Italia: La sorpresiva huelga de Alitalia complica la salida de la crisis de la aerolínea

Los trabajadores de Alitalia secundaron ayer jueves una huelga de doce horas calificada de "ilegal" por el Gobierno y que complica las negociaciones entre dirección y sindicatos para sacar adelante la aerolínea.

Los trabajadores de Alitalia secundaron ayer jueves una huelga de doce horas calificada de "ilegal" por el Gobierno y que complica las negociaciones entre dirección y sindicatos para sacar adelante la aerolínea. Más de medio millar de vuelos de la compañía fueron cancelados y miles de pasajeros tuvieron que permanecer en tierra, una situación que se repitió parcialmente el miércoles, cuando las protestas de los empleados obligaron a suspender 140 vuelos de forma inesperada. Sólo en esa jornada "negra" se perdieron 15 millones de euros, según la compañía, que aún no ha evaluado el impacto económico de la huelga "incoherente" de ayer pero sí ha alertado que causará "graves daños". Tanto la dirección de Alitalia como el Gobierno sostienen, además, que el paro es ilegal porque se decretó con muy poca antelación y sin respetar las reglas de preaviso, y han señalado que se estudiará el establecimiento de sanciones para los trabajadores que hayan tomado parte en ella. Al inicio de la huelga, a las 05.30 de la madrugada hora local (03.30 GMT), un grupo de trabajadores se concentró frente a la sede de la aerolínea en Roma, donde se vivieron algunos momentos de tensión cuando intentaron impedir la entrada al edificio a varias personas. El acto de ayer refleja el sentimiento de "rabia y exasperación" de los empleados, según los sindicatos, que intentan presionar a la dirección y al Gobierno para que aseguren la viabilidad de la aerolínea de bandera italiana. La compañía, de la que el Estado posee el 62 por ciento, atraviesa por una larga crisis que el año pasado se tradujo en pérdidas de 375 millones de euros. El presidente de la aerolínea, Giuseppe Bonomi, ha asegurado que la dirección ha preparado un plan industrial "fuerte" para sanear y sacar a la empresa de su larga crisis, que será presentado el próximo lunes al Consejo de Administración. El nuevo proyecto incluye medidas "alternativas", señaló Bonomi, a un primer plan industrial rechazado por los sindicatos, que contemplaba, entre otros puntos, el despido de 950 de los 22.000 empleados de Alitalia y la cesión de otros 2.500 a empresas asociadas. El objetivo de ese primer plan era, según la compañía, reducir el actual nivel de gasto en 135 millones de euros en los próximos dos años. Al mismo tiempo, los sindicatos exigen al Gobierno italiano que intervenga para reflotar la empresa, pero el Ejecutivo ha insistido en que antes de aprobar cualquier ayuda debe haber un consenso entre los sindicatos y la dirección. La semana pasada, el Consejo de Ministros ya pospuso la aprobación de un decreto de ayudas al sector aéreo, que contemplaba medidas como la reducción de tasas de despegue, sobrevuelo y aterrizaje que pagan las aerolíneas. Mientras tanto, desde Bruselas, la Comisión Europea ha mostrado su confianza en que el Gobierno italiano encuentre "la mejor solución para superar los graves problemas actuales", indicó Gilles Gantelet, portavoz de la comisaria de Transportes, Loyola de Palacio. Respecto a la información solicitada por la Comisión para determinar si las eventuales ayudas de Estado violan las normas de la UE, "no dudamos de que Italia responderá en el plazo previsto", el próximo miércoles, indicó Gantelet. En este sentido, el ministro italiano de Políticas Comunitarias, Rocco Buttiglione, indicó que el Gobierno ha descartado realizar un aumento de capital de la compañía con dinero del Estado porque incumple la normativa de Bruselas. No obstante, insistió en la necesidad de intervenir "en las condiciones del sistema y en todas las variables de las que depende todo el sector aéreo" para conseguir reflotar la aerolínea. Es inadmisible quedarnos de brazos cruzados o usar la excusa de la Unión Europea para no hacer nada", concluyó el ministro. En otro orden de cosas, los pasajeros que se hayan visto afectados por la huelga de la aerolínea los días 28 y 29 de abril tienen derecho a percibir una indemnización por los daños causados, informó la Asociación para la defensa del Turismo, ASDETOUR. Alitalia tiene domicilio social en España, lo que, según ASDETOUR, hace viable las reclamaciones de los turistas; la asociación señala, además, que esta huelga no tiene por qué considerarse causa de fuerza mayor ya que se debe a un conflicto laboral que se conocía de antemano. En el comunicado se recuerda a los afectados la necesidad de realizar una primera reclamación en el propio aeropuerto, pero sin entregar nunca a las compañías la documentación original del viaje, ya que de esa manera quedarían indefensos. Los daños que se pueden alegar en este tipo de reclamaciones son de índole diversa, como pérdida de jornadas laborales claves para sus negocios, pérdida de vacaciones por haber pedido días libres en el trabajo o viajes "frustrados" de luna de miel. La aerolínea, por su parte, aclaró en nota de prensa ayer que reembolsará a los pasajeros afectados el importe del billete, "a cualquier pasajero que, a la vista de la situación, decida no volar mientras dure esta agitación sindical, se le reembolsará el importe de sus billetes". (HOSTELTUR) (redacción@hosteltur.com) 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.