena, ni practica para la gestión turística, cosa muy usual en el sector.

Pero usando esta macrosemana festiva, como referencia, aquellos que pensaban tener una ocupación del 70 al 90%, estaban muy equivocados y asi sucedió. Es obvio, que a final de año, con las fiestas de navidad y Nochevieja a semanas vista, con otros festivos recientes o no lejanos, con la situación financiera negativa de gran parte de la demanda, pensar que habría lleno, durante una semana, era realmente increíble. Y claro, han venido las quejas, el grito en el cielo y todo tipo de lamentaciones.

Es muy simple, hagan un ejercicio simple, ¡pangase en el lugar del consumidor y tomen decisiones!

Pero siendo más específicos y retomando el turismo rural, cuantifiquen cuantas semanas al año, se consumen? Si no recuerdo mal, el promedio de estancia ronda 2.5 noches (orientativamente). Entonces como se puede esperar que no habiendo cambiado nada, de la situación, tanto de la demanda como de la oferta, repentinamente se de un vuelco y haya pleno? Difícil, ¿verdad?

Mismas acciones, mismos resultados

Retomando una frase de A. Einstein, que siempre dijo, que no se pueden esperar resultados diferentes, haciendo siempre lo mismo, pues volvemos a encontrarnos, como hace décadas, porque no ha cambiado apenas nada, pero se sigue pensando que todo cambiara, sin dejar de repetir los mismos errores o de aceptar la situación como esta, pero esperando a que alguien haga algo. La varita mágica es de los magos y recuerden que es un juego de ilusiones y percepciones, no de realidad, aunque así lo parezca.

Permítanme recordarles, entre otros temas, que una mayoría de turistas en el medio rural, se aburre y por tanto no tiene motivación para alargar su estadía, con la consecuente pérdida de competitividad.

Si, aunque no se lo crean la mayoría de los turistas, se aburre. Una vez superada la crisis de ansiedad del stress, al llegar al campo, se pasa a la fase de consumismo, de turismo, pero sin embargo, no existe una oferta de animación, donde haya parte vendible como producto y parte asequible, como experiencia. Es simple, no existe (salvo excepciones).

Mas allá de la crisis económica, porque hay clientela, con poder adquisitivo, que apenas ha sufrido, otros que han mejorado mucho, y otros tantos que todavía pueden consumir aunque menos,…hay que tener en cuenta este factor de animación, que no funciona y que apenas requiere inversiones, salvo el saber hacer, el saber poner en valor una serie de recursos existentes, muchos ya pagados, transformarlos en productos y experiencias, de tal forma, que incluso se puedan ofertar como complemento adicional al alojamiento (a partir de un número mínimo de noches, por ejemplo), pero como parte íntegra del producto turístico. Los municipios, comarcas y mancomunidades deberán tener un papel fundamental en este proceso, porque gran parte de los recursos dependen de estas Administraciones, que tienen la obligación de converger con los intereses del sector.

Es decir, si se pueden aplicar formulas que mejoren la situación, pero eso obliga a llevar a cabo cambios sustanciales en la forma de pensar y actuar, porque al menos los resultados podrán ser diferentes.

Un cordial saludo y espero sus comentarios,

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios

Esta noticia no tiene comentarios.