La aseguradora QBE ha recibido 77 solicitudes de los afectados

Accidente de tren en Santiago: abonan la mitad de los anticipos de indemnización

QBE, aseguradora de responsabilidad civil de Renfe, ha recibido 77 solicitudes de anticipos de indemnización para los afectados por el accidente de tren en Santiago de Compostela y ha procedido al pago de 38, comprometiéndose a abonar el resto "en los próximos días", según ha explicado la empresa en un comunicado.

Los importes anticipados oscilan entre los 25.000 euros por pasajero en los casos de fallecimiento, 5.000 euros para los casos de pasajeros con un periodo de hospitalización superior a ocho días, 1.500 euros en los casos de un periodo de hospitalización inferior a ocho días, 1.000 euros para pasajeros lesionados que no precisaron ingreso hospitalario y 1.000 euros para aquellos que sólo sufrieran daños materiales.

La empresa ha destacado la "celeridad" en el pago de estas cantidades a cuenta de una responsabilidad civil, que no se activa hasta que judicialmente no se haya dirimido quién es el responsable.

Para hacer frente a estos anticipos, QBE realizó de forma voluntaria un depósito judicial de 2,75 millones de euros en la cuenta de consignaciones y depósitos judiciales del Juzgado de Instrucción Número 3 de Santiago para atender las necesidades económicas más inmediatas de los afectados.

Accidente de tren en Santiago: abonan la mitad de los anticipos de indemnización Accidente de tren en Santiago: abonan la mitad de los anticipos de indemnización

En cualquier caso, ha reiterado que el pago de estos anticipos no supone reconocimiento de responsabilidad por su parte o de sus asegurados, dado que la misma deberá ser determinada por el órgano judicial competente en el momento procesal oportuno. Por ello, se reserva el derecho de recobrar, total o parcialmente, las cantidades anticipadas no a los damnificados sino a quienes finalmente se determinen como últimos responsables.

Cabe recordar que el pago de estos anticipos voluntarios corresponde al seguro de responsabilidad civil de Renfe Operadora y "nada tienen que ver" con las indemnizaciones del seguro obligatorio de viajeros, que siguen otro cauce.

La empresa ha subrayado que no ha recibido ninguna queja de los afectados sino "muestras de agradecimiento por la agilidad y facilidades que se han implementado para llevar a cabo todos los trámites del proceso".

El protocolo, los formularios necesarios y toda la información al respecto está disponible en la página web de Renfe (www.renfe.es) y también se puede gestionar la petición del anticipo a través del Juzgado número 3 de Santiago.

En el momento de producirse el siniestro, QBE contrató para el caso los servicios del despacho de abogados DAC Beachcroft. "La política de QBE es garantizar que las indemnizaciones sean justas y se proceda al pago de las mismas con la máxima celeridad una vez que se haya determinado la responsabilidad última", ha concluido.

En principio, el titular del Juzgado 3 de Instrucción de Santiago de Compostela, Luis Aláez, ha imputado al maquinista a quien dejó en libertad con cargos luego que admitiera  imprudencia. Casi un mes después, también imputa a los responsables en Adif de la seguridad en la vía por el accidente ocuirrido el pasado 24 de julio, en el que murieron 79 personas y más de 100 resultaron heridas, al descarrilarse un tren Alvia que cubría la ruta entre Madrid y Ferrol, a unos tres kilómetros del casco urbano de la capital gallega.

 

Comentarios 1

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

José Luis Piñeiro Vidal27/08/2013 13:08:47

Exceso de los jueces (603). José Luis Piñeiro Vidal. Abogado.

En los países democráticos las leyes, con el asesoramiento técnico y los condicionantes que corresponda, se discuten y se dictan en el Parlamento. Desde entonces obligan a todos, también a los jueces. He dicho “con los condicionantes” porque ningún parlamento puede ignorar que los recursos económicos siempre son escasos. Si así no fuero, no veo por qué no íbamos a tener los mejores médicos, los mejores hospitales, las mejores universidades y colegios, la mejor organización de la justicia, las mejores carreteras (sin curvas, por ejemplo) los mejores puertos, la mejor flota naval, los mejores edificios y puentes, las mejores armas defensivas, las mejores pensiones, etc.

Los políticos que discuten y aprueban las leyes no son unos malvados. Legislan dentro de “lo que es posible” porque los recursos ni caen del Cielo ni la solución es el endeudamiento generalizado como parece que ahora descubrimos. Hay ecuaciones clásicas en la economía que, tarde o temprano, se cumplen: si se invierte más de lo que se ahorra, hay que endeudarse, es decir, hay que pagar intereses con lo que el endeudamiento generará la equivalente menor inversión futura.

Puesto que la responsabilidad de los políticos es legislar y que no disponen de recursos ilimitados para hacer lo mejor, los jueces se han de limitar a interpretar y aplicar las leyes, sin que les sea dada la facultad de “ir más allá”. Lo digo a propósito de la decisión del Juez, Sr. Aláez, que entiendo que “va más allá”. Nadie duda que se puede construir una vía férrea de altísima velocidad de Santiago a Madrid sin una sola curva. ¿Aparte del sinsentido, tenemos recursos para pagar tal aberración?: No. La realidad es que todos los países del mundo tienen vías férreas y carreteras con muchas curvas, a veces peligrosas, con deficiente señalización, etc. Hay situaciones manifiestamente mejorables en sanidad, educación, justicia, seguridad, infraestructuras, en general pero sólo poco a poco se pueden ir corrigiendo en atención a los recursos económico – financieros disponibles. Lo demás son sueños.

¿Son sueños o son una de tantas manifestaciones de la pérdida del sentido común o de la negación de la responsabilidad individual como reminiscencia de las doctrinas de Sigmund Freud, de las ensoñaciones socialistas de abdicación de la responsabilidad, por las circunstancias del medio, cuyo exponente máximo ha sido, desde los años 50 del siglo pasado el famoso Dr. Spock, que con olvido de la ética y responsabilidad individual, o disfrazando su búsqueda, orientándola hacia los escalones superiores de la organización?

Al parecer el tren accidentado ya había circulado por el lugar fatídico durante unos seis meses, sin incidentes. Sólo cuando la obligación -responsabilidad individual- no estuvo presente se produjo lo que ya sabemos. Hay miles de autobuses que circulan a diario por carreteras, a veces infernales, que sería suficiente con una brevísima distracción del conductor para que 40 – 50 personas perdieran la vida y no por ello tiene facultades ningún juez para imputar a los técnicos que proyectaron la carretera o los políticos que no tomaron decisiones para corregir todas las curvas, todos los puntos negros, todas las defectuosas señalizaciones, etc.

No es posible disimular la responsabilidad individual, que es el fundamento ético de toda sociedad, y exigírsela a otros o compartirla con éstos, sean técnicos o políticos, porque es la individual, la básica, la de abajo, la primera, la que debe suplir las carencias de las otras ya que, si así no fuera, no habría progreso porque nunca habría suficientes cautelas precautorias para casos como el comentado.

00 Más comentarios del lector Responder

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.