El secretario general de la OMT anuncia su retirada por desacuerdo con el Consejo Ejecutivo

El secretario general de la Organización Mundial del Turismo (OMT), Francesco Frangialli, ha anunciado ayer ante la Asamblea General de este organismo, que sesiona en Beijing, China, su intención de no presentarse a las próximas elecciones, debido a un desacuerdo con el Consejo Ejecutivo sobre el ingreso de nuevos asociados.

El secretario general de la Organización Mundial del Turismo (OMT), Francesco Frangialli, ha anunciado ayer ante la Asamblea General de este organismo, que sesiona en Beijing, China, su intención de no presentarse a las próximas elecciones, debido a un desacuerdo con el Consejo Ejecutivo sobre el ingreso de nuevos asociados. Las diferencias surgidas entre el secretario general y el Consejo Ejecutivo de la OMT por la admisión de nuevos miembros asociados, tras la solicitud de Bermudas y a la que se opone España, figuran como la principal causa de su decisión. Pese a que Frangialli sostiene que Bermudas cumple con todos los requisitos necesarios establecidos en los estatutos de la OMT, la delegación española mantiene un criterio diferente, pues afirma que la colonia británica no cumple con los artículos 6.2 y 6.3 de los estatutos de la OMT, que hacen referencia a la admisión de regiones que formaban parte de la antigua Unión Internacional de Organismos Oficiales de Turismo (UIOOT). "Entiendo la sensibilidad de España respecto de este asunto", aseguró Frangialli, para quien, los estatutos de la OMT constituyen una garantía total de la naturaleza no gubernamental de la organización, a la que no puede incorporarse ninguna autoridad local sin el consentimiento del Gobierno de su país. En este caso el Gobierno británico autorizó la entrada de Bermudas en la OMT como hizo ya China con Macao y Hong Kong, que son miembros asociados, lo que significa que no pueden elegir al secretario general ni adoptar el presupuesto de la organización. Frangialli explicó que la cuestión de miembros asociados se trata desde hace seis años, pero hasta ahora "no hemos conseguido ningún progreso", y añadió que esta cuestión constituye "una seria amenaza para la existencia de la OMT", que "debe representar a toda la comunidad turística en general". Si Frangialli mantiene su decisión, continuaría al frente de la OMT dos años más, aunque dentro de un año no presentaría su candidatura para la reelección en 2005. La enmienda de España obtuvo en la votación del Consejo Ejecutivo, presidido por Rusia, 17 votos a favor, y nadie apoyó la posición de Frangialli. En su intervención en la primera reunión plenaria, Frangialli dijo que "he lanzado las advertencias necesarias" y prometió "hacer todo lo posible" en los dos años que le quedan de mandato "para consolidar los logros internos conseguidos". Por su parte, el secretario general de Turismo español, Germán Porras, afirmó que la OMT utiliza unos estatutos de los años setenta que no sirven para la situación actual. En la segunda reunión plenaria, Porras destacó la naturaleza intergubernamental de la OMT, que consideró es la mejor manera de garantizar su independencia, pero apostó por una rigurosa distinción entre los estados miembros y el resto de las entidades. El proyecto de resolución presentado por España, y adoptado ayer por el Consejo Ejecutivo de la OMT, sobre la entrada de nuevos miembros asociados ha paralizado la entrada de Bermudas Frangialli coincidió con Porras en reconocer el envejecimientos de los estatutos, pero insistió en que la dificultad que tiene con España y otros países se refiere a la cuestión de "dónde se pone el límite a la entrada de nuevos miembros asociados, ya que los actuales estatutos no la impiden a ninguna región". Además, para Frangialli, el límite se estableció ya durante la anterior Asamblea General celebrada en 2001 en Japón y Corea y "volver a esta cuestión es retroceder en lugar de progresar". Sin embargo, para la delegación española las normas aplicadas para la admisión de nuevos miembros asociados y afiliados fueron creadas con el objetivo de responder a una situación de transición que afectaba en aquel momento a territorios pendientes de la descolonización. Frangialli recordó que todos sus fundadores insistieron en que cualquier entidad turística (autoridades locales, ONG, universidades o localidades) debía formar parte de ella. Sin embargo, Porras apostó por una rigurosa distinción entre los estados miembros y el resto de las entidades. Al proyecto de resolución presentado por España se suma la solicitud francesa de cambio de los estatutos, por lo que el Consejo Ejecutivo decidió crear un grupo de trabajo, que se constituirá el próximo día 24 de octubre y que abordará las cuestiones mencionadas. Debido a la creación de este grupo de trabajo, la delegación española considera que no tiene sentido admitir nuevos miembros, en alusión a Bermudas, hasta que no concluya su labor. 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.