Diario 5382 22.09.2018 | 09:02
Hosteltur: Noticias de turismo
Barcelona la acepta, el resto de Cataluña no

Guerra entre destinos por la tasa turística catalana

Está en juego el reparto de 100 millones de euros anuales que generará el tributo 22 diciembre, 2011
  • Turisme de Barcelona quiere "negociar bilateralmente" con la Generalitat el reparto de la recaudación

La tasa turística que la Generalitat prevé aplicar en Cataluña a partir de 2012 amenaza con crear un grave conflicto de intereses entre los diferentes destinos de la comunidad.

La Generalitat sostiene que el 100% de la recaudación de dicho tributo se destinará a la promoción del turismo. El 25% sería gestionado por los entes locales y el 75% por la Agencia Catalana de Turismo.

Pero de momento, el consorcio Turisme de Barcelona, formado por la Cámara de Comercio y el Ayuntamiento, ha mostrado ya su voluntad de "negociar bilateralmente" con la Generalitat el reparto de la recaudación.

Así lo expresaron ayer el presidente de dicho consorcio, el hotelero Joan Gaspart, y la concejala de Promoción Económica, Sonia Recasens.

En este sentido, la capital catalana ha recordado su "especificidad" como destino y sus cifras turísticas: 15,8 millones de pernoctaciones hoteleras en 2011, a las que se añaden 2,5 millones de cruceristas (también sujetos al pago de la tasa) y dos millones de pernoctaciones en apartamentos turísticos. Ver la noticia Barcelona bate récords con 7,45 millones de turistas.

Por ello, Turisme de Barcelona reclama que un 40% de lo recaudado en la capital sea gestionado por su propio consorcio turístico, en lugar del 25% previsto por la ley para los municipios, tal como avanzó ayer HOSTELTUR en la noticia Barcelona reclama la gestión del 40% de la tasa turística.

Destinos de playa

Pero Joan Gaspart, que también es presidente de la Comisión de Turismo de CEOE, reconoce que la tasa turística tendrá un mayor impacto sobre los hoteles de playa.

Y es que los establecimientos de la Costa Brava, de la Costa de Barcelona-Maresme y de la Costa Dorada trabajan con precios mucho más ajustados -en comparación con los hoteles de la capital catalana- en dura competencia con otros destinos de playa de todo el Mediterráneo.

Cabe recordar que la tasa turística es unipersonal y fija tres gravámenes en función de las características del establecimiento: tres euros por noche para los hoteles de 5 estrellas y cruceros; dos euros para hoteles de 4 estrellas; y un euro para el resto de alojamientos.

Por ejemplo, una familia de cuatro miembros alojada en un hotel de playa de tres estrellas durante una semana pagaría en total 28 euros en concepto de la tasa turística.

En cualquier caso, aquellos hoteles que tengan ya cerrados sus precios con los turoperadores para 2012, y así lo puedan acreditar, estarían exentos del pago el año que viene.

De ahí que la Generalitat prevea recaudar sólo 40 millones de euros en 2012, pero ya más de 100 millones de euros a partir de 2013.

Oposición en Salou

Esta misma semana, la junta de portavoces del Ayuntamiento de Salou, municipio turístico de la Costa Dorada, ha aprobado por unanimidad una moción que insta a la Generalitat a detener la implantación de la tasa turística.

El Ayuntamiento de Salou considera que la aprobación de la tasa turística de forma unilateral por parte del Govern de la Generalitat provocará "una situación de conflicto y de tensión", perjudicará al turismo y afectará negativamente la competitividad del sector turístico.

Por ello, proponen que la Generalitat negocie con el sector turístico esta tasa y, si se aprueba finalmente, que los ingresos derivados reviertan sobre los municipios turísticos en proporción con la actividad que cada uno de ellos genera.

Rechazo

Prueba del rechazo que genera la tasa turística, sobre todo más allá de Barcelona, es el comunicado emitido ayer conjuntamente por la Confederación Empresarial de Hostelería, Restauración y Apartamentos Turísticos de Cataluña, la Asociación de Cámpings y la Federación de Turismo Rural.

Todas estas entidades lamentan la "decisión unilateral" adoptada por el Govern y consideran la medida como "injusta, irracional y arbitraria, pues resulta contraproducente y genera un verdadero agravio comparativo en relación con otros destinos turísticos de España y frente a otros países competidores".

Los representantes de estas entidades han solicitado una reunión de urgencia con el presidente de la Generalitat, Artur Mas.

Los empresarios turísticos quieren remarcar ante Artur Mas "los graves efectos que una medida de este tipo podría causar a uno de los pocos sectores que estaba esquivando las importantes consecuencias de la crisis económica, poniendo en riesgo la viabilidad comercial de centenares de establecimientos".

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.