Diario 5350 16.08.2018 | 19:44
Hosteltur: Noticias de turismo

La sentencia contra Spanair podría precipitar la redefinición total de la relación entre agencias y aerolíneas

22 septiembre, 2006
La sentencia de un juzgado de Málaga contra Spanair, anulando "por abusivos" los cargos por emisión (fees), además del precedente para el resto de aerolíneas, podría suponer una total redefinición de la relación con las agencias, cuya única fuente de rentabilidad por la venta de billetaje aéreo serán los fees a partir de enero de 2007. Spanair, por su parte, ya ha anunciado que recurrirá la sentencia.
El Juzgado nº 1 de lo Mercantil de Málaga ha dictado una sentencia anulando "por abusivos con los usuarios" los cargos por emisión de billetes (fees) cobrados por Spanair, con base en la Ley de Navegación Aérea española y las disposiciones previstas en el Convenio de Varsovia. Esta sentencia podría llegar a ser de vital trascendencia para el resto de aerolíneas, ya que es el primer pronunciamiento judicial, pionero en Europa, y que sienta un precedente en relación con estos conceptos. La sentencia considera "nulo" repercutir al usuario cualquier gasto que suponga para el transportista la emisión, entrega o gestión del billete, ya que ese coste forma parte de sus obligaciones. Y, sobre todo, deja claro que, si el gasto que genera la emisión del billete es necesario y obligatorio por ley para la realización del transporte, no puede ser separable del servicio, no teniendo sentido que se desprendan la tarifa y la expedición del billete y su entrega como conceptos separados de su objetivo. Es decir, el fee debería formar parte de la tarifa que se publicite. Spanair va a recurrir Mientras, Spanair ha notificado al juez de la causa que recurrirá la sentencia que anula sus cargos de emisión, según anunció el director general de la compañía, Rafael Aragonés. Tiene un plazo de entre dos y tres meses para presentar sus alegaciones a la instancia superior. Un portavoz de la empresa ha referido a este diario que los denominados "service fee" o cargos por servicio o gestión son una práctica habitual en la industria y que no son propiamente de emisión de billetes ni están relacionados con el vuelo, y ésa va ser la esencia de su defensa: demostrar la diferenciación entre el servicio requerido previo al hecho de transportar al pasajero y el pago que realiza por el vuelo. Spanair sostiene que se establece un suplemento adicional al precio del vuelo por gastos de gestión asociados a la venta, que incluyen los costes de los procesos administrativos de los canales directos de venta, de mantenimiento de la página web, los servicios de control de fraude y el personal asociado a esta fase. Efecto en las agencias Esta sentencia podría precipitar lo que ya anunciaba HOSTELTUR la semana pasada, en el sentido de que la creciente competencia entre compañías, acentuada por el lanzamiento de clickair, podría generar que las aerolíneas tradicionales dejaran de cobrar fees, como una alternativa más para competir con las low cost, que no los cobran. La sentencia podría hace desaparecer los fees de la venta directa de las aerolíneas, dejando en desventaja competitiva a las agencias de viajes que, a partir de enero de 2007 (en que muchos proveedores, al rebufo de Iberia, aplicarán la comisión cero) tendrán en el fee su única retribución por la venta de billetaje. Esta situación haría que el cliente se encontrara con un precio mayor en la agencia de viajes que comprando directamente a la compañía aérea, con el consiguiente peligro de merma de rentabilidad para este canal de distribución que, hoy por hoy, tiene en el producto aéreo su principal fuente de ingresos. Diferente efecto entre grandes y pequeñas Sea por sentencia judicial o por tendencia comercial, lo cierto es que todo apunta a que el cobro de fees por parte del transportista tiene los días contados. Ante esta nueva situación, que supone un hito histórico y que redefine la relación entre las agencias y sus proveedores, el efecto será muy diferente entre las grandes y las pequeñas agencias. Los Marsans, Viajes El Corte Inglés, Halcón y resto de grandes redes, seguirán llegando a acuerdos directos y particulares con las compañías aéreas, y serán retribuidos en base a diferentes fórmulas (precios netos, incentivos, etc.), mientras que las pymes lo tendrán más complicado, salvo que estén integradas en un grupo comercial o de gestión con suficiente poder de compra como para hablar de tú a tú al proveedor. Por otro lado, no faltan en el sector los que creen que esta redefinición debe ser aprovechada por los agentes de viajes para poner en valor su profesionalidad y capacidad prescriptora, ofreciendo (y cobrando) al cliente un valor añadido, además de las garantías legales y de responsabilidad que ofrece la compra en una agencia. José Manuel de la Rosa/Diana Ramón (actualidad@hosteltur.com)

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.