España sigue aumentando el número de sus transacciones hoteleras, hasta llegar a las 76 operaciones

Tras dos años al alza en el volumen de transacciones, España ha vuelto a mantener esa tendencia durante el ejercicio que toca a su fin. Con un montante estimado en 1.080 millones de euros repartidos en 76 operaciones, el volumen movido en nuestro país sigue siendo el más elevado del mercado europeo según un informe presentado por la consultora inmobiliaria Christie + Co.

Tras dos años al alza en el volumen de transacciones, España ha vuelto a mantener esa tendencia durante el ejercicio que toca a su fin. Con un montante estimado en 1.080 millones de euros repartidos en 76 operaciones, el volumen movido en nuestro país sigue siendo el más elevado del mercado europeo según un informe presentado por la consultora inmobiliaria Christie + Co. A pesar de considerarse un modelo en crisis por muchos estamentos, llama la atención que el hotel vacacional mantiene su hegemonía frente al urbano en una contundente proporción que raya el 75%. La estabilidad climática es uno de los factores apuntados para una tendencia de bonanza operativa en destinos insulares como Baleares y Canarias. Ambos archipiélagos acumulan más del 35% de las operaciones, aunque se sitúan por detrás de Andalucía, la tierra más pródiga en transacciones, con más del 24%. Cataluña supone el 15%, Valencia el 10% y Madrid el 6,4%. En caso de la capital se argumenta que la candidatura olímpica mantuvo retenidos muchos activos que ahora vuelven a estar en el mercado. El perfil del actor de estas operaciones, tanto compradores como vendedores, sigue siendo preferentemente hotelero por delante de inversores, tanto nacionales como internacionales. Para 2006, se prevé un aumento en las operaciones propiciado por la tendencia del hotelero a desprenderse de activos para centrarse en la gestión, el creciente protagonismo de empresas ajenas al sector y la existencia de propiedades con escaso uso. Barcelona, en el punto de mira de los más grandes El análisis de Barcelona dio lugar a curiosas conclusiones. El comportamiento de la planta de la Ciudad Condal sigue siendo más regular que el madrileño, con un mejor RevPAR, dado el perfil mixto del visitante de la capital catalana. Barcelona mantiene mejor comportamiento de lunes a domingo gracias a su tirón de ocio, sin embargo Madrid logra mantener mejores precios medios. Por otro lado, Barcelona sigue abriendo muchos hoteles en el centro, pese a una aparente saturación que retrasa en muchos casos las apuestas de grandes compañías extranjeras. Sólo el 3,3% de los nuevos proyectos están en manos de multinacionales. La mencionada ausencia de edificios adecuados a la filosofía de grandes y mediadas cadenas internacionales junto a sus lentos procesos de decisión, siguen lastrando su evolución en Barcelona. Ello no esconde su latente interés por la ciudad. La entrada de este tipo de compañías traería consigo una importante dotación de clientela propia y por otro lado reforzarían la proyección internacional de la ciudad. Las predicciones por eso señalan un mayor peso de la periferia en las aperturas de nuevos hoteles. En 2008 se estima que dos tercios de las aperturas se ubiquen en extrarradio de la Ciudad Condal. Una de las asignaturas pendientes de Barcelona se sitúa en los hoteles de gamma baja. La nueva planta habilitada desde 2000 se corresponde en más de un 80% con hoteles de tres o cuatro estrellas, un exceso de competencia que ha descuidado por un lado la oferta de una y dos estrellas y que por otro ha provocado una caída en los precios estimada en unos diez euros en los dos últimos años. Un panorama que no se corresponde en cambio con la periferia donde los nuevos hoteles de una y dos estrellas ganan terreno. (Iván Vega/HOSTELTUR) (hoteles@hosteltur.com) 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.