Diario 5451 11.12.2018 | 20:57
Hosteltur: Noticias de turismo
La Unión Empresarial por la Promoción Turística de Madrid reclama la paralización del Decreto

Alquiler vacacional en Madrid: cuidado con el efecto llamada de una regulación permisiva

Los hoteleros calculan que se triplicarían las plazas hasta 95.000 y se perderían 3.000 empleos 17 junio, 2014

Los empresarios turísticos madrileños, bajo el paraguas de La Unión Empresarial por la Promoción Turística de Madrid, alertan del efecto llamada que supondría una regulación permisiva de las viviendas vacacionales en la Comunidad, lo que provocaría que las actuales 8.000 viviendas ilegales se triplicaran hasta alcanzar las 24.000 con cerca de 95.000 plazas, incrementando así un 85,6% la oferta actual de camas hoteleras de la región. El Decreto de viviendas de uso turístico se encuentra tramitándose, aún en fase de borrador.

En cuanto al mercado laboral, y teniendo en cuenta que esta nueva modalidad de alojamiento no aporta apenas puestos de trabajo más allá del servicio de reparto de llaves y el de limpieza al finalizar la estancia, la implantación del Decreto puede desestabilizarlo aún más. De hecho, los empresarios del sector calculan que la competencia desleal que supondría para el alojamiento reglado podría provocar la pérdida de un 20% de puestos de trabajo en los hoteles y hostales de Madrid, más de 3.000 empleos.

Los empresarios han estado encabezados por Antonio Gil, presidente de La Unión y de AEHM (Asociación Empresarial Hotelera de Madrid); Rafael Andrés, vicepresidente y coordinador de Turismo de CEIM y presidente de AMER (Asociación Madrileña de Empresas de Restauración); y Jesús Martín Peinado, presidente de AEHCAM (Asociación Empresarial de Hostales de Madrid).

De izq. a dcha, Matilde Almandoz (OPC), Tomás Gutiérrez (La Viña), Antonio Gil (AEHM), Rafael Andrés (AMER), Jesús Martín Peinado (AEHCAM) y Dionisio Lara (Noche Madrid).De izq. a dcha, Matilde Almandoz (OPC), Tomás Gutiérrez (La Viña), Antonio Gil (AEHM), Rafael Andrés (AMER), Jesús Martín Peinado (AEHCAM) y Dionisio Lara (Noche Madrid).

Todos ellos han coincidido en señalar que “nos encontramos pues ante la amenaza de una catástrofe sin precedentes para un sector que ha soportado cuatro años de crisis aguda y que sigue en números rojos como consecuencia de la inexistencia aún de un verdadero plan de promoción turística que sitúe a Madrid en el lugar que le corresponde como destino turístico internacional”.

Los hoteleros ya se habían manifestado en contra del proyecto para regular las viviendas vacacionales en Madrid, según publicó HOSTELTUR noticias de turismo. Y es que la Comunidad de Madrid ha fijado requisitos de actividad a 8.000 viviendas de uso turístico que, según han confirmado los empresarios, se reducen a presentar una declaración responsable, un plano de la vivienda realizado por un arquitecto (con los únicos requisitos de contar con habitación, baño y cocina, aunque si se trata de un estudio puede integrarse todo en una sola unidad) y la obligación de disponer de un teléfono 24 horas. Con estos requisitos se le otorga un número de registro a la vivienda con el que ya puede operar.

Esta limitación de los requisitos a “la mínima expresión”, como explica Antonio Gil, “promueve el intrusismo dando carta de naturaleza a las miles de viviendas que han proliferado a consecuencia del vacío legal existente sin salvaguardar la seguridad de los clientes, además de suponer una competencia desleal que no evita la economía sumergida y sacrifica la convivencia vecinal”.

Peticiones de los empresarios

Por ello piden que “se establezcan la exigencia explícita de contar con licencia de actividad, unas exigencias dotacionales y una estancia mínima, como se ha hecho ya en ciudades como Nueva York y San Francisco, que sitúan en 30 y 28 el número mínimo de noches de estancia, respectivamente”. A ello se sumarían “unos requisitos técnicos específicos sobre condiciones de seguridad, la protección de la convivencia vecinal, así como de los derechos del consumidor ante fraudes y estafas, y la exigencia de contar con la autorización de los residentes en el inmueble”.

Solicitan por tanto que se paralice la aprobación del Decreto que se está tramitando y “se continúe el proceso de diálogo con el sector turístico de la Comunidad, llevando a cabo un profundo debate técnico sectorial sobre cuáles son las necesidades básicas de equipamiento que debe garantizar esta nueva modalidad de alojamiento turístico y sobre las consecuencias desestabilizadoras que podría tener para el sector de hospedaje su implantación en clara desventaja competitiva para éste”.

Y es que, como ha destacado Gil, “esto es una actividad económica, no es economía colaborativa. Es un negocio en el que están entrando grandes empresas y fondos de inversión que adquieren varias viviendas y las explotan como un hotel en clara ventaja competitiva; el particular que alquila su domicilio es meramente anecdótico y ha existido siempre. Pedimos que las empresas gestoras de estos alojamientos cumplan con las mismas exigencias que el resto de establecimientos turísticos”.

Los empresarios turísticos se han mostrado dispuestos a “seguir innovando y adaptándonos a los nuevos patrones de conducta del cliente, pero necesitamos que se proteja nuestra actividad económica y se salvaguarde la imagen turística de la ciudad, porque nos jugamos mucho”. El diálogo con la Administración continúa abierto, ya que esta misma tarde se reúnen con la viceconsejera de Turismo y Cultura de la Comunidad, Carmen González, aunque reconocen que “hasta ahora no se han mostrado muy receptivos con nuestras peticiones”.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.