Diario 5758 06.12.2019 | 01:30
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España.

Argentina: Aerolíneas Argentinas sacará el 40% de su capital a la Bolsa de Nueva York

8 julio, 2003
La historia de Arolíneas es una historia de fracasos desde que Iberia se hizo cargo de ella durante la época del anterior gobierno socialista. Sin embargo, los tiempos han cambiado. La empresa prepara ahora su salida a la Bolsa de Nueva York y a la de Buenos Aires, donde espera colocar hasta el 40 por ciento de su capital, después de concluir el año pasado con beneficios, al igual que el primer trimestre de este año. Hace dos años estaba en quiebra técnica. La compañía prepara también su entrada en el mercado brasileño.
La historia de Arolíneas es una historia de fracasos desde que Iberia se hizo cargo de ella durante la época del anterior gobierno socialista. Sin embargo, los tiempos han cambiado. La empresa prepara ahora su salida a la Bolsa de Nueva York y a la de Buenos Aires, donde espera colocar hasta el 40 por ciento de su capital, después de concluir el año pasado con beneficios, al igual que el primer trimestre de este año. Hace dos años estaba en quiebra técnica. La compañía prepara también su entrada en el mercado brasileño. Los buenos negocios siempre se hacen en tiempos de crisis. Esta es una regla que nunca falla. Claro que para que se cumpla es necesario contar con buenos gestores. Este es el caso de Arolíneas Argentinas, por lo menos hasta el momento. Desde que hace un par de años fue adquirida por Air Comet -participada por Antonio Mata y los propietarios de Spanair y de Viajes Marsans, Gonzalo Pascual y Gerardo Díaz- a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), Aerolíneas ha pasado de la quiebra técnica -suspensión de pagos- a los beneficios. Por otra parte la aerolínea de bandera argentina prepara su salida a bolsa. La intención es colocar en torno al 40 por ciento del capital, según Gonzalo Pascual, uno de sus propietarios. En un principio, sus propietarios piensan que la aerolínea se estrene en las bolsas de Nueva York y de Buenos Aires, donde están sus principales mercados. Más tarde, quizá puede llegar su entrada en el Latibex, el índice de la bolsa madrileña en el que cotizan las principales empresas iberoamericanas. La intención inicial, según manifestó el presidente de la compañía, Antonio Mata, era colocar entre el 10 y el 15 por ciento entre inversores instituciones y posteriormente realizar una salida a bolsa mediante Oferta Pública de Venta de acciones (OPV) por alrededor del 25 por ciento del capital social. El lema de Pascual y Díaz es no parar. Hace unos meses anunciaban la creación de una nueva aerolínea en España y el fin de semana la prensa recogía que tenían en estudio entrar en el sector de vuelos baratos, que es el que registra mayores tasas de crecimiento, o en los vuelos regionales a través de la filial Aeval. Pascual agrega que la asignatura pendiente de Aerolíneas es abordar el mercado brasileño, que junto a México y Argentina son los de mayor frecuencia de pasajeros con Iberoamérica. La entrada en este mercado aún no está decidida. Según Pascual puede ser abordado por la propia Aerolíneas Argentinas, o mediante una nueva compañía. Los tres empresarios tienen en proyecto también operar en Uruguay, Bolivia, Chile o Paraguay a través de la filial Austral. Aerolíneas ha recuperado la práctica totalidad de las rutas que realizaba antes de su crisis. Los flujos más importantes son con Estados Unidos. La intención del grupo es convertirla ahora en uno de los grandes operadores iberoamericanos de la región. Europa se sitúa, por tanto, como un segundo mercado. Precisamente uno de los retos que deberá afrontar en los próximos años nuestro país es convertir el aeropuerto de Barajas, en Madrid, en el principal «hub» para todos los vuelos con Iberoamérica. En la actualidad no es así, ya que las compañías iberoamericanas vuelan también con frecuencia a otras capitales europeas, como Roma, París o Francfort. De esta circunstancia puede depender el futuro de otras aerolíneas, como la propia Iberia. Sobre el conflicto judicial vivido recientemente, surgido a raíz de la prohibición por parte de un juez argentino para que el presidente de Aerolíneas, Antonio Mata, abandonara el país, Pascual lo atribuye más a maniobras o presiones de la competencia, que a problemas con la Justicia. Las sospechas apuntan, en concreto, a Eduardo Eurnekian, en la actualidad propietario del 30 por ciento de Southern Winds, quien en su día también se interesó por la empresa. Eurnekian gestiona más de 30 aeropuertos a través de Aeropuertos Argentina 2000. Los nuevos gestores de la empresa han informado de las circunstancias a sus antiguos propietarios, la SEPI, por si fuera necesario algún tipo de actuación oficial al respecto. Aerolíneas fue adquirida a SEPI con un pasivo de 600 millones de dólares y el pasado ejercicio ganó tres millones de dólares, una cifra que ha logrado ya durante el primer trimestre de este año. (Diario La Razón/7-7-03)

Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.