Sucesos

Las penas de cárcel a propietarios de bares por ruidos se extienden en España

El último caso afecta a un hostelero de Vigo, con una condena de dos años

El propietario de un bar de Vigo ha sido condenado a una pena de dos años de cárcel y un año de inhabilitación para trabajar en la hostelería al ser considerado culpable de un delito contra el medio ambiente por los "ruidos constantes" causados durante cinco años. En otras partes de España se vienen repitiendo juicios similares.

Según ha informado el Faro de Vigo, el condenado también debe indemnizar con 18.000 euros a la familia de la vivienda ubicada sobre el local, formada por un matrimonio y tres hijos.

La mujer precisó tratamiento psiquiátrico y psicológico por ansiedad y depresión, mientras que su hijo pequeño de 11 años, que padece epilepsia y migrañas, tenía crisis más frecuentes al no poder dormir adecuadamente.

"Esta sentencia es un precedente de que no se puede jugar con los ruidos; la gente debe saber que perjudicar el derecho de residencia, de descanso y de poder vivir tranquilamente tiene sus consecuencias", valoraba en declaraciones al Faro de Vigo la abogada de la familia afectada.

En cualquier caso, según añade el citado rotativo, aunque la condena aceptada por el hostelero es firme, "el tribunal casi con total seguridad se pronunciará favorablemente a la petición de la defensa de que se suspenda la ejecución de la pena, lo que evitará el ingreso en prisión de su cliente".

En este sentido, la fiscal no se opuso a la solicitud del letrado, pero condicionado a que el acusado abone la indemnización, para lo que se le han concedido plazos mensuales durante cinco años.

Las penas de cárcel a propietarios de bares por ruidos se extienden en España. #shu#Las penas de cárcel a propietarios de bares por ruidos se extienden en España. Imagen Shutterstock

Otros casos similares

Los juicios contra propietarios de bares por ruidos que perjudican el descanso de los vecinos se vienen produciendo en diferentes ciudades de España. A continuación se apuntan algunos casos.

  • Granada: La Audiencia condenó al propietario de un bar a seis años de cárcel y a indemnizar con 24.000 euros a la familia afectada que sufrió los ruidos. Se consideró agravante que el establecimiento no tenía licencia municipal.
  • Santander: El fiscal de la Audiencia Provincial de Cantabria pidió cinco años de cárcel para los tres propietarios de un bar, por delitos contra el medio ambiente en relación con el ruido.
  • Blanes (Girona): el juez instó al Ayuntamiento a que ordenara cerrar el acceso al balcón posterior del bar.
  • Archena (Murcia): el fiscal pide que el propietario de un bar pague una indemnización de 10.000 euros, por daños morales, a una vecina de la zona que como consecuencia de los ruidos fue diagnosticada de insomnio y síndrome ansioso-depresivo.
  • Mallorca: piden cuatro años de cárcel por exceso de ruido para el propietario de un bar en la llamada "Ruta Martiana" de Palma
  • Sevilla: en 2012, la Audiencia condenó a cuatro años de cárcel al dueño y a la encargada de un bar por los "ruidos intolerables".
  • Carrión de los Condes (Castilla y León): La acusación particular solicitó siete años de prisión e indemnización de 66.000 euros contra el propietario de un bar por un delito continuado de contaminación acústica.
  • Málaga: Los vecinos de un restaurante que organizaba celebraciones fueron a juicio por los ruidos que causaba. Fueron imputadas dos exconcejalas acusadas de prevaricación.
 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.