Diario 5327 20.07.2018 | 05:21
Hosteltur: Noticias de turismo

Mazars evidencia un parón en la evolución del negocio hotelero en España

22 diciembre, 2003
La octava edición del resumen hotelero de Mazars ha servido para dibujar un complicado horizonte en el sector, incidiendo en los recortes de precio medio e ingresos por habitación para evidenciar esa compleja situación. Una de las conclusiones más unánimes de este chequeo hace referencia a la sobreoferta en la que se puede ser sumido el sector, sobre todo en lo que hace referencia a las principales urbes españolas.
La octava edición del resumen hotelero de Mazars ha servido para dibujar un complicado horizonte en el sector, incidiendo en los recortes de precio medio e ingresos por habitación para evidenciar esa compleja situación. Una de las conclusiones más unánimes de este chequeo hace referencia a la sobreoferta en la que se puede ser sumido el sector, sobre todo en lo que hace referencia a las principales urbes españolas.Pese a la favorable tendencia en la llegada de turistas a España, una vez más los índices de ocupación se ven mermados, situándose en 2002 por encima del 74%. La apertura de nuevos hoteles puede ser una de las claves, pero también lo es el alojamiento extrahotelero. La bajada de ocupación no es sin embargo proporcional a la caída de la rentabilidad, mucho más acusada. Este entorno obliga a los establecimientos a afinar sus cálculos en materia de costes, se puede decir que esas estrecheces están haciendo del hotelero un negocio más eficiente. Se nota además un menor gasto medio por parte del turista, cifrado en un 6% por debajo del de antaño. Con todo, los analistas de Mazars consideran "bastante preocupante la caída de rentabilidad" significando la importancia del "last minute" lo que repercute de forma directa en las previsiones. En 2002 se ha producido una merma del 2,7% en el precio medio, y del 5,7% en el beneficio operativo bruto. En la órbita de las grandes ciudades, Barcelona se significa con ocupaciones estancadas. El problema para la ciudad condal es el precio medio a la baja, una situación inversa a la de Madrid, donde la caída de ocupación significa una mejor contención de los precios, con el consiguiente RevPAR positivo para la capital. Valencia por su parte presenta quizá el mayor colapso de oferta en relación a su demanda. De no haber conseguido la Copa América, la ciudad levantina podría haber vivido "un auténtico caos por la sobreoferta", según los consultores de Mazars. Viendo las predicciones posteriores al 11-S, Mazars considera 2002 como un año "en líneas generales" positivo. Del 74% era hasta el mes de octubre la ocupación media de Barcelona en 2003. La urbe catalana ha pagado en exceso la Guerra de Irak dado que los meses de marzo y abril, tradicionalmente muy buenos, estuvieron en niveles mínimos. El precio medio en 2003 ha caído en todos los segmentos, sobre todo en los establecimientos de primera clase (cuatro estrellas y tres superior) con un descenso de más de ocho puntos. Desde Mazars señalan la política agresiva de los nuevos establecimientos de cuatro estrellas. Los hoteles de lujo han sido en definitiva los menos perjudicados en términos de ocupación. Con todo, el RevPAR de la ciudad mediterránea ha sido peor que el de Madrid donde la apuesta por contener los precios ha sido más patente. Curiosamente en la capital todos los segmentos presentan un RevPAR negativo, excepto el de lujo. A juicio de Mazars esta línea está poco desarrollada en Madrid, teniendo en cuenta su condición de capital. Para la consultora puede haber demanda latente para cinco estrellas modernos, tipo Four Seasons. En el resto de líneas Madrid presenta los primeros síntomas de un inminente sobreoferta, con descensos en precio y rentabilidad. En ambas ciudades la oferta futura es notable. Barcelona prevé un incremento del 42% de su planta existente en los próximos ejercicios. La presencia del Forum 2004 en el calendario puede aliviar la entrada de nueva oferta. Más complicado en este sentido se presenta el horizonte en Madrid con la posibilidad de la celebración de los Juegos Olímpicos en 2012, fecha muy lejana aún. Argumentos como la oferta museística no son óbices para incrementar sustancialmente la demanda existente según los consultores de Mazars. (HOSTELTUR/Barcelona)

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios

Esta noticia no tiene comentarios.